¿Hasta ahora?
12 mayo, 2015
Votar o no votar no bastarán
12 mayo, 2015

Durante el gobierno torancista, más de 300 desaparecidos

desaparecidos

Cuatro jóvenes desaparecidos participaron en la campaña de Fernando Toranzo.

Padres de familia llevan más de cinco años buscando a sus hijos

Samuel Estrada

Apoyados por el centro de derechos humanos Samuel Ruíz, misma asociación que jurídicamente coadyuvó a la liberación del Padre Chuy, familiares de jóvenes desaparecidos desde hace más de cinco años aseguraron que durante el gobierno de Fernando Toranzo Fernández han existido más de 300 desapariciones, muchas de ellas relacionadas con el crimen organizado, sin embargo gozan de impunidad debido a que, según dijeron, hay un contubernio entre los delincuentes y la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que inició cuando la encabezaba el hoy candidato Cándido Ochoa Rojas y su subalterno José Luis Ruíz Contreras.

Al respecto, Guillermo Gámez Castro recordó que su hijo Moises Gámez Almanza, en compañía de otros tres chicos, Julio César Coronado, Marco Antonio Coronado y Luis Medina, de entre 18 y 24 años de edad, quienes participaban a invitación de Gerardo Aldaco Ortega en la campaña a gobernador de Fernando Toranzo Fernández, fueron plagiados luego de acudir a una fiesta.

Al otro día por la mañana, y luego de que no llegaron a sus casa, de inmediato se puso de conocimiento a las autoridades de que no sabían de su paradero, se iniciaron las investigaciones e incluso tuvieron oportunidad de dialogar con el propio Enrique Galindo Ceballos, en aquel entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, hoy comisionado nacional de la Policía Federal, quien aunque les prometió respuestas “no hizo nada en lo absoluto”.

Por su parte, Alfredo Coronado García, familiar de Marco Antonio y Julio César, comentó que ya han sido casi seis años de peregrinar y no se ha hecho nada por darle resolución al caso, por dar con los responsables de este secuestro, ni siquiera, en el peor de los casos, se ha dado con cuerpos que pudieran pertenecer a estos cuatro muchachos desaparecidos.

Indicó que ellos han realizado sus propias investigaciones, y luego de referencias de muchas personas, según agregó, está seguro que en el periodo de transición del gobierno estatal las autoridades llegaron a algún acuerdo con las organizaciones criminales, ya que desaparecieron alrededor de 300 jóvenes con características similares, de clase baja y en edad productiva, por lo que pudo haber sido una especie de reclutamiento de carne de cañón para los cárteles, pero, lamentó, es algo que no se ha investigado por parte de las autoridades.

Gerardo Aldaco Ortega les sugiere “que ya no le muevan”

Por otro lado, Guillermo Gámez Castro refirió que también en los días recientes a la desaparición de su hijo acudió a entrevistarse con Gerardo Aldaco Ortega, quien por aquel entonces era candidato suplente a una diputación federal encabezada por el ex gobernador Fernando Silva Nieto y hoy es regidor del ayuntamiento de la capital, quien no les dio ninguna esperanza.

Sin embargo reconoció que él los invitó a la campaña, se exculpó al señalar que no tenía nada que ver con su desaparición y eso lo tendrían que definir las autoridades correspondientes, sin embargo, narró, “me dijo que no había más que esperar. Posteriormente me entrevisté con él en febrero de 2010 y me dijo que ya no había nada que hacer, que los muchachos ya no iban a regresar y que ya no le movieran”.

Se pagaron 100  mil pesos y no entregaron a nadie

Por su parte, Carmen Almanza, madre de uno de los desaparecidos, relató que posteriormente al hecho se comunicaron vía telefónica con ella los supuestos plagiarios, quienes con palabras altisonantes le exigieron conseguir al menos 100 mil pesos para liberar a su hijo que tenían secuestrado, para esto ya se había hablado con la Policía Ministerial del caso, y sólo le sugirieron que consiguiera el dinero y que ellos al monitorear las llamadas podrían localizar a los delincuentes y detenerlos.

Recordó que con muchos esfuerzos pudo conseguir los 100 mil pesos y quedó de acuerdo con los plagiarios para hacerles la entrega del dinero, pero la Policía Ministerial, en vez de acompañarla con sigilo al lugar de los hechos, prefirió quedarse en el domicilio de la familia a esperar; una vez que se hizo el pago, los delincuentes, quiénes eran cuatro y que portaban “cuernos de chivo”, sólo le dijeron que pronto le enviarían a su hijo, sin embargo nunca apareció, por lo que presumen contubernio también con la Policía Ministerial y los maleantes.

“Nosotros pensamos que los ministeriales tuvieron mucho que ver porque era mucha casualidad que cada vez que nosotros decidíamos ir al edificio de la PGJE y de Seguridad Pública a revisar los avances de la investigación eran los mismos días cuando de inmediato recibíamos las llamadas de los plagiarios y nos amenazaban de que por qué estábamos con la policía y nos amenazaban de muerte”.

Ochoa Rojas y Ruíz Contreras, de nuevo señalados

Coronado García expuso que durante mucho tiempo estuvo solicitando una audiencia con el entonces procurador del estado, Cándido Ochoa Rojas  y solo se entrevistó algunas veces con el subprocurador José Luis Ruíz Contreras: “por eso creemos que desde la cabeza está metida la corrupción con el crimen organizado; sólo se tapan unos a otros y no hacen nada”, sostuvo.

Explicó que ahora también se ha solicitado una audiencia con el gobernador del estado, Fernando Toranzo Fernández, de la cual tampoco ha existido alguna respuesta, sin embargo reiteró que lo único que quieren es que la PGJE les demuestre que hay avances, que hay algo al respecto y no que ya se haya dado por perdido el asunto y no estén haciendo absolutamente nada.

JSL
JSL