Se amplió 842% la brecha entre el aumento de ingresos y los gastos
3 noviembre, 2014
Astillero, Pacto por México
Astillero: Tlatlaya, no se olvida
3 noviembre, 2014

Crecimiento será notoriamente menor al previsto, apenas 2% o menos: Ceesp

DE LA REDACCIÓN

La economía mexicana seguirá creciendo, pero a un ritmo notoriamente inferior al que se tenía previsto, por lo que es factible que al cierre del año el incremento del PIB sea menor a la mayoría de los pronósticos, acercándose más a 2 por ciento o por debajo de este nivel, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

En su análisis semanal el centro dijo que transcurrido el tercer trimestre del año, la evolución de los principales indicadores económicos no refleja el dinamismo que se había anticipado, en un momento en el que el país deberá enfrentar los desequilibrios del mercado petrolero, lo que puede llevar incluso a modificar las expectativas para el próximo año.

Recordó que la mayoría de las previsiones apuntaban a que en el tercer y cuarto trimestres de 2014 el ritmo de crecimiento de la actividad económica estaría por arriba de 3 por ciento, lo que se requiere para cumplir con la meta oficial de 2.7 para todo el año, incluso para lograr el pronóstico de los especialistas que se ubica en 2.47 por ciento, según los resultados de la encuesta que realizó el Banco de México en septiembre.

Sin embargo, de acuerdo con el reciente reporte del Inegi, la economía medida a través del comportamiento del indicador global de la actividad económica (Igae), tuvo un avance anual de sólo 1.29 por ciento durante agosto, lo que en términos desestacionalizados significó una caída de 0.17 por ciento en comparación con el mes previo, su primera variación negativa en los últimos cinco meses.

Explicó que dicho comportamiento indica que el crecimiento anual del bimestre julio-agosto fue de 1.9 por ciento, de tal manera que para cumplir el pronóstico de los especialistas del sector privado de un incremento de 2.85 por ciento del PIB para todo el tercer trimestre, se requeriría que el Igae mostrara un avance anual de poco más de 4.5 por ciento en septiembre, lo cual se ve complicado.

‘‘No hay duda de que diversos indicadores macroeconómicos muestran una paulatina mejora, pero también es evidente que su dinamismo no es suficiente para que la economía muestre mayor ritmo de crecimiento’’, consideró.

De acuerdo con el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial, el arrastre de la economía estadunidense sobre la mexicana en esta ocasión ha reportado un rezago, posiblemente debido a una disminución en la importación de Estados Unidos de algunos bienes que México produce y que tienen un importante peso en la parte exportadora nacional, como televisiones, equipo de video, teléfonos celulares y otros bienes del hogar, que muestran bajas desde 2008.

Señaló que la fortaleza en la producción de crudo de Estados Unidos genera una baja importante en su importación petrolera, lo que incide negativamente en los ingresos mexicanos y afecta la captación de recursos del sector público por este concepto.

Advirtió que si la plataforma de exportación petrolera se sigue reduciendo a consecuencia del incremento en la producción de crudo de Estados Unidos, podría poner en aprietos las cuentas del sector público mexicano, propiciando mayores déficit y más endeudamiento.

En el mercado interno destacó que las ventas aún no confirman un repunte importante, mientras la tasa de desocupación, junto con la de subocupación, reflejan la enorme necesidad de generar más puestos de trabajo.