‘Chalecos amarillos’ no se rinden; sigue la protesta
26 mayo, 2019
Colectivo inicia rastreo en Hermosillo; busca a 100 desaparecidos
26 mayo, 2019

Despliegue militar de EU amenaza la paz mundial, acusa Irán

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, dijo que “el aumento de la presencia estadunidense en la región es muy peligroso”. Foto: Afp

Afp, Xinhua, Ap y Europa Press

Teherán. El envío de mil 500 refuerzos militares estadunidenses a Medio Oriente, ordenados por el presidente Donald Trump, constituye una “amenaza” para la paz internacional, afirmó ayer el canciller de Irán, Mohamad Javad Zarif, en entrevista con la agencia de prensa oficial Irna.

La mayor presencia de Estados Unidos en nuestra región es extremadamente peligrosa y debería abordarse por la comunidad internacional, dijo Zarif antes de regresar a Teherán tras una visita de dos días a Pakistán.

Trump confirmó el viernes pasado que enviará otros mil 500 militares a a la región con un mandato “principalmente protector”. Posteriormente el secretario de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, avanzó el despliegue un día antes bajo el argumento de que el objetivo es “mejorar la protección” de las fuerzas estadunidenses frente a la “amenaza iraní”.

El secretario de Estado estadunidense, Mike Pompeo, anunció horas antes la venta de armas a Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Jordania para “desalentar una agresión iraní”, una decisión que tomó sin pasar por el Congreso.

Pompeo indicó que el gobierno recurrió a un procedimiento de emergencia para desbloquear 22 contratos de armamento por un importe de cerca de 8 mil 100 millones de dólares. Esa venta llega después de que Trump vetara una medida del Congreso para que Estados Unidos deje de apoyar la guerra liderada desde 2015 por los saudíes en Yemen contra los rebeldes hutíes apoyados por Teherán.

El 5 de mayo pasado, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, anunció el despliegue del portaaviones USS Abraham Lincolny bombarderos B-52 a la región adyacente de las aguas en el sur de Irán por cualquier “ataque contra los intereses de Estados Unidos o de nuestros aliados” tras recibir informes de inteligencia que sugerían un “ataque inminente”.

“Estados Unidos está enviando dos barcos de guerra a la región. Si cometen la más mínima estupidez, enviaremos estos barcos al fondo del mar junto con su tripulación y aviones usando dos misiles o dos nuevas armas secretas”, comentó.

Zarif indicó en la entrevista que los funcionarios “estadunidenses afirman este tipo de cosas con información de inteligencia falsa que justifica sus políticas hostiles (contra la República Islámica) y crea tensiones en el golfo Pérsico”.

Citado por el periódico Tehran Times, Morteza Qorbani, asesor de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, advirtió que su gobierno tiene dos nuevas “armas súper secretas” y puede usarlas para hundir barcos de guerra de Estados Unidos “con todo y con todos a bordo”.

Irán también ha estado bajo presión por las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro después de que abandonó el acuerdo nuclear en mayo del año pasado. Washington busca firmar un nuevo pacto para contener el programa atómico de Teherán, detener el desarrollo de misiles balísticos y frenar el impulso de la influencia en la región.

El embajador de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas, Majid Takht-Ravanchi, aclaró que su gobierno no “desea una guerra en la región, ni con Estados Unidos ni con otro país” y aseguró que “unas conversaciones sinceras no pueden ser productivas si se combinan con la intimidación, la coacción y las sanciones”, informó la agencia oficial de noticias IRNA.

El canciller Zarif se reunió con la senadora estadunidense por California, Dianne Feinstein, para buscar neutralizar el impacto de grupos de presión en la clase política de Estados Unidos, confirmó ayer el vocero de la cancillería iraní, Abbas Mousavi.

“El diálogo e intercambio de opiniones con las élites políticas no administrativas de Estados Unidos se lleva a cabo desde hace más de dos décadas” iraníes, dijo Mousavi.

Apuntó que “el propósito de estas reuniones es contrarrestar la influencia de grupos de presión como el B-Team sobre la sociedad política de Estados Unidos”.

JSL
JSL