Gobierno debe aceptar que faltan acciones contra el feminicidio, señala Vega Arroyo
21 noviembre, 2016
Diluvio de injurias
21 noviembre, 2016

Próxima resolución de la OIT ahuyentaría inversiones de Ford y BMW: especialista

Samuel Estrada

A pesar de lo que digan los gobiernos federal o local, es muy posible que automotrices como BMW o Ford finalmente no se instalen en San Luis Potosí, y no sólo por Donald Trump, sino también por una eventual resolución de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), externó Héctor de la Cueva, coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS) de visita en San Luis Potosí.

Indicó que se tiene que estar conscientes de que acuerdos como el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica ha afectado a mucha gente, sobre todo a países como México, pero también a los trabajadores de países como Estados Unidos y Canadá, porque para las grandes empresas ha funcionado como un “chantaje trasnacional”.

Explicó que, por ejemplo, han chantajeado a los empleados de Estados Unidos con que si no aceptan reducirse sus condiciones laborales, se llevan sus fuentes de trabajo a México, y si se chantajea a los obreros mexicanos con que si no aceptan condiciones laborales miserables no van a hacer su inversión, lo que le ha funcionado a las grandes trasnacionales.

Subrayó que, entonces, esta situación ha causado un gran rechazo popular, sobre todo de parte de las clases bajas que se han quedado sin sus trabajos, lo que eventualmente llevó a Donald Trump a ganar las elecciones, pero sus propuestas tampoco quiere decir que van a regresar los empleos a su país, porque no puede simplemente ponerle un impuesto a las manufacturas mexicanas, ya que si fuera así las empresas simplemente se llevan sus inversiones a otras economías necesitadas, que pudiera ser Vietnam, o incluso países africanos, pero no regresarían a Estados Unidos, para eso tendría que romper relaciones comerciales prácticamente con todo el mundo.

Añadió que, entonces, es poco probable que Trump tome este tipo de medidas que, aunque afectarían a México, no beneficiarían a Estados Unidos, por lo que lo más viable es que busque no que las ya instaladas en México se regresen, sino más bien que ya no salgan más plantas de su país, ya que finalmente el mercado va creciendo y cada vez se necesitará más producción.

No obstante, hizo hincapié en que la posibilidad más realista de que este tipo de empresas ya no lleguen a México, y que incluso Ford o BMW prefieran cancelar sus proyectos en San Luis Potosí, es la queja que se interpuso desde el año pasado ante la OIT por prácticas irregulares en cuanto contratación de su personal.

Héctor de la Cueva aseveró que actualmente México está “bajo la lupa” de la OIT por sus prácticas sindicales, “y no hay mejor actualmente que el caso de BMW en San Luis Potosí, que incluso ha sido señalado por la Industrial Global Unión en el sentido de que no se debe permitir la apertura de esta planta con un claro contrato de protección patronal”.

Detalló que se está demostrando que se ha violado el convenio 87 y 98 de la OIT, que ha firmado México al respecto de libertad sindical, puesto que en este caso se hizo público y hasta presumieron que BMW firmaba un contrato colectivo, aún sin contar con trabajadores, lo cual es completamente ilegal, porque para que haya un sindicato primero tiene que haber trabajadores, que libremente tienen que elegir su sindicato, por lo que antes de junio de 2017 habrá una resolución al respecto de la Organización Internacional del Trabajo para México respecto del caso BMW y que seguramente ahuyentará también a Ford, porque el gobierno mexicano se verá obligado a respetar este derecho y quitar a la CTM del camino, que claramente sólo ha firmado contratos de protección “a diestra y siniestra” en todo el país.

JSL
JSL