La hora del atole
29 abril, 2015
¿Son o se hacen?
29 abril, 2015

Sonia no aclara su trayectoria, pero pretende intimidar: Guacho

Sonia

Eduardo Martínez Benavente.

“Cabe preguntar cuántos otros episodios de su vida le resultan vergonzantes”

Luego de las advertencias emitidas por la candidata al gobierno del estado por el Partido Acción Nacional, respecto a que entablaría un pleito legal contra quienes hicieron señalamientos en su contra, específicamente Eduardo Martínez Benavente, sobre las circunstancias de su paso como secretaria de Estudio y Cuenta de la Mesa Penal del Juzgado Mixto de Matehuala, el notario respondió mediante carta enviada a La Jornada San Luis, que esto se trata de una actitud intimidatoria, que trata de ocultar lo sucedido durante los dos años de labor en ese juzgado. “Ella aspira a un cargo de mucha responsabilidad, por lo que es a la ciudadanía a quien debe demostrar la honestidad de su trayectoria”, sentenció.

Además, en su carta exhibe nuevamente el asunto de la contienda interna del PAN, en la que resultó electa candidata, recriminándole que a pesar de las pruebas de que hubo irregularidades en 18 por ciento de las casillas, aún cuando legalmente sólo se repondría si estas llegaban al 20 por ciento: “Si la señora Mendoza Díaz fuera una persona con principios y valores éticos y morales no aceptaría el resultado y solicitaría la reposición del proceso electoral porque sabe muy bien que los votos nulos fueron determinantes en el resultado de la votación”.

También pone sobre la mesa la posibilidad de que, utilizando la influencia de los cargos que ha ostentado desde entonces, hubiera conseguido desaparecer el expediente de lo sucedido en Matehuala para luego eliminarlo también de su currículum vitae. “Si ocultó su paso por el Poder Judicial y hasta ahora lo reconoce, cabe preguntar cuántos otros episodios de su vida le resultan vergonzantes.

A continuación reproducimos la carta que vía electrónica el notario hizo llegar a La Jornada San Luis.

San Luis Potosí, S.L.P., a 28 de abril de 2015.

Director General de La Jornada San Luis

Atento al seguimiento que en su prestigiado diario se ha dado a mis declaraciones en torno al antecedente de la candidata panista al gobierno estatal, Sonia Mendoza, y ante la información que hoy dan a conocer en primera plana, solicito en atención al derecho de réplica se hagan públicas las siguientes precisiones:

1.- Hace 64 días publiqué en mi columna dominical un señalamiento sobre el que hasta hoy, la candidata del PAN hace las observaciones que ustedes reproducen. La denuncia habría quedado dilucidada si desde el primer momento en el que se le advirtió que se estaba investigando su paso como secretaria de Estudio y Cuenta de la Mesa Penal del Juzgado Mixto de Matehuala hubiera exhibido el documento con el que renunció al Poder Judicial, la aceptación de la misma y el finiquito que le hubieran otorgado. Es lamentable que hasta que esta acusación se convierte en un estorbo para su campaña surja la necesidad, no de aclarar, sino de tratar de intimidar para que se tape la mancha, y mantener así una imagen de honestidad  que, en su fuero interno, sabe que hay muchos, tanto aquí como en Matehuala, que conocen de el asunto.

2.- No soy un ingenuo y, como muchos de quienes conocen a Sonia Mendoza y me han compartido sus testimonios, creo que existe un pasado que le incomoda y que hasta hoy reconoce obligada por las circunstancias, que estuvo dos años laborando en el Poder Judicial. No me extrañaría que moviendo sus influencias desde los altos cargos que ha ocupado hubiera desaparecido el expediente. Unos de los indicios que confirman que algo turbio ocurrió en ese lugar es el hecho de que en ninguno de los 3 currículos que le conozco presuma su tránsito por ese juzgado. Ni en el de Wikipedia, ni en el del Senado, ni en la página web de su campaña se hace mención de ese trabajo. Si ocultó su paso por el Poder Judicial y hasta ahora lo reconoce, cabe preguntar cuántos otros episodios de su vida le resultan vergonzantes.

3.- Es lamentable que, si su versión de la renuncia voluntaria es cierta, la candidata opte por la amenaza de una demanda por difamación en vez aclarar públicamente con documentos indubitables la limpieza de su trayectoria, y no postergarlo a un juicio que se resolvería mucho tiempo después de concluido el proceso electoral. Ella aspira a un cargo de mucha responsabilidad, por lo que es a la ciudadanía a quien debe demostrar la honestidad de su trayectoria, y no con declaraciones vanas con las que pretende impresionar.

4.- Resulta cínica su postura de buscar un cargo de manera honesta y transparente, cuando arrancó su campaña con espectaculares en los que exhibe una imagen que no corresponde a su identidad. Es capaz de engañar a los potosinos con tal de captar la atención de los electores. Habrá que añadir a lo anterior la forma en que obtuvo la candidatura de su partido, sobre la que pesa una resolución judicial que confirma irregularidades en el 18% de la votación interna y que no anuló el proceso para que se convocara a una elección extraordinaria porque supuestamente no se alcanzó el 20% que establece la ley. “Si la señora Mendoza Díaz fuera una persona con principios y valores éticos y morales no aceptaría el resultado y solicitaría la reposición del proceso electoral porque sabe muy bien que los votos nulos fueron determinantes en el resultado de la votación”, escribí el 22 de febrero y hoy lo reitero. Ahí tuvo una de las mejores oportunidades de demostrar la honestidad de la que presume.

Sin otro particular, agradezco la atención que se dé a la presente.

Atentamente

Eduardo Martínez Benavente

JSL
JSL