Arde la puerta principal de Palacio Nacional tras la marcha al Zócalo
9 noviembre, 2014
Madrid investigará a quien se sume a consulta secesionista de Cataluña
9 noviembre, 2014

 “Sorprende” a China que México revocara licitación de tren rápido

Arreglos para el tren

Trabajadores de Ferromex realizan mantenimiento a las vías en Querétaro. Foto Damián Chávez

Reuters y Redacción La Jornada

Pekín. Pekín expresó el domingo sorpresa por la decisión de México de revocar un contrato por 3 mil 750 millones de dólares –50 mil 820 millones de pesos– para la construcción de un tren de alta velocidad otorgado a un consorcio encabezado por China Railway Construction Corp Ltd, señalando que la compañía involucrada cumplió rigurosamente el procedimiento de licitación.

La declaración de un vocero citado por la agencia Xinhua ocurre la víspera de la visita del presidente de México, Enrique Peña Nieto, a China, con motivo de la reunión del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC), cuyo anfitrión es el gigante asiático.

Después de que el contrato para la construcción del tren fue otorgado el lunes, políticos de la oposición mexicana acusaron al gobierno de favorecer al único postor en la licitación, un consorcio encabezado por China Railway Construction Corp Ltd, en el que también participaban las firmas mexicanas GIA+A, de Hipólito Gerard, cuñado del ex presidente Carlos Salinas de Gortari; Constructora Teya, de Juan Armando Hinojosa Cantú, ambas mexiquenses; Prodemex, de Olegario Vázquez; GHP Infraestructura Mexicana, además de la francesa Systra, filial del Sistema Nacional de Ferrocarriles de Francia.

A finales de mes, nuevo proceso

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de México, que ha defendido el proceso para escoger el ganador del contrato, dijo el viernes que esperaba relanzar la licitación a finales de noviembre bajo los mismos términos, y que se mantendría abierta por seis meses para permitir que todos los interesados en la construcción del tren puedan participar.

La agencia oficial de prensa china Xinhua, citando un portavoz no identificado de la influyente Comisión Nacional para el Desarrollo y Reformas, dijo que la decisión de México fue “producto de factores domésticos”.

“No tuvo nada que ver con la empresa china y el gobierno chino espera que el asunto se arregle de manera apropiada tan pronto como sea posible”, dijo el portavoz.

“Fue una sorpresa escuchar que México decidió anular el acuerdo por el tren, ya que la empresa china había seguido estrictamente los procedimientos y requerimientos para la licitación pública, y el contenido de la propuesta cumple con los requerimientos del gobierno mexicano”, agregó.

“El gobierno chino alienta a las empresas a participar en el proyecto de construcción de la infraestructura en México de una manera que ofrezca beneficios mutuos y espera que el gobierno mexicano pueda crear un ambiente competitivo justo para estas empresas”, dijo.

México anunció la decisión pocos días antes de que el presidente Enrique Peña Nieto inicie una visita de Estado a Pekín, durante la cual también asistirá a la cumbre del foro de Cooperación Económica Asia Pacífico el 10 y 11 de noviembre.

Desde que asumió la presidencia en 2012, Peña ha buscado un mayor acercamiento entre México y China, dos países que han rivalizado en la exportación de manufacturas al mercado estadunidense.

Poco tiempo: Bombardier

Por su parte, el fabricante canadiense de trenes y aviones Bombardier dijo que un plazo de seis meses para preparar una propuesta para la construcción de un tren de alta velocidad de 3 mil 750 millones de dólares en México parecía muy limitado.

“Están ofreciendo seis meses, que no es muchísimo tiempo (…) Usualmente cosas de alta velocidad como ésta deberían llevar un año para prepararse debido a que es un desafío muy, muy técnico el hecho de hacer las cosas correctamente”, dijo el sábado a Reuters el presidente ejecutivo de la firma canadiense Pierre Beaudoin.

“Revisaré eso con mi equipo y tomaremos una decisión”, dijo. Bombardier se incluye entre las firmas que acompañan la visita del primer ministro canadiense Stephen Harper a China.

La victoria del consorcio encabezado por China fue observada por muchos analistas como un fuerte impulso para las crecientes ambiciones de China de exportar al extranjero tecnología de alta velocidad, ya que el país construyó la más larga red mundial de trenes en menos una década.

JSL
JSL