Titular de la SSP recorre y supervisa el penal de La Pila
10 enero, 2016
Interpol México inicia ruta de extradición de ‘El Chapo’
10 enero, 2016

México reduce gasolina con retraso de 4 años: Cepal

Una de las gasolineras ubicadas en la ciudad de México. Foto La Jornada

Por Susana González G.

México, DF. La reducción del precio de la gasolina, en concordancia con el desplome del correspondiente al petróleo a nivel mundial, llega a México por lo menos con cuatro años de retraso respecto a la mayoría de los países, petroleros o no, tanto de América Latina y el Caribe, como de los países con los que integra la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), de acuerdo con reportes tanto de éste organismo como de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Los precios de las gasolinas y el diésel disminuyeron 3 por ciento aquí apenas arrancó 2016. Un hecho inédito en la historia de México, consecuencia de un nuevo esquema de precios y régimen fiscal que comenzó a aplicarse y que se basa en las condiciones de mercado, pero limitado a aumentos y disminuciones que no rebasen un margen del 3 por ciento a fin de evitar la volatilidad, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Antes, el gobierno federal decidió cancelar durante 2015 los aumentos mensuales a los combustibles, los llamados “gasolinazos” que se aplicaron durante seis años consecutivos (2008- 2014).

Sin embargo, un análisis preliminar de la Cepal sobre el impacto que la volatilidad en el precio del petróleo ha generado en los países latinomericanos destaca que 14 de 18 naciones analizadas, comenzaron a abaratar el precio de las gasolinas desde 2012, es decir hace cuatro años, de manera paralela al declive del precio del crudo, mismo que se agravó desde mediados de 2014 luego de rebasar máximos históricos de 100 dólares por barril.

México y Argentina fueron las únicas naciones de la región a contracorriente de dicha tendencia pues los precios de las gasolinas siguieron encareciéndose, en tanto que en Ecuador y Bolivia, ambos países petroleros, se mantuvieron más o menos estables, revelan gráficas de la Cepal.

“Cuando se compara el nivel de precios para la gasolina entre 2012 y 2014, se observa que los países que han traspasado en mayor magnitud los beneficios de los precios internacionales a sus precios internos son Colombia, Guatemala, El Salvador, República Dominicana, Perú, Panamá, Brasil y Costa Rica, en ese orden. Chile, Honduras y Nicaragua, también presentan disminuciones en sus precios de los combustibles pero en menor medida. Por otro lado, para ese mismo periodo, Ecuador, Bolivia, México y Argentina no han experimientado una disminución significativa en sus precios internos de hidrocarburos a pesar de los menores precios del petróleo y sus derivados en el último año”, precisa la investigación de la Cepal, a cargo de Andrés Arroyo, oficial de asuntos económicos del organismo, y Fernando Cossío Muñoz, consultor y experto internacional en política fiscal.

LA INFLACIÓN DE ENERGÉTICOS EN MÉXICO, DE 2 A 17 VECES MÁS QUE LA OCDE

A su vez, el más reciente reporte de la OCDE sobre la inflación registrada hasta noviembre de 2015 entre sus 34 países asociados, muestra que México fue la única nación donde el precio de los energéticos no dejaron de subir y en este caso no se trata únicamente de la gasolina sino también de la electricidad y el gas.

El aumento de precios en dichos energéticos reportado por México en el penúltimo mes del año pasado fue de 0.5 por ciento, en contraste con la caída de 10 por ciento que, en promedio, alcanzó la OCDE.

El abaratamiento de los energéticos entre los asociados del organismo también cumple un cuatrienio, mientras que en México la inflación de los mismos fue de 7.3 por ciento en 2012, de 8.1 por ciento en 2013 y 8.4 por ciento en 2014. Tales cifras representan entre dos y hasta casi 17 veces más los promedios de inflación en energéticos que tuvo la OCDE en los mismos años ya que fueron de 4.1 por ciento en 2012, de 1.3 por ciento en 2013 y 0.5 por ciento en 2014.

La inivestigación de la Cepal reconoce que existe cierto rezago en los países para trasladar la baja del precio internacional del petróleo a los de las gasolinas y hace notar que en ello también influye la devaluación que han sufrido las monedas de la región frente al dólar desde el segundo semestre de 2014, pero también al esquema de precios que cada país tiene y que está vinculado a regulaciones, impuestos y subsidios.

“En México, la fijación de los subsidios se deriva de las recomendaciones de la Agencia Internacional de Energía (AIE) para países importadores, donde se define el precio de referencia internacional o costo de oportunidad”, refiere. Por otro lado, alerta que los países que pueden permitirse un déficit más elevados porque han acumulado un alto nivel de reservas durante los años en que el petróleo alcanzó altos precios, como es el caso de México, “deben prever minuciosamente su política monetaria a futuro a medida que vayan agotando sus reservas”.