Critica Inmujeres revictimización de Odalys por parte de la PGJE
21 marzo, 2018
Renuncia Kuczynski
21 marzo, 2018

Más barato producir en México que en China: HSBC

Juan Marotta, director general adjunto de banca de empresas de HSBC, y Lyssette Bravo, directora de asuntos externos para México y América Latina de ese grupo financiero. Foto: Roberto González Amador

Roberto González Amador

Ciudad de México. Para una empresa multinacional orientada a la exportación, hoy es más barato producir en México que en China. La razón está en los bajos costos de mano de obra y de transporte, comparados con los de la nación asiática. Así lo aseguró este miércoles Juan Marotta, director general adjunto de banca de empresas de HSBC, al dar a conocer el resultado de una encuesta sobre las perspectivas del comercio exterior, aplicada por la firma financiera en 26 países.

“Hoy el salario industrial de México es 50 por ciento del salario industrial pagado en China. Hace dos décadas la relación era la opuesta. Hoy es más barato para una multinacional producir en México que en China y la cercanía geográfica con Estados Unidos genera no sólo un beneficio respecto al costo de la mano de obra, sino también en lo relacionado con los costos de transporte”, dijo Marotta.

HSBC elaboró un estudio, con base en encuestas realizadas a empresas con actividad internacional en 26 países —entre ellos México— sobre las perspectivas del comercio exterior y la demanda de financiamiento para esta actividad. Las empresas mexicanas son las que tienen una visión más positiva respecto del comercio internacional, a la vez que están confiadas en que la relación con Estados Unidos “no va a ser disruptiva”, aun con el ambiente creado en los últimos meses por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), explicó.

El nivel de los salarios pagados en México, respecto de otros países con los que comercia Estados Unidos, particularmente China, ha sido uno de los temas de controversia en el actual proceso de negociación del TLCAN.

Y aunque es un hecho que el nivel promedio de los salarios de los trabajadores mexicanos se ha ido rezagando respecto de China, el costo de la mano de obra no es el principal factor de la competitividad de México, sostuvo Marotta.

“La competitividad de México no se explica únicamente por el salario industrial, sino también por el factor geográfico, la infraestructura en puertos y vialidades, la salida a los océanos Atlántico y Pacífico a través de puertos de aguas profundas y la conectividad con Estados Unidos”, comentó.

México, dijo, es una de las economías más abiertas del mundo: la suma de las exportaciones e importaciones representa más de dos tercios del producto interno bruto (PIB), una relación que muy pocas economías del tamaño de la mexicana tienen.

“La reglamentación y regulación en México son aptas para recibir inversiones. Es la combinación de todos esos factores lo que hace atractivo a México para recibir inversión extranjera y eso hace que en el país se vayan formando cadenas industriales que hace 20 años no estaban”, agregó.

Es en la medida que las economías de los países logran una mayor productividad que se puede incrementar la riqueza de esa nación y reducir la brecha salarial, expuso.

”En China, este proceso de incrementar la riqueza del país implicó que ha tenido más posibilidad de colocar sus productos y en la medida que eso sucedía se incrementaba la productividad de las empresas y con ello el salario de los trabajadores. Eso mismo podemos trazar en una economía como la mexicana”.

Ruido por el TLCAN no afectó expectativas de comercio exterior

La encuesta fue levantada por HSBC en 26 países donde tiene presencia entre diciembre de 2017 y enero de 2018. Para el caso mexicano, las fechas en que fue recabada la información permitió incorporar la forma en que el proceso para renovar la Presidencia influye en la perspectiva de los empresarios relacionados con el comercio exterior, explicó.

Entre el grupo de países considerados, los empresarios mexicanos son los que tienen una visión más positiva sobre el comercio exterior, relató Marotta, sobre el resultado del estudio. Cada vez, dijo, están más confiados en que la relación comercial con Estados Unidos “no va a ser disruptiva” y, si bien toman como un factor relevante la incertidumbre asociada a la renegociación del TLCAN, no la ven “como una disrupción del comercio con Estados Unidos y Canadá”.

“El mercado respecto del cual están más optimistas los empresarios mexicanos es el de Estados Unidos y Canadá y esto parece contraintuitivo cuando leemos lo que pasa en las negociaciones” del TLCAN, añadió. Y otro dato que arrojó el estudio es que los empresarios mexicanos ven que los otros dos países de América del Norte se van a mantener como los líderes para el comercio de México, si bien anticipan una mayor participación del intercambio con India, China y países de América Latina como Argentina.

“Cuando leo el estudio interpreto que los empresarios mexicanos ven un TLCAN renovado. Ese acuerdo representa 28 por ciento del PIB global y 16 por ciento del comercio mundial. Para los empresarios es difícil ver que esto desaparezca. Es difícil que este flujo de divisas y mercancías se pueda frenar”.

Aun con esta perspectiva, los empresarios mexicanos con actividad en el comercio exterior tienen interés en explorar las posibilidades que generan políticas comerciales con otros países.

Casi la mitad de los empresarios mexicanos que participaron en la encuesta respondieron que buscan mayor actividad a futuro con los países de la Alianza del Pacífico, bloque que comprende a México, Perú, Colombia y Chile.

“Nuestro pronóstico es que continúe la profundización de relaciones entre la economía mexicana y sus socios del TLCAN, así como una integración comercial gradual con otras economías importantes del mundo. Esto ayudará a atraer más inversión a sectores en los que México tiene fortalezas y permitirá a las industrias mexicanas acceder a un mayor abanico de proveedores fuera del país”, de acuerdo con el estudio.

JSL
JSL