Por la puerta trasera
24 septiembre, 2015
Se reúne el gobernador electo con posibles miembros de su gabinete
24 septiembre, 2015

Sueldos como los de los diputados ofenden a la ciudadanía, dice Priego

inseguridad

Fotografía: César Rivera.

Samuel Estrada

Luego de que el diputado local Sergio Dessfasiux Cabello comentara que el arzobispo de San Luis Potosí, Jesús Carlos Cabrero Romero, debería dedicarse a arreglar los asuntos internos de la Iglesia antes de opinar que los diputados deberían bajar sus sueldos, el vocero del arzobispado, Juan Jesús Priego Rivera, argumentó que la voz de la Iglesia es la voz del pueblo y la realidad es que sueldos como los de los diputados ofenden a la mayoría de los ciudadanos.

Priego Rivera recalcó que “si pedir un gabinete honesto, si pedir mayor austeridad a los diputados, es una sinrazón, entonces no tenemos nada más que agregar”.

Dijo además que el pueblo pide honestidad y austeridad, por lo que la Iglesia no va a dejar de opinar de estos temas, porque está en constante contacto con la ciudadanía: “la Iglesia es el pueblo, nosotros somos el pueblo y tenemos derecho a expresar nuestras opiniones. En una sociedad democrática nadie debe ser obligado a callarse”, subrayó.

Indicó que la Iglesia no juzgará la opinión de un diputado y será el pueblo el que lo hará, y en especial sus representados, que son los que le exigirán cuentas, y si la Iglesia está haciendo una petición desmedida, fuera de lugar, absurda o injusta, pues que sea la ciudadanía la que lo juzgue: “ciertamente nosotros creemos que el sueldo de los diputados es excesivo, pero no depende de nosotros que se baje, depende de ellos”, agregó.

Priego Rivera insistió en que “no creemos que pedir que los diputados se bajen su sueldo sea algo censurable, la realidad de México muestra que es grande la diferencia entre lo que gana la mayoría de los ciudadanos y los políticos, por lo que hay cada vez más antipatía hacia ellos, precisamente por estos extremos, ya que ganan más de 90 mil pesos, más prestaciones, lo que, reiteró, obviamente es ofensivo. “Mi sueldo en lo personal es de siete mil pesos mensuales y no creo que haya mucha diferencia con las percepciones del arzobispo”, puntualizó.

Por último, expuso que el que se hagan estas peticiones, no quiere decir que se dejen de señalar los problemas internos que tiene la Iglesia, aunque siempre se ha luchado por una mejor transparencia y siempre se criticarán también las situaciones que no están bien y se presenten en la Iglesia o por parte de miembros de la Iglesia católica potosina.

JSL
JSL