vehículos militares
Cruzan cientos de vehículos militares de EU a México
14 abril, 2015
aseguradora qualitas
Clientes defraudados se manifiestan contra aseguradora
14 abril, 2015

No hay mejor regalo para el PRI que la división entre las izquierdas, afirma Julio Hernández, autor de la columna Astillero en La Jornada.

Gloria Serrano
La Jornada Maya

Mérida. Yucatán.
14 de abril 2015.

Es originario de la Comarca Lagunera, específicamente de Torreón en el estado de Coahuila, una de las muchas ciudades del país que ha sufrido la violencia derivada del narcotráfico. Es autor de la controversial columna Astillero en el periódico La Jornada y también Director de La Jornada San Luis. El periodista Julio Hernández López estuvo de visita en Mérida y aprovechó la ocasión para reunirse con un grupo de ciudadanos interesados en conversar sobre los principales temas de actualidad a nivel nacional. Efraín Tzuc, un propositivo joven yucateco, fue quien contactó a Julio Hernández a través de la red social Twitter y organizó una improvisada pero enriquecedora charla que se llevó a cabo el pasado 9 de abril en un espacio que por su nombre, no requiere de mayor descripción, La Casa de Todos, ubicada en la calle 55 por 64 en pleno corazón de la capital yucateca, donde a diario ocurre mucho más que el simple transcurrir de la vida o la llegada constante de turistas nacionales y extranjeros deseosos de conocer Chichen Itza.

La noche del jueves, alrededor de 50 personas se reunieron para sostener un diálogo abierto en el que se abordó gran parte de la problemática por la que atraviesa nuestro país en estos momentos y de la cual la península de Yucatán no es ajena. Relajado, sonriente y entusiasta, Julio Hernández llegó en punto de las ocho de la noche y tomó el micrófono para iniciar el encuentro refiriéndose a los movimientos sociales que están presentes en diversas zonas de la República Mexicana. »Lo que vemos ahora es el resultado de la acumulación de largos errores en el manejo de los conflictos. A ello hay que agregar que, al estilo de Francisco Franco, al terminar su mandato Peña dejará un México atado y bien atado con Eduardo Medina Mora al frente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arely Gómez González como titular de la Procuraduría General de la República y además, con las reformas estructurales en aspectos estratégicos como el energético y el de telecomunicaciones. Se trata de un proyecto a largo plazo que está abatiendo las posibilidades de lucha social«, señaló a los asistentes.

Julio Hernández no evitó decirle a las cosas por su nombre, habló del pasmo y la anestesia en que se encuentra gran parte de la sociedad mexicana: «Ahora tenemos las peores expectativas en cuanto a la lucha social. Ese espíritu combativo que vimos en 2006 no se ha levantado«, e insistió: Lo que sucedió en Ayotzinapa no nos debería dejar tranquilos». Efraín Tzuc también le pidió alguna reflexión sobre el papel de los medios de comunicación, a lo que Julio comentó: »El periodismo que tenemos es el retrato de una sociedad permisiva como la mexicana. No olvidemos que los medios son dirigidos por empresarios que en muchos de los casos los utilizan como un mecanismo para acercarse al poder«. Enseguida se abrió un espacio para la intervención de los presentes con preguntas y reflexiones. ¿Qué alternativas tenemos además de la electoral?, ¿de qué manera los movimientos sociales a nivel nacional adquieren un matiz diferente en cada región del país?, ¿qué impacto tiene el activismo en las redes sociales?, fueron algunos de los cuestionamientos.

