Peña
“Nací para ser físico y entender el mundo”: Luis de la Peña
17 Agosto, 2015
morena tee
Resolución del TEE sobre plurinominales “arbitraria e ilegal”, anuncia Morena impugnación ante el TRIFE
17 Agosto, 2015

Busca IMP autonomía de gestión para enfrentar la competencia

IMP

Ernesto Ríos Patrón, director del Instituto Mexicano del Petróleo, durante la entrevista que ofreció a La Jornada en la sede del organismoFoto María Luisa Severiano

IMP

Ernesto Ríos Patrón, director del Instituto Mexicano del Petróleo, durante la entrevista que ofreció a La Jornada en la sede del organismoFoto María Luisa Severiano

Israel Rodríguez

El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), brazo tecnológico de Petróleos Mexicanos (Pemex), buscará convertirse en una empresa productiva del Estado o lograr la autonomía de gestión para enfrentar en mejores condiciones la inminente competencia por la apertura del sector energético, adelantó Ernesto Ríos Patrón, director general del centro de investigación que el miércoles 26 cumplirá sus primeros 50 años.

En entrevista con La Jornada consideró que los tres principales retos son mantener el talento, la sustentabilidad financiera y la aplicabilidad y masificación de la tecnología.

Ernesto Ríos explicó: Para nosotros sería muy afortunado que como complemento a la modernización del IMP se considere darnos un régimen normativo más competitivo. No somos empresa productiva del Estado. Pero es importante para atender la competencia que tenemos y la que viene que nos den un régimen similar o más ágil al de una empresa productiva del Estado, y sus ventajas serían la rapidez de reacción.

Además, es importante la autonomía para la decisión del manejo de nuestra infraestructura, de nuestras filiales y presupuesto, así como el de las plazas. Estamos trabajando muy de cerca con la Secretaría de Energía (Sener) para encontrar un esquema que nos permita tener un régimen más competitivo, que pudiera ser la aplicación más rigurosa de la Ley de Ciencia y Tecnología, o un marco normativo específico de una ley para el IMP que el Ejecutivo plantee al Legislativo.

–¿Cuáles son los desafíos que enfrentará el IMP?

–Los retos del IMP se dividen en tres grandes vertientes: la primera es la capacidad interna de investigadores y especialistas. Un primer reto es atender las condiciones de la plantilla, maximizar su uso y procurar que los conocimientos de las personas con mayor experiencia se transmitan rápidamente a los participantes con menos experiencia. Así se podrá mantener el talento.

El segundo reto es la sustentabilidad financiera y esto hay que hacerlo en un contexto de precios deprimidos, que ya han afectado el potencial de las finanzas del instituto. Pero la política que hemos escogido es mantener nuestras capacidades lo más posible, con la esperanza del mercado que viene. Es momento de reforzar y mantener esas capacidades.

La tercera es la aplicabilidad, masificación y escalamiento de la investigación y el desarrollo. Recientemente Pemex creó la Dirección Corporativa de Investigación y Desarrollo Tecnológico, que viene a llenar un espacio que no existía. Es el eslabón que hacía falta para conectar los resultados de la investigación a la aplicación, que es el objetivo de esta nueva dirección corporativa.

“La historia de la institución ha sido de formación de capacidades nacionales desde que nació en 1965; en sólo dos años ya estaba desarrollando tecnología, que es mucho decir si uno piensa en la complejidad de la ingeniería industrial en instalaciones petroleras con una institución que apenas nace.

Por supuesto que los éxitos del IMP son éxitos de Pemex, porque es nuestro origen y destino. En la costa afuera el instituto generó las capacidades nacionales, de manera que Pemex es de las empresas con mayor producción costa afuera en el mundo y tiene reconocimiento internacional desde la perspectiva técnica.

Valor económico de las investigaciones mexicanas

–¿Cuáles son algunas de las investigaciones más relevantes que está realizando el IMP?

