ruiz
Renovar su escuela era la pasión de David Gemayel Ruiz
14 diciembre, 2015
‘La siempre viva’ convierte la Plaza Tlaxcoaque en ágora escultórica
14 diciembre, 2015

Terminará el ciclo de dinero barato con el alza de tasas de interés de la Fed

Fed

Un hombre mira un indicador electrónico de acciones en Tokio, Japón. Foto Ap

Israel Rodríguez

Los mercados financieros domésticos abrirán hoy lunes con alta volatilidad al culminar esta semana el ciclo del dinero barato que prevaleció durante casi una década. La moneda mexicana iniciará la jornada cambiaria en su nivel histórico más bajo, con cotizaciones de 17.80 pesos por dólar, mientras la mezcla mexicana de petróleo también arrancará con una cotización de 27.74 dólares por barril, nivel similar al observado hace 11 años, advirtieron analistas financieros.

Lo anterior, ante la inminente normalización de la política monetaria de Estados Unidos con un incremento de sus tasas. Es muy probable que la inestabilidad del tipo de cambio se mantenga esta semana en espera de la decisión de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) el miércoles 16, y la del Banco de México el jueves 17 de diciembre.

Los analistas del Grupo Financiero Santander aseguraron que las monedas de países emergentes (entre ellas, el peso mexicano) mostrarán mayor volatilidad ante la incertidumbre prevaleciente. Sin embargo, en las últimas semanas a esta situación se le ha sumado la baja en los precios de las materias primas, y en especial del precio internacional del petróleo.

La Fed está por embarcarse en un ciclo de alza en tasas por primera ocasión en casi una década. La expectativa de normalización de la política monetaria de la Fed ha tenido un impacto significativo sobre los mercados financieros internacionales desde mediados del año pasado a la fecha.

Esta situación ha generado sobre todo que monedas de países emergentes, con una dependencia importante sobre el petróleo, experimenten una fuerte depreciación, destacando en el último mes la del peso colombiano de 11.8 por ciento, y del rublo de Rusia con 7 por ciento. El peso mexicano en el mismo periodo se ha depreciado 3.7 por ciento, lo cual se acentuó la semana pasada, por lo que Banco de México tuvo que inyectar al mercado mil millones de dólares a través de la subasta de precio mínimo.

Además, se debe considerar que esta semana se da el vencimiento del bono dic-15 y pagos de cupones por un monto importante, donde los inversionistas extranjeros tienen una participación relevante.

Junto con el vencimiento del bono dic-15, hay pago de cupones de los Bonos M’s y Udibonos para el 17 de diciembre. Estiman los especialistas de Santander que el pago total de cupones para esa fecha asciende a 123 mil 400 millones de pesos.

Durante 2015 el peso mexicano ha presentado un desempeño similar al de 2004, depreciándose significativamente en anticipación del comienzo del ciclo de aumentos en tasas de la Fed. De hecho, la depreciación del peso ha sido mucho mayor a la observada en 2004. Al igual que en dicho año, es de esperar también una recuperación posterior a la volatilidad sufrida en anticipación al alza en tasas.

Adicionalmente será muy importante que el precio del petróleo se estabilice, ya que sí se mantiene esta tendencia de baja generará una mayor depreciación del peso frente al dólar, advirtieron analistas del Grupo Financiero Santander.

El Banco de México reporta que en lo que va del año la venta de dólares al mercado para mantener la estabilidad del peso ha sido de 24 mil 500 millones.

Los especialistas tienen la expectativa de que esta semana la Fed incremente su tasa de referencia el 16 de diciembre, por lo que estiman que el Banco de México también elevaría su tasa objetivo en la reunión del 17 de diciembre en un cuarto de punto porcentual (0.25), siguiendo a la Fed, para ubicarse en 3.25 por ciento. Para 2016, también en coincidencia con la Fed, aumentaría un punto porcentual para ubicarse en 4.25 por ciento.

Ante la coyuntura actual de precios aún bajos del petróleo crudo y la alta dependencia de los ingresos fiscales del petróleo, así como el compromiso del gobierno para reducir el déficit a 0.5 por ciento del PIB en 2016, y las nuevas regulaciones que afectarán las cuentas fiscales de los estados y municipios, es muy probable que el gasto público se enfrente a importantes reducciones, lo que dificulta el crecimiento del PIB, que el próximo año se ubicaría por debajo de 3 por ciento, alertaron los expertos del Grupo Financiero Banorte.