Julio Hernández mencionó que el sistema electoral vigente ya no funciona y «no puede seguir adelante». Como posibles alternativas sugirió limitar el dinero que reciben los partidos políticos y buscar nuevos modelos de participación que permitan las candidaturas ciudadanas. Y agregó: »Se viene una crisis social aún más fuerte a raíz de la crisis económica. La elaboración del Presupuesto de Egresos de la Federación tendrá esta vez el esquema de Base Cero; es decir, que cada programa de gobierno se revisará sin considerar el monto presupuestal que ya tiene asignado. Desgraciadamente la toma de conciencia social vendrá por el bolsillo«. Respecto al papel de la izquierda, Julio fue tajante: «la izquierda requiere de una lucha unitaria. Aunque no nos guste, la izquierda que ahora vemos son Los Chuchos, ellos son su espejo». Durante la plática también se hizo alusión al Primer Constituyente Ciudadano y Popular que promueven, entre otros actores sociales, el poeta Javier Sicilia y el Obispo de Saltillo, Raúl Vera López. »Es bueno que existan estas iniciativas, pero básicamente sucede lo mismo que en el caso del anterior Congreso Popular Social y Ciudadano, carece de legalidad y se convierten en disparos al aire«, comentó el periodista.

Una nueva ronda de preguntas dio inicio. Ahora las inquietudes del público giraron en torno a las posibilidades de los partidos de izquierda en las próximas elecciones, así como a las similitudes entre el Movimiento Estudiantil del 68 y las manifestaciones realizadas a raíz de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en Guerrero. En cuanto al proceso electoral, Julio Hernández dijo: «Se debe buscar un frente común más allá de las personalidades y más allá del discurso y de las marchas. No hay mejor regalo para el PRI que la división entre las izquierdas. Si bien el D.F. es considerado su principal bastión, se trata de un espejismo. La corrupción en las delegaciones y otros tantos problemas no se han combatido, por lo que se observa un fuerte resquebrajamiento del dominio del PRD en la capital».

»Me aterra ver a un país tan sometido, tan callado. Como dice el refrán, en estos momentos no hay gallo que quiera maíz, no hay crítica y tampoco se ha dado continuidad a lo sucedido en Ayotzinapa. La clase media no se moviliza. Además, estamos dominados por un duopolio televisivo que todos los días nos pinta un país de ensueño que no es real. Por si esto fuera poco, ahora no contamos con la voz de Carmen Aristegui, la periodista con mayor credibilidad en el país. El sistema de partidos no ofrece posibilidades efectivas de transformar el país, por lo que hay una extendida insatisfacción ciudadana. Estamos ante un México neofranquista«, fueron las palabras del columnista quien finalizó la reunión invitando a los ciudadanos a organizarse y participar de manera activa en la generación de soluciones ante la violencia, la corrupción y la impunidad que campean en el país.

Lorenzo Nicolás Peraza González, propietario de La Casa de Todos, veterano e incansable activista, amablemente prestó las instalaciones para la realización de este evento. Previo a su inicio, él y otros miembros de la Asamblea Nacional Popular de Yucatán (ANPY), se encontraban reunidos para definir las acciones a seguir con motivo del 96 aniversario luctuoso de aquel hombre de mirada profunda conocido como el »Caudillo del Sur«, Emiliano Zapata, uno de los principales líderes campesinos y símbolo de la insurgencia durante la Revolución Mexicana, asesinado en la Hacienda de Chinameca en Morelos, el 10 de abril de 1919. La sesión terminó con una frase, el recordatorio de que a casi un siglo de su muerte, para un amplio segmento de la población mexicana que no ha visto respetados sus derechos sociales, económicos y políticos »Zapata vive, la lucha sigue«.

Solo resta decir que al concluir la charla, Julio Hernández se tomó algunos minutos más para compartir con los ahí reunidos e intercambiar opiniones de manera más informal, haciendo honor a su columna. Astillero es el lugar donde se guardan maderos y astas. Pero no solo eso, astillero también es donde se construyen y reparan embarcaciones de todo tipo, que por lo general se ubica cerca del mar para facilitar la entrada y salida de los barcos. Esta noche Julio dejó clavada en quienes lo escucharon, la puntiaguda astilla de «discutir lo público», a la vez que permitió el acercamiento de un gran buque, el de la ciudadanía que se organiza e informa pensando que, con ello, es posible hacer de México lo que ya antes había expresado el periodista Miguel Ángel Granados Chapa: la verdadera casa que nos albergue a todos.