Sólo 10% de mexicanos usan protector solar: experta
11 julio, 2017
Seguirá las lluvias el resto de la semana, alerta Protección Civil
11 julio, 2017

Zetas testificarán en juicio por homicidio de agente estadounidente en SLP

Autoridades estadunidenses anunciaron que varios mexicanos testificarán en el juicio contra dos miembros del cártel de las Zetas, acusados del asesinato del agente del ICE Jaime Zapata, proceso que inició hoy en una corte federal de los Estados Unidos.

El juicio en contra de José Manuel García Sota, alias “Safado”, y Jesús Iván Quezada Piña, alias “Loco”, colocará a los acusados frente a cuatro de sus cómplices, quienes han aceptado testificar en contra de estos a cambio de recibir sentencias reducidas por parte del juez Royce Lamberth.

Los dos hombres han sido señalados por las autoridades estadunidenses de formar parte de escuadrones de sicarios que realizaban operativos de control, asesinatos, secuestros y extorsiones en la región del central estado mexicano de San Luis Potosí, donde operaban los Zetas. Ambos sospechosos, quienes comparecieron vistiendo trajes, sin corbata y con el cabello recortado, enfrentan cuatro cargos criminales cada uno y, de ser hallados culpables, enfrentan la posibilidad de ser condenados a cadena perpetua.

La fiscalía federal reprodujo para el jurado (de cinco mujeres y nueve hombres), la llamada de 40 segundos que el agente especial del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Víctor Avila, hizo a la embajada de Estados Unidos en la ciudad de México, minutos después del ataque en una carretera federal de San Luis Potosí.

“¡Soy Victor Avila del ICE. Nos han disparado. Nos han disparado en la carretera! Por favor llamen a Jerry Mills”, se escucha decir en inglés a Avila, quien viajaba junto con Zapata la tarde del 15 de febrero de 2011, cuando se produjo el ataque. De acuerdo con las autoridades, el ataque se produjo debido a que los miembros de los Zetas pretendían robar la unidad blindada tipo suburban a bordo de la cual viajaban los dos agentes estadunidenses.

La llamada fue cotejada por la persona que operaba el conmutador general de la embajada ese día, un ciudadano mexicano identificado como Javier Neri Alfaro, el primero de una docena de testigos que la fiscalía federal planea llamar durante las dos semanas que se anticipa durará el juicio. El fiscal Michael de Lorenzo dijo en sus argumentos de apertura que el gobierno planea llamar varios testigos, entre los que se incluyen el propio Avila, expertos en balística de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) «y también van a escuchar a oficiales mexicanos”.

La fiscalía llamará igualmente a otros cuatro integrantes del cártel que fueron detenidos después del ataque y extraditados a Estados Unidos, los cuales se han declarado culpables ante Lambert de algunos de los cargos que enfrentaban.

Los miembros de los Zetas que testificarán son Julián Zapata Espinoza, de 32 años, alias “El Piolín”; Rubén Darío Venegas Rivera, de 25 años, conocido como “Catracho”; José Ismael Nava Villagrán, de 30 años, alias “Cacho”, y Francisco Carbajal Flores, de 38 años, alias “Dálmata”.

En sus argumentos iniciales por separado, los abogados Robert Feitel, defensor de García Sota, y Elita C. Amato, defensora de Quezada Piña, pidieron a los miembros del jurado desestimar el testimonio de estos últimos, al señalar los acuerdos alcanzados con la Fiscalía. “Estos testigos tienen mucho en juego.

Los testigos no son dignos de confianza”, dijo Amato, quien al igual que Feitel adelantó que no llamará testigos o presentará evidencias, indicando que la carga de la prueba descansa en el gobierno, que deberá probar más allá de cualquier duda la culpabilidad de su cliente.