Vázquez Mota exige a contrincantes aclarar vínculo con Duarte
18 abril, 2017
Ocupación hotelera tuvo promedio de 91% en Semana Santa
18 abril, 2017

BM elogia políticas contracíclicas en AL

Plataforma autoelevable de exploración Taxco,en la Sonda de Campeche. Foto Cuartoscuro / Archivo

Dpa

Washington. El Banco Mundial (BM) elogió hoy la implementación, por primera vez en la historia, de políticas fiscales contracíclicas en América Latina por estar contribuyendo al crecimiento económico de la región y a la recuperación tras seis años de desaceleración económica.

Las previsiones del organismo con sede en Washington son que el producto interno bruto (PIB) crezca allí este año un 1,5 por ciento y un 2,5 por ciento el siguiente, poniendo fin a la recesión de los últimos dos.

El Banco Mundial presentó en Washington, donde el lunes comenzó la reunión de primavera conjunta con el Fondo Monetario Internacional (FMI), un informe titulado “Contra viento y marea: Política Fiscal en América Latina y el Caribe desde una perspectiva histórica”.

En él plantea que esa transformación en materia de política fiscal es significativa en una región que muchas veces ha intensificado el riesgo de sobrecalentamiento de sus economías durante los periodos de bonanza y ha profundizado las recesiones durante los años difíciles.

“Tradicionalmente, los países de América Latina y el Caribe han sido procíclicos, ya sea debido a presiones políticas para elevar el gasto durante la bonanza o por falta de acceso a capitales internacionales en los momentos difíciles”, dijo Carlos Végh, economista jefe del BM para esa región.

“Como resultado, muchas veces cayeron en una trampa fiscal procíclica, lo que los llevó a una mayor deuda pública y déficits fiscales, así como a una menor calificación crediticia, dejándoles pocas opciones para revertir la situación”, añadió.

En respuesta a la crisis financiera global de 2008, señala el BM, países latinoamericanos como Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay y Perú comenzaron a aumentar el gasto público o bien a bajar los impuestos en un intento por estimular la economía.

“Si bien estas medidas resultaron en déficits fiscales, estos fueron consecuencia de un esfuerzo concertado por minimizar la desaceleración”, señaló.

Los que continuaron con políticas procícilas, advierte el organismo, ahora tendrán que consolidar más sus cuentas fiscales para minimizar el riesgo de un deterioro en calificación crediticia y un aumento del gasto de financiación.