En dos meses Odebrecht será caso judicial, anuncia Gertz
6 mayo, 2019
Convoca la Permanente a periodo extraordinario para aprobar reforma educativa
6 mayo, 2019

Inegi ve riesgo de recesión económica

Julio Santaella, presidente del Inegi advirtió riesgos en la economía del país. Foto Roberto García

Dora Villanueva 

Ciudad de México. De seguir las caídas continuas en otros sectores productivos, además del industrial, más allá de ser un signo de desaceleración hace inminente el riesgo de una contracción de la economía; y si esta tendencia se mantiene al menos dos trimestres se puede hablar de una recesión, sostuvo Julio Santaella, presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con los datos publicados por el Inegi, entre enero y marzo de este año, la economía se contrajo 0.2 por ciento respecto al trimestre anterior, arrastrada por una pérdida en la actividad industrial y de servicios de 0.6 y 0.2 por ciento, respectivamente. Repetir otro ciclo en números rojos advertiría que hay un deterioro real, generalizado y significativo en la economía mexicana.

“No le corresponde al Inegi definir eso, eso está fuera de nuestro ámbito”, contestó Santaella sobre si los datos que ha generado el organismo que preside apuntan a una recesión de la economía mexicana.

Pero explicó, “la regla de dedo que tenemos actualmente en casi todos los países es que dos trimestres consecutivos de contracción económica se dice que estamos en recesión”.

En ese sentido, Santaella dijo que desde Inegi se analiza la posibilidad de crear un grupo técnico de expertos, entre cinco y seis personas, que puedan exponer en qué estado se encuentra la economía mexicana con base en un análisis de los datos presentados, tal como sucede en Estados Unidos.

Previamente, durante la presentación del libro ¿A quién le importa saber?, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el economista destacó que la información estadística se hizo más relevante en la década de los 80, con una crisis económica encima sumada a la necesidad de renegociar la deuda sin tener un diagnóstico detallado del país y sus sectores productivos.

“La anécdota es 1982, de acuerdo con lo que Pedro Aspe nos cuenta. El presidente Miguel de la Madrid pregunta: ¿estamos en recesión o no estamos en recesión? La respuesta de

Pedro Aspe fue ‘señor presidente, no sabemos, estamos a oscuras y vamos a saber dentro de 18 meses’ (…) La crisis económica exhibió la carencia de información”, sostuvo Santaella.

Por otro lado, agregó que las metas planteadas por la nueva administración en el Plan Nacional de Desarrollo hacen un poco difícil medir estadísticamente su cumplimiento, por su alto contenido con enfoque de derechos humanos, sobre los que no hay suficiente seguimiento numérico.

«Hay fenómenos nuevos que requieren medición (…) por ejemplo, el PND que el Ejecutivo acaba de enviar al legislativo para su aprobación tiene un enfoque muy fuerte sobre la satisfacción de derechos humanos, y esa en un área en la que tenemos que tener conciencia y claridad de cómo medir la atención de derechos humanos desde un punto de vista estadístico», manifestó.

El Inegi es el mejor organismo de estadística oficial de diez países a los que el BID dio seguimiento. Debajo se encuentran Colombia, Brasil Perú y Ecuador, pero también por arriba del promedio global; y por debajo de éste, se cuenta República Dominicana, Argentina, Bolivia, El Salvador y Guatemala, reveló el estudio.

Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México, externó el papel del organismo y dijo que las atribuciones que tiene desde que logró su autonomía en 208 han permitido despolitizar algunos debates sobre las cifras oficiales del gobierno.

“La medición de los precios y la inflación (…) le da certidumbre a la información sobre precios e inflación porque le quitó a la instancia, que era el Banco de México, encargada de preservar el poder adquisitivo de la moneda, que era juez y parte”, ejemplificó.

Asimismo, destacó que en el estudio, Inegi es el organismo con la mejor calificación, de 8.83 en una escala que llega al 10, y de 9.36 en la construcción de sus estadísticas.

Por su parte, José Antonio Mejía, investigador del BID, recalcó que de acuerdo al estudio, los ONE de las economías latinoamericanas tienen márgenes de “eficiencia” mejores a los de las administraciones públicas correspondientes, pero está minusvalorado el papel que tienen.

“La capacidad de las ONE, está relacionada directamente con la del resto del gobierno, por lo que la existencia de unidades técnicas que emanen datos, tiene un impacto positivo”, recalcó.

JSL
JSL