Praxis Combativa exige posicionamiento de Villar Rubio ante el atraso de Pronabes
23 julio, 2015
servicios de salud
Familiares de menor que falleció en Woow piden seguimiento de CEDH
24 julio, 2015

Este sexenio, el peor para asociaciones de tratamiento a adicciones, dice terapeuta

adicciones

Saúl Montenegro Mendoza.

Ricarlos I

“Estos seis años han sido, sin duda, los peores para las asociaciones civiles, al menos en lo que a tratamiento a las adicciones se refiere. No hay recursos en especie, ya no se diga financieros; el desorden es muy visible, una vez el DIF nos llama para decirnos que tienen leche para repartir, y sí, nos dan algunos cientos de litros, pero que caducaban al día siguiente. Eso denota un descontrol, un desinterés enorme”, lamentó Saúl Montenegro Mendoza, director de la comunidad terapéutica Vista Hermosa y representante del colectivo de centros para la atención de las adicciones de San Luis Potosí.

“Ahora el problema es que con el cambio de administración no se ha propuesto a ningún sustituto, y en verdad tememos que se le dé continuidad a una administración tan mala como la que hay. Incluso los centros han llegado a ser amedrentados por la policía, cuando se ponen a buscar delincuentes, sin que nadie al interior del gobierno hable por nosotros o nos defienda. En una ocasión debimos reunirnos los directores de varios centros para reclamar el hostigamiento, porque llegaban decenas de patrullas a las afueras de nuestras instalaciones y se ponían a catear sin orden alguna todo y a todos. Una vez que nos agrupamos y fuimos a reclamar directamente al gobierno, entonces sí, pararon su operativo”, denunció.

Sostuvo que “eso fue muy injusto para los muchachos, todos ellos están tratando de reconstruir su vida, de ser alguien decente, el que estén aquí es muestra de ello, porque en nuestros centros ni siquiera cerramos las puertas, ellos van y vienen cuando quieren, y si se quedan es porque saben que necesitan ayuda, una ayuda que el gobierno debería darles para rehabilitarse, pero que les niega, y entonces acuden a nosotros”.

“En aquella ocasión, por ejemplo, nos dan toda esa leche. No nos quedó más que repartirla entre el resto de los centros, porque de lo contrario se hubiera echado a perder. Y eso pasa por poner a personas como el doctor Carlos Gil Cabello como encargado directo de los apoyos que puede dar el DIF estatal. Comprendemos que hay trámites, pero para poner otro ejemplo, en otra ocasión pedimos un par de zapatos para seis internos que el mismo DIF nos envió, a los cuales, por cierto, no les cobramos nada, y tardaron mes y medio en respondernos. Llego, y veo el almacén, cientos, si no es que miles de cajas de zapatos apiladas, lo que vuelve inexplicable tanta tardanza”, remarcó.

Denunció que han pasado tres años desde que no reciben prácticamente nada del DIF. “Aunque claro, eso no ha impedido que los trabajadores sociales del gobierno vengan a pedirnos que atendamos a algún joven con problemas de adicciones y que no tiene a sus padres disponibles. Por supuesto que no les vamos a decir que no, si ese joven necesita ayuda, aquí tiene un espacio, pero no hay reciprocidad alguna. Ni el expediente nos envían, sólo un oficio, pequeño, no más de tres renglones”, subrayó.

“En otra ocasión”, recordó, “hablo directamente con Montenegro, le pedimos apoyo para pagar la renta de ese mes, porque nuestro centro está en un edificio arrendado, y me dice que sí, claro, que le mande un oficio solicitándoselo, y cuando se lo envío, se toman un par de semanas para respondernos que el DIF no da esa clase de apoyos. Y lo mismo pasa con otro tema: resulta que en años pasados, al ir dando de baja vehículos del gobierno del estado, se anunció que podrían otorgarse a las asociaciones civiles. Pues han pasado años y no nos han respondido si sí o si no. Ya nadie sabe dónde quedaron esos autos y camionetas”.

Aclaró el director que no está en contra de manera personal de Gil Cabello. Y argumentó que “según tengo entendido, es un muy buen doctor, pero definitivamente como director de gestión y participación social, su trabajo ha sido pésimo, y no soy el único que lo dice; el centro de rehabilitación Enigma, Valle de los Pirineos, los terapéuticos El Tíbet, el CREAD de Matehuala, Fuente de la Buena Voluntad, Responsable para ser libre, Missio el Tamuín, Villa Viacrucis, el C.A.D.A. Volver a vivir, CIDA AC, La Montaña, Sorais, Casa de Vida, El Padrino, Volviendo a Empezar hoy, Águilas en Vuelo y Nueva Imagen, todos han sido olvidados por el gobierno estatal. No se les dan apoyos de ningún tipo”.

Puntualizó que por ahora se han mantenido sólo de donativos esporádicos de alguna empresa, pero principalmente gracias al trabajo de los rehabilitados o de los internos que llegan a pagar. Detalló que su cuota “tentativa” para rehabilitación y terapia, son 25 mil pesos por tres meses, “que sí, puede parecer mucho, y tan es mucho que en la realidad casi ninguno de nuestros internos la paga. Nos dan sus padres o ellos mismos lo que pueden, 500, 600 pesos al mes, y nosotros pues no los vamos a echar a la calle, están aquí porque necesitan ayuda, ayuda que los sicólogos, terapeutas, instructores de yoga y de otros cursos que les damos para que aprendan oficios o simplemente puedan controlar su adicción, no cobran”, concluyó.

JSL
JSL