Chiapas: joven se prende fuego para exigir liberación de líder campesino
6 diciembre, 2014
Termina con 280 detenidos el tercer día de protestas en Estados Unidos
6 diciembre, 2014

Cae el peso a 14.38 por dólar; el nivel más bajo desde 2009

Cotización del peso

Cotización del dólar en la ciudad de México. Foto Roberto García Ortiz

Roberto González Amador

México, DF. El valor del peso retrocedió este viernes al nivel más bajo desde marzo de 2009 y se convirtió en la moneda con mayor depreciación en la jornada. El movimiento se dio después de que el Banco de México advirtió sobre el riesgo de una mayor inflación por el ajuste en el tipo de cambio. También influyó la publicación de datos sobre la economía de Estados Unidos, que hacen prever un pronto incremento en las tasas de interés en aquel país, lo que aumentaría el atractivo de las inversiones en dólares.

La cotización para operaciones de mayoreo, las más representativas del mercado de divisas, finalizó en 14.38 pesos por dólar, una pérdida de 24 centavos respecto del día previo, reportó el Banco de México. Al menudeo, que es el tipo de cambio pagado por personas y pequeñas compañías, concluyó en 14.10 pesos por dólar a la compra y 14.70 pesos a la venta, informó Banamex.

Por la mañana, el Banco de México publicó su comunicado de política monetaria, el último de este año, en el que consideró que la depreciación sostenida del peso “podría representar un riesgo para la inflación”, que se compensa por las condiciones de “holgura” de la economía –que el crecimiento es todavía menor al potencial del aparato productivo mexicano, lo que amortigua los riesgos inflacionarios.

En semanas recientes se registró una depreciación generalizada de las monedas de economías tanto emergentes como avanzadas frente al dólar estadunidense, incluyendo al peso mexicano, apuntó. Esto obedeció, principalmente, a la expectativa de una política monetaria más restrictiva en Estados Unidos, así como a la desaceleración de la economía mundial y la consecuente caída en los términos de intercambio (la diferencia entre el precio al que venden materias primas y al que compran bienes del exterior) de múltiples países, mencionó.

En el caso de México, “hasta el momento estos movimientos se han dado de manera ordenada, con niveles de operación y liquidez adecuados. La depreciación de la mayoría de las divisas de países emergentes aún no se ha reflejado en mayores niveles de sus tasas de interés de mercado. Sin embargo, teniendo en consideración los elementos señalados, no puede descartarse que en el futuro se intensifique la volatilidad en los mercados financieros internacionales”, consideró el banco central.

A pesar de la evidencia de varios años de que el traspaso de movimientos cambiarios a los precios es bajo y que su efecto sobre la inflación tiende a ser transitorio, la depreciación sostenida de la moneda nacional podría representar un riesgo al alza para la inflación, si bien dicho riesgo se compensa en parte por la holgura prevaleciente en la economía, según el banco central.

La de mayor depreciación

El peso cerró este viernes con una depreciación de 1.68 por ciento, o 24.17 centavos. Se ubicó como la divisa más depreciada durante la sesión entre el grupo de las 16 principales cruces entre monedas, explicó Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base.

Las pérdidas en el valor de cambio del peso iniciaron a raíz de la publicación de los datos sobre la nómina no agrícola de noviembre en Estados Unidos, la cual registró la creación de 321 mil empleos, un dato que superó las expectativas de los inversionistas y favoreció la especulación acerca de los incrementos en las tasas de interés en dicho país, añadió.

Otro factor que favoreció las pérdidas especulativas del peso fue el comentario del Banco de México, en su anuncio de política monetaria, en el sentido de que una depreciación sostenida del peso podría representar un riesgo al alza para la inflación.

En la semana el peso acumula una depreciación de 47 centavos, 3.25 por ciento, en lo que constituyó la mayor caída semanal desde el 21 de junio de 2013, mencionó Siller. La moneda mexicana se posicionó como la divisa con mayores pérdidas de los últimos cinco días entre el grupo de los 16 principales cruces frente al dólar.

En el año el peso acumula una depreciación de 9.48 por ciento frente al dólar.

