Reivindica el EI atentado contra ministerio en Kabul
21 abril, 2019
Primeros tres meses de 2019: 7,242 carpetas por homicidio
21 abril, 2019

Líderes mundiales condenan atentados en Sri Lanka

Operativo policiaco en Colombo tras las primeras explosiones en Sri Lanka. Foto: Xinhua

Agencias

El Papa Francisco expresó su «tristeza» tras los mortíferos atentados en Sri Lanka en este Domingo de Pascua y reclamó el fin de «las injusticias sociales, los abusos y la violencia» en Venezuela y una «solución pacífica y negociada» en Nicaragua.

Más de 200 personas, incluyendo a decenas de extranjeros, murieron este domingo en una ola de explosiones en hoteles de lujo e iglesias de Sri Lanka, donde se celebraba la misa de Pascua, anunció la policía del país. Las condolencias y los llamados a defender la libertad religiosa llegaron desde todo el mundo.

«Me enteré con tristeza de la noticia de los graves atentados, que precisamente hoy, día de Pascua, trajeron duelo y dolor a varias iglesias y otros lugares de reunión en Sri Lanka», declaró el Papa Francisco desde la basílica de San Pedro del Vaticano ante una multitud de 70 mil personas, justo después de la tradicional bendición Urbi et Orbi (a la ciudad de Roma y al resto del mundo).

El sumo pontífice visitó la isla de Sri Lanka en enero de 2015, cuando defendió en su sermón la libertad de culto, en un país muy marcado por las tensiones étnicas e interreligiosas.

El Papa quiso recordar a los latinoamericanos que «sufren las consecuencias de situaciones políticas y económicas difíciles» y dijo pensar especialmente en el pueblo de Venezuela, con «tantas personas carentes de las condiciones mínimas para llevar una vida digna y segura».

«Que el Señor conceda a quienes tienen responsabilidades políticas trabajar para poner fin a las injusticias sociales, a los abusos y a la violencia, y para tomar medidas concretas que den a la población la ayuda que necesita», pidió.

El Papa también tuvo palabras de aliento para el diálogo que se lleva a cabo en Nicaragua para salir de la crisis política, tras un año de protestas antigubernamentales que han dejado al menos 325 muertos en el país.

«Que el Señor resucitado ilumine los esfuerzos que se están realizando en Nicaragua para encontrar lo antes posible una solución pacífica y negociada en beneficio de todos los nicaragüenses», dijo el papa.

En su mensaje, el sumo pontífice destacó la situación que viven los civiles en zonas de conflicto como Libia, Siria o Sudán del Sur.

«Que las armas dejen de ensangrentar a Libia, donde en las últimas semanas personas indefensas vuelven a morir y muchas familias se ven obligadas a abandonar sus hogares», reclamó.

Tampoco quiso olvidar al pueblo sirio, «víctima de un conflicto que continúa y amenaza con hacernos caer en la resignación e incluso en la indiferencia».

«Es hora de renovar el compromiso a favor de una solución política», defendió.

Asimismo, exhortó al presidente sursudanés, Salva Kiir, y al jefe rebelde Riek Machar a comprometerse por la «reconciliación de la nación».

Frente a tanto sufrimiento, instó de nuevo a «poner fin a la carrera de armamentos y a la propagación preocupante de las armas», especialmente en los países más desarrollados.

La misión de la ONU en Sri Lanka ha condenado los atentados perpetrados este domingo contra iglesias y hoteles de Sri Lanka coincidiendo con las celebraciones del Domingo de Resurrección y que han costado la vida al menos a 200 personas.

«Nuestras sinceras condolencias para las familias, las víctimas, el Gobierno y el pueblo de Sri Lanka. La ONU en Sri Lanka insta a todos los ciudadanos y líderes a unirse en este difícil momento», concluye el mensaje.

