Un hospital en Cuajimalpa, convertido en un riesgo para la comunidad
17 noviembre, 2018
Tormentas en norte y noreste del país a causa del frente frío 11
18 noviembre, 2018

Ofertas del Buen Fin no convencen a consumidores

Las pantallas de televisión es artículo más buscado por los consumidores durante el Buen Fin. Foto: Carlos Ramos Mamahua

Alejandro Alegría

Ciudad de México. Aunque la gente acudió este sábado a tiendas de autoservicio y departamentales para aprovechar El Buen Fin, consumidores indicaron que no encontraron ofertas, o bien solo adquirieron artículos que necesitaban.

“Lo quisieron hacer como en Estados Unidos, prácticamente todo lo dan allá a menos de la mitad de su precio. Aquí, ahorita, quisieron copiarle, pero no”, dijo Juan Carlos Castañeda, quien acudió, junto con su familia, al centro comercial Torres Lindavista, en Gustavo A. Madero. “Una oferta que digas wow! No, la verdad no”, agregó.

Una consumidora, acompañada de su nieto, y que prefirió no dar su nombre, indicó que no encontró ofertas en el segundo día del programa que busca incentivar el mercado interno. “No, ¿tú crees un 10 por ciento? Es mínimo. Nada más por que lo necesitamos”, dijo.

Jorge, un joven que acudió a un Walmart en la alcaldía Cuauhtémoc, para adquirir una pantalla de televisión, comentó que aún revisaba si valía la pena comprar, pues estaba comparando precios y calidad tanto en físico como en sitios online con su teléfono móvil.

Sin embargo, la perspectiva cambia con la zona, pues una consumidora que acudió a Parque Delta, en la alcaldía de Benito Juárez y que también se reservó a dar su nombre, comentó que sólo adquiere cosas si las necesita durante El Buen Fin. En un carrito de supermercado, llevaba todos sus productos, como cremas cosméticas con 70 por ciento de descuento o ropa con precios rebajados de 30 por ciento.

En tanto, en la avenida Presidente Mazarik, en el corazón de Polanco, donde se encuentran algunas de las tiendas de lujo lucia como cualquier día, sin largas filas, aunque si con algunos anuncios de El Buen Fin.

Caso contrario sucedió en la tienda departamental Liverpool, en esa misma zona, donde las áreas de electrónica y telefonía tuvieron gran concurrencia, sobre todo para adquirir pantallas de televisión y telefonía móvil.

Otras establecimientos de lujo como El Palacio de Hierro en la colonia Roma, tuvieron afluencia, pero fue en menor proporción y la gran mayoría acudió por electrodomésticos, ropa y calzado.

De acuerdo con un estudio de la agencia de investigación de mercados Kantar TNS, El Buen Fin es uno de los momentos que más aprovechan más los segmentos de la población con menor poder adquisitivo para hacerse de bienes como ropa, zapatos, juguetes, juguetes, despensa y medicamentos.

El estudio revela que el 88 por ciento de la población acudirá a algún establecimiento comercial o a sitios web para aprovechar las ofertas, sin embargo reveló que “para el nivel socioeconímico D+D es una oportunidad para abastecerse de bienes que es más complicado adquirir durante el resto del año”.

El tipo de adquisiciones contrasta conforme avanza el nivel socioeconómico, pues el C/C- busca objetos como relojes, mientras que el segmento de NSE ABC+ se inclina más por adquirir productos de categorías menos indispensables como son línea blanca, videojuegos, viajes, deportes, vinos y licores.

La agencia identificó que el 68 por ciento de las compras se realizan en los establecimientos físicos, siendo la cadena Liverpool (19 por ciento) la que encabeza en preferencia, seguida de Coppel, Walmart, Chedraui, Bodega Aurrera y Suburbia.

La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes indicó que un en promedio solo una tercera parte de los 9 productos más comunes que se adquieren en el puente del aniversario de la Revolución Mexicana tienen un descuento atractivo.

Agregó que predominan las compras a meses sin intereses, pero advirtió que comprar en esta modalidad representa un riesgo para la economía de las familias mexicanas a mediano plazo, ya que en caso de no poder cubrir una de las mensualidades el interés moratorio se dispararía notoriamente, pues el costo anual total (CAT) puede elevarse hasta 137 por ciento.

JSL
JSL