Insatisfacción en la banca porque ha incumplido con prosperidad incluyente: ABM
22 marzo, 2019
Ofrece AMLO “piso parejo” a instituciones de crédito
22 marzo, 2019

Se ahonda en San Lázaro diferendo por proyecto en materia educativa

Maestros de la CNTE levantaron ayer el plantón que por día y medio bloqueó los accesos a la Cámara de Diputados. Foto Víctor Camacho

Roberto Garduño 

Ciudad de México. En la Cámara de Diputados se ahonda el diferendo en torno al proyecto de decreto en materia educativa, que alcanzó el consenso de la mayoría de grupos parlamentarios, a excepción del Partido del Trabajo, mismo que informó mantendrá su respaldo a la demanda de borrar la propuesta del Ejecutivo federal, incluida en el artículo tercero Constitucional, donde se enuncia la obligación del Estado a procurar la admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza la labor de maestro. Tanto la CNTE como los petistas consideran ese apartado como resabio de la vigente reforma educativa de Enrique Peña Nieto.

No obstante, el coordinador de Morena, Mario Delgado y el PRI reiteraron que tales conceptos se mantendrán como una de las adiciones a la citada reforma. El diputado consideró que los conceptos de calidad o de excelencia en la negociación se vuelven una gran batalla, y, “ya no hay lugares a interpretación de algún otro tipo mercantil o algún otro tipo de lectura”.

Reginaldo Sandoval, coordinador petista, dio cuenta del acompañamiento a los maestros disidentes de la sección de la CNTE –quienes, procedentes de Oaxaca bloquearon los accesos del recinto legislativo de San Lázaro durante día y medio-, y se oponen definitivamente a la iniciativa presidencial.

La semana pasada las comisiones unidas de Educación y Puntos Constitucionales en San Lázaro concluyeron el proyecto de decreto que contenía –se dijo entonces-, la iniciativa de presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, las adiciones presentadas por los partidos representados en el Congreso y las propuestas generadas en los foros de parlamento abierto que se organizaron hace más de un mes en la Cámara de Diputados.

Todos los actores involucrados en la redacción del texto lo conocieron desde entonces. El pasado fin de semana la CNTE emitió una repuesta negativa contra el proyecto, lo consideraba reproductor del carácter laboral que caracteriza a la reforma promovida por el ex presidente Enrique Peña. La respuesta a esa postura irreductible –que se manifestó con el cierre los accesos a San Lázaro-, fue descalificatoria contra los disidentes: pretende el control y reparto de las plazas de magisteriales.

En la propuesta del Ejecutivo se contempla establecer las disposiciones del Sistema para la Carrera de las y los maestros en su función docente o directiva. Corresponderá a la Federación su rectoría, y en coordinación con las entidades federativas.

Y de esa propuesta prevaleció en el proyecto de decreto, la propuesta del presidente que pretende que la “admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza la función magisterial se realizará a través de procesos y concursos a los que concurran los aspirantes en igualdad de circunstancias, que en ningún caso estarán ligados a la permanencia, los cuales serán públicos, transparentes, equitativos e imparciales, y considerarán los conocimientos, aptitudes y conocimientos necesarios para el aprendizaje y el desarrollo integral de los educandos. Los nombramientos sólo se otorgarán conforme a este procedimiento en términos de la ley”.

Del lado priísta, la diputada Cynthia López Castro adelantó que su partido no avalará ningún cambio “al proyecto de decreto que elaboraron las comisiones unidas de Educación y Puntos Constitucionales. Lo que nos preguntamos, y falta que se aclare a la opinión pública es “lo que se negoció entre la CNTE y los secretarios de Gobernación y de Educación; que se le dio a un sector en el magisterio que no llega ni a diez por ciento del total de maestros en el país”.

Al insistirle si el PRI estaría dispuesto a aceptar modificaciones al documento, reiteró que no, porque “en el PRI estamos dispuestos a analizar el dictamen porque contiene el 80 por ciento de la reforma que emprendió el presidente Enrique Peña Nieto, lo que sí me parece vergonzoso es que el gobierno permanezca impávido y entregado, y nos preocupa que termine siendo considerado un gobierno débil, al aceptar condiciones tan negativas, en este caso para la educación”.

También, recordó, que los priístas respaldaron el proyecto de decreto porque se retomó la autonomía universitaria, el concepto de educación inicial, se eliminó el concepto de educación de calidad, y se incluyeron los mecanismos de ingreso, promoción y reconocimiento, en el artículo tercer de la Constitución.

Por su parte, el coordinador de Morena cantinfleó al describir el contenido del encuentro entre las secretarías de Gobernación y Educación “también al interior de la CNTE hay distintos grupos, ¿no? Y ayer fue un grupo muy representativo con el que se tuvo la reunión, el líder de la Sección y, por ejemplo, este tipo de demandas no están en la mesa, ¿no? El tema de las plazas, entre ellos mismos se plantean que no están en ese planteamiento. Y yo creo que esta discusión de conceptos, que luego polarizan tanto, de repente una palabra se vuelve la gran batalla; yo creo que ya no estamos en eso, eso ya no. La parte conceptual de no, que si calidad, que excelencia; pues no se habla de calidad, se habla de excelencia, pero se define la excelencia, no se deja abierta para que se diga que es una palabra neoliberal o del mercado”.

Y en tanto, los diputados que integran las comisiones de Educación y Puntos Constitucionales aún no fueron convocados a sesionar en los próximos días. Por reglamento, los citatorios deben ocurrir con 72 horas de antelación mediante oficio. Se prevé que el trabajo de dictaminación inicie el miércoles por venir.

JSL
JSL