futbol
En marcha, Asociación Mundial de Ligas de Futbol
1 Diciembre, 2015
inclusión financiera
Videgaray aboga por dar prioridad a inclusión financiera
1 Diciembre, 2015

Fondos para el retiro, los mayores inversionistas en 2016: Amafore

fondos para el retiro

Por Víctor Cardoso

México, DF. A partir del año entrante los fondos para el retiro de los trabajadores mexicanos financiarán proyectos del sector infraestructura, principalmente de energía y telecomunicaciones, con al menos 280 mil millones de pesos, lo que representará el doble de los recursos invertidos actualmente en ese tipo de actividades.

Así lo adelantó el presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), Carlos Noriega Curtis, quien precisó que se utilizarán instrumentos financieros como los certificados de infraestructura (conocidos como CKD’s), los fideicomisos de bienes raíces (Fibra E) y los certificados de participación en proyectos de inversión (Cerpis).

“Buena parte del cumplimiento del Programa Nacional de Infraestructura dependerá del financiamiento que se obtenga de los recursos manejados por las afores. Con un crecimiento promedio de 10 por ciento anual en el monto de los recursos de los trabajadores, las afores se convertirán en los inversionistas más importantes del país”, dijo. Actualmente esos recursos equivalen de manera global a poco más de 14 por ciento del producto interno bruto (PIB) nacional.

No obstante, el presidente de la Amafore dio a conocer que existe “preocupación” y “frustración” por no ver que las autoridades y el Congreso mexicano impulsen una ley que eleve el nivel de ahorro para el retiro de los trabajadores. Las afores, aclaró, “no buscan más ahorro por administrar más recursos, sino porque eventualemte podrían desaparecer si no ofrecen buenas pensiones”.

Hasta ahora, dijo Noriega Curtis, el sistema de pensiones del país ha sido financieramente viable por los altos rendimientos obtenidos, pero la pensión de cada trabajador será mejor si se ahorra más.

Por tanto, dijo, es indispensable avanzar hacia una segunda generación de “reformas estructurales” en materia de pensiones que fortalezca el ahorro y genere mayores rendimientos, además de que simulténeamente se implementen acciones orientadas a mejorar la calidad en el servicio para los trabajadores afiliados.