¿Habrá Ley de Ingresos?
17 octubre, 2017
Astillero: Helicópteros, golf y política
17 octubre, 2017

Dos favoritos, cero disimulos

ASE: se ensució el proceso
Garza y la continuidad

Como ya es frecuente, los diputados no saben qué hacer y ya ni disimulan para esconder que entre los 25 aspirantes a la Auditoría Superior del Estado ya tienen a su favorito. La primera ronda de entrevistas comenzó ayer y ocho fueron citados para ser entrevistados por los impuntuales miembros de la Comisión de Vigilancia que hicieron esperar 26 minutos a Jesús Motilla Martínez antes de comenzar con los cuestionamientos.

La diputada Lucila Nava Piña de Movimiento Ciudadano se coló a la reunión y, aunque no forma parte de la Comisión de Vigilancia, fue la primera en hablar y dirigir halagos a Motilla Martínez. A ella se le sumaron la perredista Graciela Gaitán Díaz y el priísta Gerardo Limón Montelongo quienes en lugar de cuestionar a su invitado aprovecharon para ofrecerse a trabajar de la mano con él y le dieron las gracias por registrarse.

En la sala Manuel Gómez Morín se encontraban integrantes del Frente Ciudadano Anticorrupción que nada tardaron en criticar la actitud de los legisladores. “La diputada Lucila hasta traía apuntada la felicitación, lo felicitaron como si ya hubiera quedado él; esto ya es el colmo de la simulación”, expresó Juan Antonio Rodríguez Chessani, líder de los comerciantes y miembro del FCA

Después de Motilla uno a uno fueron pasando el resto de convocados: Manuel Ignacio Priego Santos, Raymundo González Jiménez, Juan José Frías Aguilera, Martha Elva Zúñiga Barragán, Enrique Alfonso Obregón y Walter Alfonso Espinosa Huerta.

Juan José Frías Aguilera destacó no porque se le hubieran formulado preguntas difíciles; sino porque señaló las irregularidades que se han cometido desde la ASE como los miles de pesos que le entregaron como liquidación a los funcionarios que renunciaron por el escándalo de corrupción o la existencia de una denuncia penal que se interpuso en contra de la encargada de despacho de la auditoría y también aspirante, Rocío Cervantes, a quien se acusa de participar en la comisión de varios actos de corrupción constitutivos de delitos.

En la semana los diputados continuarán esforzándose por aparentar que están comprometidos con la transparencia para que a la Auditoría Superior del Estado llegue una persona independiente, desvinculada de grupos políticos y de poder que puedan influir en el ejercicio de sus funciones, pero, independientemente de sus promesas, su actitud y los elogios obsequiados a uno de los candidatos ya ensuciaron, en su primer día, el proceso de elección.

**********

En otro procedimiento que también contempla a un favorito, ayer se dio a conocer cómo está integrada la terna que envió al Congreso del Estado Juan Manuel Carreras López para que una de esas personas sea electa como fiscal general. Los candidatos son: Federico Garza Herrera, Verónica Jared García y Fernando López Díaz de León.

De las tres propuestas, Verónica Jared García es el nombre menos conocido e incluso si se le busca en la internet únicamente aparece su nombre en las notas de todos los medios de comunicación que ayer la incluyeron como parte de los elegibles; no obstante, se sabe que es abogada, docente en la Escuela Libre de Derecho y especialista en el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Por su parte, Fernando López Díaz de León es catedrático en las licenciaturas en derecho y criminología en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, coordinador de posgrados en política criminal y presidente de la Sociedad Mexicana de Criminología. En contraste, Federico Garza Herrera ha concentrado su actividad docente y profesional a la práctica del derecho privado.

Dos perfiles académicos con poca presencia política pocas oportunidades tienen de vencer al gran favorito del sexenio: Federico Garza Herrera, quien, a pesar de sus errores y desconocimiento de la rama penal del derecho, desde el comienzo de la administración estatal se ha desempeñado como titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado. Cargo que ha servido para dar empleo a jóvenes e inexpertos abogados cuyo único mérito es el tener un lazo de amistad con los hijos de Garza Herrera.

Por declaraciones controversiales y ausencia de resultados tangibles en materia de seguridad en el estado, en múltiples ocasiones se ha demandado desde la plaza pública la destitución de Garza Herrera; sin embargo, su inclusión en la terna es una clara señal de que el gobierno estatal apuesta por la continuidad de sus funcionarios. La última palabra la tendrán los diputados, ante quienes, por cierto, comparecerá Garza Herrera en los próximos días.

(Redacción: Jaime Nava)

JSL
JSL