–Se trata de mantener tecnologías de punta en hidrotratamientos en actividades de recuperación secundaria y mejorada. Tenemos investigaciones de mucha punta en el uso de microorganismos para asistir en la recuperación secundaria y mejorada.

También tenemos mucho trabajo en mejora de productividad de pozos, que ha generado mucho valor recientemente. En productos químicos como antiespumantes y anticorrosivos, que estamos empezando a comercializar a nivel internacional. En dispositivos mecánicos o de mejorador de flujo para pozos de alta relación de gas aceite, que también ya se han probado en más de 550 pozos en Pemex y están generando gran valor económico.

Ernesto Ríos reveló que hay 12 tecnologías innovadoras, nueve de las cuales han despertado interés en el mercado internacional, por lo que se están empezando a comercializar. Entre ellas sobresalen los procesos para mejorar el patrón de flujo, los agentes anticorrosivos, y productos químicos para mejorar la productividad como la tecnología de hidrotratamiento para la transformación de crudo pesado, que está interesando en Sudamérica.

En el área de Houston, Texas, Shell se ha interesado en una tecnología de identificación de posibles fugas en ductos por medios electromagnéticos y en algunos catalizadores. Comenzamos conversaciones con Petroecuador; en Argentina empezamos en el Mercosur a través de Perú. En ese país ganamos un proyecto para hacer la ingeniería y desarrollo de laboratorios de investigación, informó.

Subrayó que el IMP es la firma de ingeniería industrial más grande que hay en el país. Tenemos cerca de un millón 700 mil y 2 millones de horas hombre de ingeniería. Esta capacidad en el pasado reciente la ha alcanzado nada más ICA-Fluor, y eso asociado a la asignación de grandes proyectos incluida la construcción. La diferencia es que el instituto siempre ha trabajado sobre conocimiento y eso le ha permitido mantenerse como la principal firma de ingeniería en México.

–En alianzas ¿que hace el IMP?

–Tenemos una con el Instituto de Investigaciones Eléctricas. Ahí tenemos varios temas, por ejemplo, bombeo electro centrífugo, medición que ahora va a ser muy relevante en el nuevo entorno para que se pueda medir bien la capacidad de hidrocarburos que van produciendo los diferentes jugadores de la industria.

Con la nueva Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA) estamos en conversaciones para que sean promotores de desarrollo para investigación de línea base ambiental en la República. Es una medición del medio ambiente con datos y referencias de cómo se encuentra actualmente, antes de que entren los nuevos jugadores.

Otra investigación es el de aceite de lutitas, que se está haciendo en las áreas de Galaxia y Limonaria, en el estado de Coahuila, cerca de la frontera norte, “donde también estamos poniendo una línea base ambiental.

“Hemos empezado conversaciones con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para darle competencia técnica en mediciones de hidrocarburos, en interpretación y evaluación de información sísmica y en exploración y, sobre todo, ahora con el aprendizaje de los recientes resultados de las licitaciones.

“Buscamos reforzar esa competencia a través de volvernos los administradores de esa información técnica. El tema no sólo está en el mapeo, sino en la interpretación, y a lo que le apostamos es a la interpretación de esa información y al conocimiento que tienen desde hace muchos años nuestros especialistas, porque los datos son propiedad del Estado”.

Los nuevos jugadores buscarán los datos, pero el tema será cómo los pueden interpretar para medir bien el riesgo técnico y geológico al que están entrando cuando quieren licitar y eso se vuelve muy relevante para su decisión de participar o no. Nosotros podemos comercializar ese servicio, sostuvo.

Añadió que están en conversaciones con el Centro Nacional de Control de Gas Natural para proveerles servicios. Tenemos dos potenciales proyectos en apoyo de infraestructura de ductos y en almacenamiento, y estamos analizando cuatro con la CNH.

Con la ASEA se está viendo el respaldo técnico en capacidades de inspección, en promoverlos como patrocinadores en la investigación de la línea base ambiental, así como en formación de recursos humanos calificados como inspectores y en el desarrollo de la normativa técnica.