Se constató que está detenido el proyecto del tiradero industrial: Luévano
21 febrero, 2017
Las periciales en el conflicto de Santo Domingo
21 febrero, 2017

Peritos de la PGR practican diligencias en terrenos del rancho Palula

Jaime Nava

Dos peritos de la Procuraduría General de la República acudieron al sitio conocido como Palula en el municipio de Santo Domingo para realizar dos peritajes, uno antropológico cultural y el segundo en materia hidrológica ambiental, ambos solicitados por el Comité por la Defensa de la Vida a través de sus asesores jurídicos y con los cuales los opositores esperan sumar más elementos a su lucha contra la instalación del confinamiento de residuos.

Por órdenes del juez cuarto de distrito, ingenieros de la empresa Centro de Ingeniería y Tecnología Sustentable (Citsu) tuvieron que permitir el ingreso de peritos, así como de representantes del grupo opositor y parte del equipo jurídico a una porción de las 13 mil 800 hectáreas que son propiedad de José Cerrillo Chowell.

Daniel Jacobo Marín, profesor investigador de El Colegio de San Luis y asesor de los opositores del confinamiento de residuos tóxicos, explicó que los peritos tomaron muestras y mediciones del predio que ocuparía el basurero para con esto determinar qué tan permeable es el suelo. “Estamos seguros, incluso por la información de Conagua, de que sí hay un acuífero; incluso la gente se suministra agua perforando a diez metros; no obstante la empresa Citsu asegura que este tipo de suelo no puede albergar un acuífero”.

Asimismo, comentó que gracias a las diligencias periciales se determinará el tipo de especies vegetales y animales, incluidas las migratorias. Sobre el peritaje antropológico cultural reveló que lo propusieron para especificar qué tanto fragiliza a las comunidades cercanas un proyecto de esas características.

Cerca de cien personas, entre las que se encontraban ganaderos, ejidatarios y habitantes de las comunidades colindantes con Palula, se dieron cita a las afueras del acceso a los terrenos donde pretenden depositar 150 mil toneladas de desechos tóxicos con la intención de manifestar su rechazo total al proyecto.

Sin embargo, tanto a ellos como a este medio de comunicación les fue negado el ingreso, lo cual generó un breve momento de tensión, ya que los habitantes se dirigieron hasta la valla y amagaron con entrar por la fuerza argumentando que defenderán su patrimonio, su modo de vida y el medio ambiente “hasta las últimas consecuencias”. El incidente no pasó a mayores gracias a la intervención del asesor jurídico, Guillermo Luévano, e integrantes del comité, quienes desde el otro lado de la cerca lograron tranquilizar a la gente.

“Aquí hay agua, me juego el pescuezo”

Mientras esperaban el retorno de sus representantes, los ahí presentes cuestionaron a un ausente Cerrillo Chowell de quien dijeron tiene “vicio” por el dinero, pues a pesar de ser considerado uno de los hombres más ricos de San Luis Potosí quiere aumentar su fortuna a costa de su vida y salud. “Aquí hay agua, me juego el pescuezo”, dijo un hombre de edad avanzada que con ayuda de una rama caminó por los alrededores hasta un punto donde, aseguró, habría agua.

El resto de personas dio por bueno el método del hombre y entre ellos comentaron la existencia de pozos y agua “superficial” a menos de cinco kilómetros a la redonda de Palula, motivo por el cual externaron su preocupación por las afectaciones ambientales y las consecuencias para su modo de vida. “Nuestra tierra es lo único que tenemos, trabaja uno mucho pero la vida no va tan aprisa. La vida se lleva a otra velocidad, no es como la ciudad, por eso aquí somos muy felices y nos vamos a defender ¡hasta donde tope!”, sostuvieron.

Después de haber acompañado el recorrido de los peritos por Palula, el presidente del Comité por la Defensa de la Vida en Santo Domingo, Mario Vázquez Vallejo, celebró una pequeña reunión con los habitantes de Santo Domingo para informarles que uno de los peritos visitaría algunas casas de distintas comunidades para continuar con su trabajo. “No hay mayor trabajo” en el terreno, gracias a que detuvimos a tiempo las labores de construcción con los amparos, aseveró Guillermo Luévano, a su salida de Palula.

Finalmente, los peritos visitaron un terreno que se encuentra a un lado de Palula donde se encontraban un gran número de reses. “¡Y luego dicen que aquí no se produce nada, que no hay vida; pero vean!”, externó Mario Vázquez mientras señalaba a los animales.

Cabe mencionar que los peritos pidieron, “por seguridad”, no ser fotografiados y, por la misma razón, no fue posible conocer más detalles sobre el trabajo que realizaban en Santo Domingo.

JSL
JSL