nobel
Nobel de la Paz premia a los artífices del diálogo nacional en Túnez
9 octubre, 2015
Blatter
Blatter fue escuchado antes de ser suspendido, aclara la FIFA
9 octubre, 2015

Desplazan los préstamos de nómina a las tarjetas de crédito

tarjeta

Foto Cuartoscuro

Por Roberto González Amador

Los préstamos personales y los garantizados con el pago de la nómina están sustituyendo a la tarjeta de crédito cuando las personas deciden financiar con un banco sus necesidades de consumo, mostró información del sector.

La contratación de créditos de nómina y personales tiene la mayor contribución al crecimiento de los préstamos al consumo, mencionó BBVA Bancomer, que cita los datos más actualizados sobre el desempeño de la cartera de los bancos.

El saldo del crédito al consumo creció a una tasa nominal de 7.2 por ciento anual (4.5 por ciento si es descontado el efecto de la inflación), mencionó el reporte de Bancomer, publicado esta semana. Esa dinámica, similar a la del año pasado, es todavía menor a la mostrada en 2012 y 2013, cuando este renglón creció 22.7 y 14.2 por ciento, respectivamente.

La evolución del crédito al consumo, que es el contratado por familias y personas, se debió sobre todo al desempeño de los créditos de nómina, que aportan una cuarta parte del total del financiamiento al consumo, y personales, que contribuyen con 19 por ciento, una quinta parte, del total, apuntó Bancomer.

El crédito contratado mediante préstamos garantizados con la nómina creció en el último año 20.1 por ciento, mientras los personales lo hicieron a una tasa anual de 4.5 por ciento, ambos casos en términos nominales.

La contratación de créditos para la compra de bienes de consumo duradero, como autos, creció 11 por ciento anual.

Una situación distinta ocurre con las tarjetas de crédito, que representan 41 por ciento de la cartera de préstamos al consumo de la banca. Este segmento creció el último año sólo 1.9 por ciento nominal, una contracción de casi uno por ciento si se mide en términos reales, es decir, aplicado el efecto de la inflación.

La tarjeta de crédito no refleja una tendencia de recuperación, lo que indica que los consumidores están usando otras fuentes de financiamiento, apuntó Bancomer.

Hay muchísima promoción de créditos personales y de préstamos de nómina y las personas están prefiriendo tomar créditos de este tipo que usar la tarjeta, comentó Jorge Alfaro, presidente de la comisión de medios de pago de la Asociación de Bancos de México, durante una conferencia de prensa la semana pasada.

La evolución del financiamiento a través de la tarjeta de crédito aún no refleja una clara tendencia de recuperación, según el reporte de Bancomer. Ello puede ser una señal de que los consumidores están utilizando otros medios de financiamiento, como los créditos no revolventes –de nómina y personales– o que pudieran estar haciendo un uso más intensivo del efectivo, añadió.

De acuerdo con cifras el Banco de México citadas en el reporte, entre enero y agosto el monto de billetes y monedas en manos del público se incrementó a 21 por ciento anual, la mayor tasa para un periodo similar desde 2000.

El establecimiento de un límite a la deducción de impuestos que pueden solicitar los contribuyentes y la mayor fiscalización a través del uso de tarjetas de crédito, como parte de la reforma fiscal, llevaron a que el año pasado bajara el uso de medios de pagos electrónicos, entre ellos la tarjeta.

En un informe publicado en mayo de este año, el Banco de México mencionó que las medidas fiscales y la regulación relacionada con medios de pago que entraron en vigor el primero de enero de 2014 llevaron a los individuos a incrementar su uso de efectivo y a reducir la utilización de otros medios de pago.