Burundi
Reportan al menos 87 muertos en enfrentamientos en Burundi
12 Diciembre, 2015
Tigres
No subestimar al rival, dicen Tigres a su llegada al DF
12 Diciembre, 2015

América Latina tiene que modernizarse para competir con China

China

Marcha en Chile contra el cambio climático. Foto Reuters / Archivo

China

Marcha en Chile contra el cambio climático. Foto Reuters / Archivo

Por Notimex

Cartagena. América Latina tiene que diversificar, modificar e innovar su estructura productiva para poder competir con China, de acuerdo con el informe Perspectivas Económicas de América Latina 2016, hacia una Nueva Asociación con China.

El informe fue elaborado y presentado en esta ciudad por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, (CEPAL) y el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El informe es un “aporte de elementos para la discusión política sobre el fortalecimiento de los lazos entre China y América Latina, con el fin de construir una alianza para el desarrollo que resulte mutuamente beneficiosa”.

“Para seguir siendo competitiva ante China, América Latina debería diversificar y modernizar su estructura productiva basándose en políticas de desarrollo productivo innovadoras”, agregó.

El documentó explicó que a diferencia de China, que ?ostenta una de las cestas comerciales más diversificadas del mundo y ha desarrollado ventajas comparativas en casi 60 industrias, América Latina muestra muy pocos avances?.

Según las proyecciones de los promotores del estudio, para 2030 el crecimiento promedio de ?las exportaciones de metales y minerales podría caer del 16 por ciento de la década anterior al 4.0 por ciento, misma caída para las exportaciones de combustibles, y las de productos alimenticios del 12 por ciento al 3.0 por ciento?.

Agregó que al mismo tiempo, la “recomposición del consumo chino abrirá nuevas oportunidades para las exportaciones latinoamericanas, especialmente respecto a ciertos tipos de alimentos y en los sectores de servicios y turismo”.

Sin embargo, advirtió el documento, la participación de América Latina “en las cadenas globales de valor es sustancialmente inferior al de otras regiones”.

Sostuvo que para superar este problema, algunos países de la región podrían orientarse hacia la modernización del sector agrícola, así como de los servicios, con especial atención a los servicios intensivos en conocimiento y tecnología.

Reiteró que América Latina necesita invertir en innovación, en la calidad y la adecuación de las competencias y en subsanar las deficiencias en infraestructura para beneficiarse de las cadenas globales de valor.

El capital de innovación en América Latina es mucho menor que el de la OCDE y ?ello exige esfuerzos de inversión nacional para atraer la innovación, pero también inversión extranjera?.

La mejora de las infraestructuras y la logística también son claves “para ayudar a las economías de América Latina a reubicarse y a integrarse mejor en las cadenas globales de valor”.

Los organismos responsables del estudio, consideraron que el desempeño de China es un factor novedoso y al mismo tiempo central para el desarrollo de América Latina, que genera tanto retos como oportunidades.

Plantearon que el comercio entre el país asiático y la región ha experimentado una expansión sin precedentes durante los últimos 15 años, multiplicándose 22 veces en este período.

En la actualidad, “la menor demanda china de materias primas junto con la caída de los precios está afectando a los exportadores latinoamericanos de materias primas, los cuales muestran diferentes patrones de desaceleración que dependen, en parte, de la naturaleza de sus relaciones bilaterales con China”.

Esta visión general revela “las debilidades estructurales de un crecimiento basado en las materias primas. Por ello, es urgente emprender acciones políticas para contrarrestar esta desaceleración”.

Cuestiones como un “mayor crecimiento de la productividad, diversificación económica y competencias más efectivas, innovación y políticas sociales, deberían formar parte del núcleo de las intervenciones para el desarrollo a largo plazo, con vistas a lograr un crecimiento inclusivo”.

“China continuará desempeñando un papel clave dentro de esta trayectoria de desarrollo”, puntualizó el informe de perspectiva económica.