Subastan en 70.5 mdd una tela de Cy Twombly, cifra récord
12 noviembre, 2015
eruviel tanque de gas
Un muerto y 19 heridos por explosión de pipa de gas en Tlalnepantla
12 noviembre, 2015

Reconoce BdeM riesgos en la economía

riesgos en la economía

Por Israel Rodríguez

México, DF. Los integrantes de la Junta de Gobierno del Banco de México, reconocieron que el balance de riesgos en la economía mexicana se ha deteriorado y destacaron que la actividad económica en México continúa mostrando un crecimiento moderado. Uno de sus miembros recordó que este crecimiento no es muy diferente al promedio observado en los últimos 15 años.

Por otro lado, la Junta de Gobierno decidió por unanimidad mantener en 3 por ciento el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, en virtud de que estimó que la postura monetaria vigente es conducente a afianzar la convergencia de la inflación a la meta permanente de 3 por ciento.

Los miembros de la Junta de Gobierno del Banco Central son encabezados por Agustín Guillermo Carstens Carstens, Gobernador y presidente de la sesión. Los subgobernadores Roberto Del Cueto Legaspi, Javier Eduardo Guzmán Calafell, Manuel Ramos Francia, Manuel Sánchez González y el Secretario de la Junta de Gobierno, Fernando Luis Corvera Caraza.

De acuerdo con la minuta número 39 de la reunión efectuada el pasado 29 de octubre, la mayoría de los integrantes de la Junta de Gobierno apuntó que las exportaciones han perdido dinamismo y uno destacó en particular el caso de las automotrices, dada la desaceleración de la demanda externa, los deprimidos precios del petróleo y la reducción de la plataforma de producción.

Otro integrante agregó que esto ha sucedido a pesar de la significativa depreciación real del peso. La mayoría señaló que la inversión ha mantenido un crecimiento bajo, destacando algunos integrantes que esto fue reflejo del lento crecimiento de la industria de la construcción. Al respecto, un miembro agregó que preocupa el continuado declive de la confianza empresarial.

En contraste, la mayoría notó que el consumo sigue mostrando una tendencia al alza,

apoyado por los bajos niveles de inflación y la evolución del mercado laboral. Algunos de ellos destacaron que el aumento en las remesas en términos reales en pesos y el financiamiento bancario también han impulsado el consumo.

Por el lado de la oferta, algunos integrantes destacaron que el impulso reciente al Producto Interno Bruto (PIB) se explica primordialmente por el dinamismo del sector servicios. Por su parte, uno mencionó que la industria continuó siendo afectada por la caída en la producción minera y, en menor medida, por el debilitamiento de la construcción.

En este escenario de volatilidad, otro miembro de la Junta de Gobierno argumentó que la política monetaria tendría que ajustarse en México antes que en los Estados Unidos y precisó que dicho ajuste tendría un carácter reactivo y no preventivo.

Agregó que de no materializarse dicho escenario, entonces el de mayor probabilidad sería uno de apretamiento monetario en México inmediatamente después del aumento en la tasa de política en Estados Unidos.

Ello para enfrentar el riesgo de un deterioro de la confianza y presiones en los mercados financieros, particularmente considerando la atención que se ha dado al primer incremento en la tasa de referencia de aquel país.

Algunos miembros señalaron que ajustar la tasa de política monetaria antes que la Reserva Federal no sería conveniente, ya que dicho movimiento sería ineficiente y con elevados costos.

Teniendo en consideración la holgura prevaleciente en la economía, se espera que en lo que resta de 2015 la inflación general y la subyacente se mantengan por debajo de 3 por ciento. Partiendo de los niveles bajos anticipados para el cierre de 2015, se prevé que ambos indicadores tomen una ligera tendencia al alza a lo largo de 2016 como reflejo del ajuste en precios derivado de la depreciación de la moneda nacional y del desvanecimiento del efecto de algunos choques de oferta favorables que tuvieron lugar en 2015, para ubicarse en dicho año en niveles cercanos a 3 por ciento.

Las previsiones anteriores están sujetas a riesgos, entre los que destacan, al alza, la posibilidad de que el peso retome una tendencia hacia la depreciación derivado de un nuevo deterioro en las condiciones en los mercados financieros internacionales. Como riesgos a la baja, destaca la posibilidad de que se continúen registrando reducciones en los precios de algunos insumos de uso generalizado y un dinamismo de la actividad económica menor al previsto.