No se recupera el consumo

El consumo privado sigue sin mostrar señales de recuperación y el gasto público no hace sentir su efecto plenamente en la actividad productiva. La combinación resulta en un menor dinamismo que, junto con “los recientes acontecimientos sociales”, marcados por la desaparición forzada de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero, hace más de dos meses, deteriora el balance de riesgos para la economía, refirió el Banco de México, al dar a conocer este viernes su último comunicado de política monetaria de este año.

“Teniendo en consideración el menor dinamismo que recientemente han presentado la actividad económica mundial y la del país, así como los recientes acontecimientos sociales (en México), se considera que el balance de riesgos para la actividad económica se ha deteriorado respecto de la anterior decisión de política monetaria”, que fue publicada el 31 de octubre.

El Banco de México decidió mantener sin variación, en 3 por ciento anual, su tasa de interés, que es la referencia en el mercado financiero mexicano para determinar el costo que pagan los usuarios de crédito y el rendimiento que reciben los ahorradores.

La actividad económica en México registró una moderación en su ritmo de crecimiento durante el tercer trimestre, apuntó el banco central en su comunicado. Si bien las exportaciones han continuado evolucionando de manera favorable y la inversión privada ha mostrado signos de recuperación, “el consumo privado sigue sin registrar señales claras de reactivación y los efectos del gasto público sobre la actividad económica no se han manifestado plenamente”, afirmó. Como reflejo de lo anterior, todavía persisten condiciones de holgura en el mercado laboral y en la economía en general, por lo que no se anticipan presiones generalizadas sobre la inflación provenientes de la demanda agregada (consumo e inversión de los sectores público y privado), añadió.

La junta de gobierno no identifica los acontecimientos sociales que, a su juicio, han provocado un incremento en los riesgos a la baja para el crecimiento de la actividad. En estos dos últimos meses, en el país ha crecido la protesta por la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero. A la vez, la inseguridad pública, según analistas privados, es el principal factor que puede obstaculizar el crecimiento de la economía nacional.

El banco central aseguró que el proceso de determinación de precios en la economía no se ha visto afectado por el repunte de la inflación en los últimos meses. Después de llegar a 4.30 por ciento anual en octubre, el dato mensual más reciente, la inflación cederá a alrededor de 4 por ciento a finales de 2014 y se reducirá “considerablemente” a partir de 2015 para que se mantenga en torno a 3 por ciento a mediados del ejercicio, anticipó.

En este contexto se espera una evolución creciente de las tasas de interés reales –la diferencia entre los réditos y la inflación– de corto plazo en los siguientes meses, aún si no se modificara en ese periodo la tasa de interés de referencia del banco central, señala el comunicado.

Confianza del consumidor

La situación económica del país es peor ahora comparada con la que prevalecía hace 12 meses, de acuerdo con un índice elaborado por el Banco de México y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que mide la percepción de los consumidores en el plano personal y respecto de la economía nacional.

El Índice de Confianza del Consumidor, integrado por cinco componentes, se situó el mes pasado en un nivel de 92.9 puntos, 2.3 unidades más que en octubre y 4.2 arriba del nivel registrado en noviembre de 2013, informaron el Banco de México y el Inegi.

Uno de sus cinco componentes, el relacionado con la situación económica del país ahora, respecto de cómo estaba hace 12 meses, fue el único que mostró retroceso.

La medición sobre la confianza de los consumidores mexicanos se elabora a partir de una encuesta a 2 mil 366 viviendas de 32 ciudades del país, en la que se entrevista personalmente al informante, siempre que sea mayor de 18 años.

El índice tiene cinco componentes: dos hacen referencia a la situación económica actual y esperada del hogar del entrevistado; otros dos atienden a la situación económica actual y esperada del país y el quinto refleja qué tan propicio consideran el momento actual para la compra de bienes de consumo duradero.

Este indicador es considerado como un termómetro del consumo interno, dado que refleja la percepción que tiene el consumidor sobre el país y su situación personal antes de tomar la decisión de hacer una compra o tomar una deuda.

JSL
JSL