transgénico
En juego, el interés del país contra cinco trasnacionales: abogado
27 agosto, 2015
Cuba
Cuba logra su segundo oro en dos días, en el Mundial de Pekín
27 agosto, 2015

Se subastaron ayer 303 mdd más de la reserva para sostener el peso

dolar aguinaldos

Ayer, el total de la participación del Banco de México en las operaciones de mercado abierto llegó a 373 millones de dólaresFoto Reuters

Juan Antonio Zúñiga

El Banco de México (BdeM) subastó 303 millones de dólares más de la reserva de divisas del país en nuevas intervenciones en el mercado cambiario, para atenuar la presión de una demanda que llevó al tipo de cambio Fix a una depreciación de 0.7 por ciento frente a la moneda estadunidense.

Hasta ahora el banco central ha utilizado 9 mil 605 millones de dólares de la reserva en operaciones de mercado abierto durante 2015, para garantizar la suficiente cantidad de divisas que demandan empresas y particulares a los bancos y evitar así que la falta de liquidez se convierta en un factor adicional de aumento en la cotización de la moneda estadunidense frente al peso.

Según los datos de la balanza de pagos elaborada por el Banco de México, entre abril y junio de 2015 la reserva internacional de divisas disminuyó 2 mil 640.9 millones de dólares, el mayor descenso de este acervo observado en los últimos seis años, desde el segundo trimestre de 2009.

Pero registros oficiales más recientes del banco central indican que durante los dos primeros meses del tercer trimestre de 2015 la reserva de divisas ha disminuido en 3 mil 265.1 millones de dólares hasta el 21 de agosto. De tal manera que la reducción del acervo fue de 5 mil 906 millones de dólares durante los últimos cinco meses, contados a partir de abril del año en curso. Y sigue en descenso hasta la fecha.

Los registros del banco central indican que cuando se desarrolló la parte más profunda de la gran recesión global que afectó la economía mexicana en 2009, la reserva de divisas se redujo en 11 mil 260 millones de dólares; mientras el tipo de cambio llegó a una depreciación anual hasta de 42.8 por ciento, cuando la cotización del dólar se ubicó a 15.4900 pesos en las grandes operaciones interbancarias del 9 de marzo de hace seis años. Al término del primer semestre de aquel año la devaluación disminuyó a 33 por ciento anual.

La evolución de la reserva de divisas a través de la balanza de pagos permite señalar que, al menos desde 1982, las reducciones más drásticas de este acervo se han presentado en situaciones de crisis económicas y devaluaciones del peso.

Cuando llegó la crisis económica mundial detonada en septiembre de 2008 el precio del dólar interbancario se elevó de 10.9490 pesos el 30 de septiembre, hasta 13.7000 pesos el 23 de octubre de aquel año, lo que implicó una devaluación de 25 por ciento. Y comenzó la gran recesión. En el primero y segundo trimestres de 2009 la reserva de divisas de México se redujo en 11 mil 260 millones de dólares; en el primer cuarto del año la disminución fue de 6 mil 585 millones y de abril a junio bajó otros 4 mil 675 millones de dólares.

Desde entonces, la reserva de divisas se mantuvo en ascenso continuo hasta los primeros tres meses de 2015, con excepción del segundo trimestre de 2013 cuando descendió en 431.9 millones de dólares. El más reciente reporte de la balanza de pagos indica que el acervo internacional de divisas de México presentó una reducción de 2 mil 640.9 millones de dólares entre abril y junio del año en curso.

Por lo pronto, ayer en las grandes operaciones interbancarias el dólar cerró a 17.1605 pesos, unos 9 centavos arriba del cierre de la víspera en un mercado volátil. Sin embargo, en las ventanillas bancarias no se reflejó esta elevación y la divisa se vendió a 17.35 pesos al cierre de las operaciones, desde una cotización de 17.48 pesos de la jornada anterior.

En previsión de movimientos más bruscos en la paridad, el Banco de México utilizó parcialmente, una vez más, el mecanismo de subasta de divisas con precio fijo y asignó 103 millones de dólares de los 200 que puede vender al día bajo esta figura, cuando anteriormente llevó a cabo la subasta diaria de los 200 millones de dólares sin precio fijo. Así, la participación del banco central en las operaciones de mercado fue de 303 millones de dólares, sustraídos de la reserva.