Agotadas, entradas para concierto en NY en honor a Bowie
11 enero, 2016
cedh agua
Interapas necesita equilibrio en la compraventa del agua: Purata
11 enero, 2016

Cae crudo mexicano debajo del costo de producción

Planta petrolera en Alberta, Canadá, el 08 de enero de 2016. Foto Reuters

Por Israel Rodríguez

México, DF. Los precios de la mezcla mexicana de petróleo de exportación continuaron por sexta sesión consecutiva en picada en congruencia con el comportamiento internacional. La canasta de crudos mexicanos retrocedió lunes 6.6 por ciento, equivalente a 1.58 dólares por barril con respecto al cierre de la semana pasada para ubicarse en 22.07 dólares por barril, su nivel más bajo en los últimos 12 años.

En lo que va de la presente administración el barril de petróleo crudo acumula un desplome de 79. 89 dólares por barril, equivalente a una caída de 78.35 por ciento, al descender de un promedio de 101.96 dólares por tonel cotizados en 2012 a 22.07 dólares por barril registrados al inicio de esta semana.

De esta manera, el precio del crudo mexicano para exportación se ubica 4.12 dólares o 15.73 por ciento por abajo del costo de descubrimientos, desarrollo y producción de Petróleos Mexicanos ( Pemex) que es de alrededor de 26.19 dólares por barril.

Acompañado de la caída de la cotización del crudo también se registra una baja en la plataforma de extracción de 273 mil barriles que representa una contracción de 10.71 por ciento al bajar de un promedio de producción de 2 millones 548 mil barriles en promedio alcanzados en 2012 a 2 millones 275 mil barriles obtenidos en diciembre de 2015.

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), señaló que desde el 2002, el Sector Público no había experimentado unos ingresos petroleros tan bajos, como los que se esperan para el año 2016.

Únicamente comparando los ingresos petroleros recaudados en el 2014, con los estimados para el 2016, la pérdida de recursos sería de 2.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); comparándolos con lo recaudado en el 2013, la pérdida sería de un 3.8 por ciento.

De acuerdo con los analistas del Grupo Financiero Scotiabank, en las próximas semanas, los mercados globales se mantendrán atentos a la evolución de la situación en China, manteniéndose vigente la posibilidad de volatilidad elevada.

Explicaron que esta volatilidad global parece que será una característica repetitiva a lo largo del año, ya que ante la gran cantidad de factores que resultarán determinantes del desempeño

de la economía mundial se suman fuertes desequilibrios y distorsiones que implican una muy elevada incertidumbre, que mantendrá la tensión “a flor de piel” entre los inversionistas, generando una hipersensibilidad de los mercados a los eventos e indicares relevantes, así como a posibles sorpresas y choques que se salgan de lo usual.

En un recuento de los factores que resultarán más importantes en el año tenemos: 1) la política

monetaria de Estados Unidos, en camino a su normalización, 2) la política monetaria de otros bancos centrales poderosos, como el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra, 3) la evolución de la economía China, en franca desaceleración y con muchos problemas financieros y de política económica, 4) la evolución del mercado petrolero, 5) el deterioro en las perspectivas de los mercados emergentes, 6) diversos conflictos geopolíticos que podrían escalar de forma imprevisible, 7) procesos electorales en varios países, destacando las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Adicionalmente, un conflicto político y religioso retomó fuerza el pasado 2 de enero cuando el

gobierno de Arabia Saudita decidió ejecutar a 47 prisioneros acusados de terrorismo, incluido el clérigo Nimr al-Nimr, quien fue arrestado desde el año 2012 por organizar levantamientos en contra del gobierno saudí, provocando una reacción popular en Irán que terminó con el incendio de la embajada de Arabia Saudita en ese país.

En términos económicos, Arabia Saudita e Irán son de los mayores productores y cuentan con unas de las reservas más altas de petróleo en todo el mundo. Arabia Saudita es el segundo mayor productor de petróleo con 11 millones 624 mil barriles por día (2014) y tiene la segunda mayor reserva de petróleo con 268 billones de barriles (2015). Irán ocupa el séptimo lugar como productor de petróleo con 3 millones 377 mil barriles por día (2014) y tiene la cuarta mayor reserva de petróleo con 158 billones de barriles (2015). Sin mencionar todos los demás países árabes que pudieran entrar en el conflicto, si la tensión siguiera aumentando generaría aún mayor incertidumbre acerca de los cambios en el precio del petróleo y las posibles repercusiones financieras y económicas adicionales.