Neonazis en marcha por Texcoco
13 noviembre, 2018
CNN demanda a Trump
13 noviembre, 2018

Segunda caravana arriba a la CDMX

Miembros de la segunda caravana tras llegar a la Magdalena Mixhuca, ayer. Foto: Carlos Ramos Mamahua

Jessica Xantomila

Ciudad de México. La segunda caravana de migrantes centroamericanos comenzó a llegar ayer a la capital del país.

El estadio Jesús Martínez Palillo en Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca recibió al primer grupo de unas 50 personas alrededor de las 2 de la tarde; 20 minutos después llegó otro contingente que fue trasladado en un tráiler y un camión torton en el que venían 150 mujeres, 70 niños y cuatro hombres.

En curso del día siguieron llegando más migrantes, en su mayoría hombres que hicieron poco más de siete horas para arribar a la capital. Todos provenientes de Puebla.

En el estadio, habilitado como albergue desde la llegada de la primera caravana, ya los esperaba personal para darles alimentos, servicio médico, ropa y asesoría.

Por la noche, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México, Nashieli Ramírez, dijo que los migrantes de esta segunda caravana son principalmente del triángulo norte: Honduras, Guatemala y El Salvador.

Señaló que hasta ese momento habían contado mil personas, en su mayoría hombres. Indicó que se espera la llegada de más desplazados, por lo que podrían sumar mil 600.

Ramírez dijo que quizá esta caravana permanezca poco tiempo en la capital, dado que ha estado descansando dos días y continúan su viaje.

Expuso que la tercera caravana, conformada principalmente de salvadoreños y que se encuentra en Veracruz, posiblemente llegue a la ciudad el jueves.

Éric Alexander, es uno de los migrantes llegados ayer. Narró que dejó su país por la mara, pues hace unos años este grupo le asesinó a su hijo mayor, de 18 años, por no querer incorporarse a la pandilla.

En su nación era taxista, pero lo extorsionaba la mara, tenía que pagar 20 dólares a la semana. Por falta de pago, fue golpeado y amenazado con que le matarían a su segundo hijo, de 17 años. Por llo decidió salir de su país con su familia. Indicó que su objetivo es llegar a Estados Unidos, donde espera tener una mejor calidad de vida, pero en caso de que se les niegue la entrada, se quedarán en México, ya que a El Salvador ya no puede regresar.

Ana, originaria de Guatemala, dejó a sus dos hijos para buscar mejor suerte en Estados Unidos, pues en su país no hay trabajo. Allá era cocinera, pero desde hace tres años no encontraba empleo.

Luis, de 32 años, guatemalteco, también resaltó que en su país de origen no hay trabajo y cada vez más extorsión. “No se puede vivir en Guatemala”.

Vino con dos sobrinos y aunque la familia les aconsejó no viajar “por lo peligroso”, dijo que es mayor la fe de salir adelante y “cumplir el sueño americano”.

El camino ha sido difícil “por la caminada”, pero reconoció el apoyo que ha recibido en México.

JSL
JSL