Conforma Parsons brigada para revisión de inmuebles en CDMX
2 octubre, 2017
Johnny lleva 14 días brindando ayuda
2 octubre, 2017

Presidente catalán exige salida de la policía y guardia civil

Independentistas catalanes marchan durante en el centro de Barcelona, España, tras el referéndum de ayer domingo. Foto AP

Armando G. Tejeda, corresponsal

Barcelona. El presidente de la Generalitat de Catalunya y líder del movimiento independentista, Carles Puigdemont, exigió hoy la salida inmediata de los más de diez mil agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil españolas movilizados desde hace dos semanas para impedir la realización del referendo de independencia que se celebró ayer y que estuvo marcado por la violenta represión que dejo cerca de 900 heridos.

El mandatario catalán insistió en que mantienen la hoja de ruta trazada hace dos años y que presentarán ante el Parlamento regional el resultado de la consulta ciudadana para que en el seno de la soberanía popular se decide el siguiente paso, que sería la declaración unilateral de independencia.

Ayer, en uno de los días más tristes en Catalunya, cambiaron muchas cosas. La indignación por el operativo policial contra ciudadanos indefensos que querían votar y la falta de proporcionalidad en algunas actuaciones de los agentes antidisturbios fueron determinantes, según el presidente catalán, para que las fuerzas que respaldan a su gobierno -Junts del sí y CUP-, además de otros formaciones como Podemos, hayan decidido reclamar de forma conjunta la salida de todas las “fuerzas de ocupación” de española del territorio catalán y además una disculpa pública por la severidad con la que se emplearon en las votaciones de ayer.

“Tiene que haber un compromiso de retirada de la violencia policial, no puede ser que las cuentas de la Generalitat sigan intervenidas y tiene que haber un compromiso para poner fin a esta situación y crear clima de distensión para que esta mediación leal y sincera. Debe haber un compromiso de restablecimiento de la normalidad institucional”, señaló Puigdemont, quien además solicitó a la Unión Europea (UE) una intermediación con el gobierno español para encausar el conflicto político que viven desde hace un lustro y que ayer, con la brutal represión que indignó a toda la opinión pública europea, entró en su peor fase. “Tenemos que hablar de esto, de la relación Catalunya-España, que es lo que se me ha dicho que no reiteradamente”.

En cuanto al futuro inmediato, Puigdemont insistió en que mantienen la hoja de ruta: presentar el informe del resultad de la votación ante el Parlamento catalán y una vez analizado sea el propio pleno, a través de una votación en la que los independentistas tienen mayoría, se decida si finalmente se declara la declaración unilateral de independencia, que es lo que reclama cada vez con más ímpetu un amplísimo sector del separatismo, encabezado por las CUP, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Omnium. “

Puigdemont también informó que hasta el momento se han presentado 73 denuncias de ciudadanos agredidos por la policía y que espera que se depuren responsabilidades lo antes posible.

Desde Bruselas hubo reacciones a la violencia que se vivió ayer en Cataluña, que inundó la mayoría de los medios de comunicación, que calificaron la intervención policial como “la vergüenza de Europa”.

“Llamamos a todos actores relevantes para pasar rápidamente de la confrontación al diálogo”, señaló Margaritis Schinas, vocero del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Sin citar las duras escenas vividas ayer en Catalunya en la represión del referéndum por parte de la policía española, Schinas ha subrayado que “la violencia nunca puede ser un instrumento en política”. La respuesta, ha añadido, debe ser “plenamente respetuosa con la Constitución española y los derechos fundamentales de los ciudadanos que esta recoge”.