Isinbayeva
Injusto generalizar castigo por dopaje: Isinbayeva
13 noviembre, 2015
aeropuerto
Morena presenta hoy propuesta de aeropuerto a SCT
13 noviembre, 2015

Consumo será moderado en 2016 por panorama económico: Merrill Lynch

Merrill Lynch

Por Israel Rodríguez

México, DF. Un crecimiento más lento de los salarios reales y de las remesas, menor confianza del consumidor, mayores tasas de interés reales y un menor gasto de gobierno ocasionará que el crecimiento del consumo se moderará en 2016, consideró el Banco de América-Merrill Lynch (BofAML).

Carlos Capistrán, economista en Jefe para México de la institución financiera internacional, estimó que las ventas de autos y al menudeo continuarán con buen ritmo y los servicios se acelerarán, “pero prevemos que el consumo de bienes importados se reducirá”.

Afirmó que el consumo crecerá más que la economía en 2016, pero a menor ritmo que durante el presente año. “Prevemos que el consumo total privado se desacelere a 3.1 en 2016, del 3.5 por ciento de 2015”.

Recordó, que hasta ahora el consumo ha sido fuerte en lo que va de 2015. El consumo privado total creció 5 por ciento trimestral ajustado por estacionalidad en términos reales durante el primer trimestre del año, y 4 por ciento durante el segundo.

Estas tasas son fuertes, considerando que la tasa de crecimiento promedio desde 1993 está en 3.1 por ciento y que la economía creció menos de 2.5 por ciento durante el mismo periodo. Además, hace un año el consumo crecía a una tasa de 1.8 por ciento. El consumo ha sido impulsado por la fuerte creación de empleos, mayores salarios reales debido a la inflación, el impulso a las remesas tras la depreciación del peso y un mayor gasto de gobierno como efecto de las elecciones intermedias.

Advirtió que las altas tasas de crecimiento en algunos sectores dentro del consumo han creado el espejismo de que el consumo se está acelerando, pero no es así.

Explicó que en términos nominales, las ventas de automóviles han crecido 20 por ciento desde el inicio del año y las ventas dentro de las tiendas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) se han incrementado en 6 por ciento. En términos reales, las ventas al menudeo han crecido 5 por ciento desde el inicio del año. Pero las estadísticas del consumo total muestran que el éste solamente creció 3 por ciento durante los primeros meses del tercer trimestre de 2015.

Señaló que un fuerte crecimiento en el consumo de bienes importados es un área que ha ayudado al crecimiento del consumo total . Sin embargo, este crecimiento no es sostenible dada la fuerte depreciación del peso que acumula 14 por ciento en lo que va del año.

Con datos más actualizados de la balanza comercial muestran que los bienes importados para consumo ya se han contraído 16 por ciento mensual ajustado por estacionalidad en septiembre, a pesar de que los bienes importados no-petroleros solamente tuvieron una contracción de 0.1 por ciento mensual ajustado por estacionalidad. Los consumidores apenas están iniciando el proceso de cambio a bienes locales.

Aseguró que se debilitan los determinantes del consumo, o se debilitarán pronto. Por ejemplo, los salarios reales se están desacelerando después de un fuerte aumento durante el primer semestre de 2015. El crecimiento real de los salarios se mantendrá limitado en 2016 cuando la inflación se acelere por encima del 3 por ciento.

Las remesas en dólares seguirán aumentando en 2016, pero las remesas en pesos crecerán mucho menos en 2016 que en 2015 . “La razón es que no prevemos otra depreciación fuerte del peso”. Los economistas del Banco de América- Merrill Lynch que el peso promedie 16.8 pesos por dólar en 2016, contra los 16.1 dólares en 2015, y 13.3 dólares en 2014.

Por su parte, la confianza del consumidor se mantiene débil a pesar del aumento de 0.6 por ciento mensual ajustado por estacionalidad en octubre. Los hogares se mantienen inseguros sobre las condiciones de la economía en los próximos 12 meses, una señal de que los hogares no anticipan un aumento en el ingreso futuro esperado, que es un importante determinante del consumo.

Además, las tasas de interés reales aumentarán. “Prevemos que el Banco de México aumente sus tasas de interés hasta por 75 puntos base en 2016. Esto es mayor al aumento que esperamos para la inflación; por lo tanto, buscamos que las condiciones monetarias sigan dando soporte, pero menor al actual. Menores tasas reales son un factor detrás de las fuertes ventas de autos y un aumento en la confianza del consumidor en la compra de bienes durables”.

Adicionalmente, el gobierno recortará el gasto público casi en 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) durante el segundo semestre de 2015 y 2016. El gasto público está dando vuelta en U después de aumentar más de 5 por ciento interanual en términos reales durante la primera mitad del año antes de las elecciones.

El consumo de servicios ha estado por debajo del consumo total en lo que va de 2015, aumentando solamente 2.6 por ciento en términos reales desde el inicio del año; sin embargo, prevemos que los servicios se aceleren en 2016. La razón de este bajo rendimiento, explicó, es que muchos de los servicios están relacionados con el sector de las exportaciones, en particular las manufacturas y las petroleras. “Ya que prevemos que las exportaciones totales mejoren, los servicios deberían fortalecerse, aunque es poco probable que esto se materialice antes del segundo semestre de 2016”.

Finalmente, apuntó que el crecimiento del consumo se moderará y no que el consumo se contraerá, pues existen muchos factores que apoyarán al consumo. “Prevemos que el desempleo decline y que la creación formal de empleos continúe pero a tasas más moderadas. Y el crédito seguirá apoyando al consumo. Aún esperamos que las ventas al menudeo, las ventas de autos y de la ANTAD sigan superando al consumo total, aunque probablemente no tanto como en 2015”.