Universidad Autónoma de Morelos elige nuevo rector
14 noviembre, 2017
Investigaciones, mentiras y más escándalos: otro día normal en la era Trump
14 noviembre, 2017

Se incrementan posibilidades de que el TLCAN se rompa: S&P

Representantes de los tres países durante la segunda ronda de negociaciones. Foto María Luisa Severiano

Roberto González Amador

Ciudad de México. La terminación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tendrá un efecto negativo en el crecimiento de la economía mexicana, que se dejará sentir incluso a partir de 2018, el año que se realizará la elección presidencial, de acuerdo con Standard and Poor´s (S&P), la principal firma calificadora de inversiones del mundo. Para muchos participantes en los mercados financieros, la posibilidad de que el acuerdo “se rompa” han aumentado, comentó.

El fin del acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá reducirá el crecimiento de la economía mexicana a una tasa promedio anual de 1.8 por ciento entre 2018 y 2020. Se trata de un ritmo menor al de 2.4 por ciento previsto si continúa el acuerdo, añadió.

El principal impacto en la economía mexicana será a través de una disminución en los niveles de inversión, mientras que un peso más débil en su cotización frente al dólar “suavizaría el golpe”, a través de un aumento en las exportaciones, comentó.

La desaceleración económica se dará incluso si en el comercio entre México y Estados Unidos se aplican las tarifas arancelarias de nación más favorecida previstas en la Organización Mundial de Comercio (OMC), dijo S&P, en un reporte publicado este martes.

Bajo las reglas de la OMC, que favorecen a las naciones de menos desarrollo en su intercambio comercial con las más avanzadas, las exportaciones mexicanas pagarían un arancel promedio de 2.5 por ciento para ingresar a Estados Unidos. Ahora, con las reglas del TLCAN, ese arancel es cero.

El menor crecimiento, en caso de un rompimiento del tratado, se explica por el impacto inicial del choque de confianza en la demanda interna en 2018, reflejado en particular por una disminución en la inversión fija, en parte como resultado de una disminución en los flujos de inversión extranjera directa, planteó.

“Sin embargo, a medida que el tipo de cambio se deprecia, las exportaciones netas aumentan, compensando en parte el arrastre del producto interno bruto originado por la debilidad de la demanda interna. De acuerdo con nuestros resultados, la depreciación del tipo de cambio del peso mexicano compensa con creces los mayores costos de importación. En otras palabras, bajo un escenario en el que el TLCAN termina y se aplican los aranceles de nación menos favorecida, esperaríamos que la balanza comercial entre México y Estados Unidos mejorara a favor de México”, aseguró Standard and Poor´s.

“La falta de acuerdos concretos y un tono más áspero entre los negociadores ha aumentado la incertidumbre sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte”, consideró la firma, en un reporte titulado ¿Cómo puede afectar a la economía mexicana la terminación del TLCAN? La firma comentó que su “escenario base” es que se mantiene el acuerdo comercial, vigente desde enero de 1994, y que se preservan ampliamente los intercambios comerciales y de inversión transfronterizos entre los tres países.

Entre el 17 y 21 de noviembre los equipos negociadores de los tres países se reúnen en la capital mexicana para la quinta ronda de pláticas para actualizar el TLCAN.

S&P destacó que “muchos observadores del mercado” han aumentado sus probabilidades de que las renegociaciones del TLCAN se rompan y de que el acuerdo comercial trilateral finalice.

Los desacuerdos sobre cuestiones relevantes como las normas de origen, los requisitos de contenido y las propuestas de Estados Unidos de eliminar un capítulo que define los mecanismos de solución de controversias e introducir una cláusula de revisión cada cinco años para el acuerdo comercial han llevado a los funcionarios a extender el cronograma de negociación, añadió la calificadora.

“Las negociaciones, que, según los funcionarios, debían concluir a fines de este año o comienzos del próximo continuarán al menos hasta marzo de 2018, cuando la campaña para las elecciones presidenciales de julio de México se calienta y las elecciones legislativas de noviembre en Estados Unidos estarán lo suficientemente cerca para potencialmente influir en las negociaciones”, consideró.

JSL
JSL