Al menos 499 han resultado heridas en una cadena de al menos siete atentados perpetrados contra tres iglesias, tres hoteles y un zoológico de varias ciudades de Sri Lanka, sin que por el momento haya datos sobre el posible autor o autores de estos ataques.

El presidente Donald Trump envió en un mensaje en Twitter las «sentidas condolencias de la gente de Estados Unidos a la de Sri Lanka». «¡Estamos listos para ayudar!» agregó Trump.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, expresó su «horror» y su «tristeza» ante estos atentados contra personas que «fueron pacíficamente a misa o que visitaban ese hermoso país».

«Estos actos de violencia en este día sagrado son actos de violencia contra todas las creencias», afirmó por su parte la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

La primera ministra Theresa May, cuyo país colonizó Sri Lanka (1796-1948), denunció «actos de violencia […] realmente horribles» y consideró que «debemos unirnos para intentar que nadie deba nunca practicar su fe con miedo».

La canciller alemana, Angela Merkel, condenó los ataques e insistió que el «odio religioso y la intolerancia que se han mostrado de manera tan terrible hoy no deben ganar».

«Toda nuestra solidaridad con el pueblo de Sri Lanka y nuestros pensamientos para todos los allegados de las víctimas en este día de Pascua», afirmó el presidente francés Emmanuel Macron, compartiendo su «profunda tristeza» tras estos «actos odiosos».

«Mi más enérgica condena a los terribles atentados en Sri Lanka», reaccionó el jefe del gobierno español Pedro Sánchez. «Decenas de víctimas que celebraban la Pascua de Resurrección nos hacen llorar. El terror y la barbarie no nos doblegarán nunca».

«Terribles informaciones de Sri Lanka sobre sangrientos ataques contra hoteles e iglesias en este domingo de Pascua», tuiteó el primer ministro de Holanda Mark Rutte, cuyo país colonizó Sri Lanka en 1658 antes de la llegada de los británicos.

El vice primer ministro italiano Matteo Salvini dirigió su «oración, la del gobierno y la de todos los italianos a los muertos inocentes masacrados por terroristas en Sri Lanka».

El presidente ruso Vladimir Putin espera que los responsables «de un crimen tan cínico y odioso cometido en mitad de las celebraciones de Pascua sean castigados como lo merecen» y envió su apoyo a Sri Lanka para «combatir la amenaza del terrorismo internacional».

Para el primer ministro indio Nerendra Modi dijo «tal barbarie no tiene lugar en nuestra región». «India es solidaria con el pueblo de Sri Lanka».

El primer ministro pakistaní Imran Khan «condena fuertemente el horrible ataque […] que ha provocado la pérdida de vidas preciosas y cientos de heridos» y garantizó a Sri Lanka la «total solidaridad» de su país.

Tras la matanza de 50 fieles musulmanes el 15 de marzo en Christchurch por un supremacista blanco australiano, la primera ministra de Australia Jacinda Arden dijo que «ver un ataque […] contra personas en iglesias y hoteles es abrumador». «Debemos encontrar colectivamente las respuestas para acabar con esta violencia».

«No logro imaginar como un ser humano pueda atacar a personas pacíficas durante su día de fiesta», comentó el gran imán de la gran institución del islam sunita Al Azhar, el jeque Ahmed al Tayeb, a través del Twitter de la institución.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif está «terriblemente triste por los ataques terroristas contra fieles esrilanqueses durante la Pascua». «El terrorismo es una amenaza mundial que no tiene religión: debe ser condenado y enfrentado de manera mundial».

El presidente de la Autoridad Palestina, Mhamud Abas, denunció «el terrorismo se extiende como una epidemia en el mundo entero», y llamó a «los países del mundo a cooperar para erradicarlo».

El presidente keniano Uhuru Kenyatta, que recordó que su país ha sido golpeado con mortíferos atentados, garantizó su «apoyo total […] para trabajar juntos para combatir el demonio del terrorismo».

JSL
JSL