Mexicanos recaudan apoyo en Francia para afectados por 19/S
18 octubre, 2017
Sedeco presiona a Conasami para subir salario mínimo
18 octubre, 2017

Reconstrucción debe ser bajo perspectiva social: asociaciones

Trabajos para demoler un inmueble en la Ciudad de México tras los daños causados por el sismo del pasado 19 de septiembre. Foto Carlos Ramos Mamahua

Alejandro Alegría

Ciudad de México. La reconstrucción del país tras los dos sismos de septiembre pasado debe ser bajo una perspectiva social, resiliente, participativa, incluyente, equitativa, sostenible y accesible, afirmaron asociaciones y organismos de la iniciativa cívica Epicentro, que propuso 10 acciones estratégicas.

Los organismos que conforman la plataforma consideraron que es importante revertir las desigualdades sociales que aquejan al país. Por ello, el proceso de reconstrucción en nueve entidades federativas “debe poner la dignidad y autonomía de las personas y comunidades afectadas en el centro del proceso y adoptar un enfoque de derechos humanos”.

En un comunicado, resalta que la siguiente etapa después de la emergencia no debe dejar de atender la equidad de género, la infancia, la juventud ni a la comunidad con alguna discapacidad.

En ese sentido, puntualizó la importancia de “centrar la reconstrucción en las características de las personas, las necesidades particulares de grupos sociales, el tipo de localidad y su ecosistema local”.

Además, pidió que se abran y hagan públicos los censos de daños y afectaciones de edificaciones, infraestructura y servicios –no solo viviendas– de las poblaciones afectadas y damnificadas y de los folios otorgados; información que deberá estar desagregada por entidad, municipio y localidad y por sexo, edad, etnicidad y discapacidad. También pidió que la distribución de recursos y los requisitos para obtenerlos opera bajo el criterio de datos abiertos.

Otro de los puntos que destaca es “dejar de destruir y conservar los elementos del entorno físico que se puedan recuperar en vez de demolerlos”, como es el caso de viviendas, edificios, infraestructura, entre otros. Pues es necesario crear bancos de materiales, reutilizar materiales obtenidos tras los derrumbes y demoliciones y gestionar adecuadamente aquellos imposibles de reutilizar.

Agregó que es de vital importancia que se construya respetando el hábitat, las formas, estilos de vida, arquitectura, vocación productiva y las cosmovisiones de las personas y comunidades afectadas, además de utilizar materiales y sistemas constructivos locales y tradicionales.

También llamó a “reducir riesgos preexistentes, aprender de los errores, fortalecer capacidades locales y no generar nuevos riesgos que incrementan la probabilidad de que los fenómenos naturales se conviertan en desastres”.