Brote racista en EU; tres muertos y veinte heridos
13 Agosto, 2017
Tendrán partidos $6 mil 788.9 millones para comicios de 2018
13 Agosto, 2017

Odio racial “no puede ser tolerado”: Sessions

Algunos de los manifestantes bloquearon la Carretera Interestatal 580 antes de ser dispersados. Foto Afp

Afp

Oakland, California. El Fiscal general estadunidense Jeff Sessions denunció el sábado el mortal incidente en Virginia, donde un hombre embistió con su vehículo a una multitud, cuando se enfrentaban supremacistas blancos y manifestantes ant-racistas, luego de que el presidente Donald Trump fuera criticado por sus cautas declaraciones.

Sessions dijo que “la violencia y las muertes en Charlottesville golpean el corazón de la ley y la justicia estadunidense”.

“Cuando se producen hechos de tal intolerancia racial y odio, se traiciona nuestros valores fundamentales y no pueden ser tolerados”, afirmó Sessions, máxima autoridad judicial del país.

El FBI anunció el inicio de una investigación de derechos civiles sobre las circunstancias que llevaron a un conductor a embestir a una multitud cuando supremacistas blancos y manifestantes anti-racistas se enfrentaban en Charlottesville.

“La oficina del FBI de Richmond, la división de Derechos Civiles y la oficina del Fiscal general para el distrito oeste de Virginia abrieron una investigación sobre derechos civiles en torno a las circunstancias de un incidente automovilístico letal ocurrido temprano en la mañana del sábado”, anunció la División de Richmond de la Policía Federal en un comunicado.

Protestan en California contra el racismo

Cientos de personas salieron a las calles en varias ciudades de California para protestar contra el racismo tras los hechos de violencia suscitados a raíz de una manifestación de nacionalistas blancos en Virginia.

En Oakland, activistas escucharon discursos y luego marcharon pacíficamente el sábado por la noche, coreando lemas y esgrimiendo carteles y banderas.

Algunos de los manifestantes bloquearon la Carretera Interestatal 580 antes de ser dispersados, informó el diario San Francisco Chronicle.

Uno de los participantes llevaba un cartel escrito a mano que decía: “Llamémoslos por lo que son: supremacistas blancos”.

El encuentro, un tanto improvisado, fue en respuesta a los acontecimientos horas antes en Charlottesville, Virginia, donde una marcha de supremacistas blancos se topó con una contramarcha y degeneró en violencia. Un hombre blanco arrolló a una multitud de contramanifestantes y dejó tres muertos. Una veintena de personas resultaron heridas.

Asimismo, en Los Ángeles, hubo una marcha similar que fue más pequeña y que también fue pacífica. Hubo veladas nocturnas en San Francisco y en El Cajón, en el condado de San Diego.