Mendoza
Respetaré la decisión de la ciudadanía: Sonia Mendoza
7 junio, 2015
Partidos manifiestan problemas con sus representantes en las casillas ante el Ceepac
7 junio, 2015

Análisis: La trascendencia de las elecciones para San Luis Potosí

elecciones

Héctor Ramón Alonso Vázquez*

Las elecciones de 7 de junio de 2015 serán importantes para San Luis Potosí. Por un lado estas se presentan hasta ahora, como el único medio de rendición de cuentas donde el ciudadano puede decidir de forma directa sobre las carreras políticas de los políticos profesionales. Esto es, lo que en la Ciencia Política se conoce con el concepto anglosajón de accountability, que a grandes rasgos significa la noción de control político que existe sobre las autoridades establecidas en un sistema político democrático.

Es así, que las elecciones entonces no sólo son un momento simbólico en donde el ciudadano acude a elegir representantes políticos cada tres y seis años, sino que el voto puede ser entendido como una herramienta ciudadana para la rendición de cuentas, que en este caso es vertical, porque el ciudadano puede hacer que su voto castigue a un político profesional que se ha desempeñado de manera pobre en el cargo negándole a su partido la continuidad en el poder institucional, y votando por otras alternativas; o incluso anulando su voto como una muestra de desencanto o abierto rechazo a los representantes políticos.

Por otra parte, las elecciones de este domingo resultarán muy importantes para la Capital del Estado, es decir, para el municipio de San Luis Potosí y su zona metropolitana. Pues los 772,604 personas que habitamos en el municipio de SLP y que en conjunto con su zona metropolitana (conformada por los municipios de Soledad, Mexquitic, y Cerro de San Pedro), que tiene 1, 097,906 habitantes según las cifras del INEGI[1]; tendremos por primera vez la posibilidad de experimentar, o no, la alternancia política en la capital. Capital cuya competencia política bipartidista entre el PRI y el PAN, únicamente nos ha permitido experimentar como ciudadanos de la capital o gobiernos priistas o panistas.

La posibilidad de que ocurra o no la alternancia en la capital, es decir que un tercer partido se convierta en gobierno, en este caso el PRD, es un hecho relevante para la historia política de SLP, y sobre todo para las implicaciones que esto generaría en los equilibrios institucionales del sistema de partidos local, y el mismo sistema de gobierno, pues generaría un gobierno yuxtapuesto donde el Ejecutivo estatal fuera de un partido distinto al del municipio de la Capital. Pues desde 1997, a excepción del 2006 donde la competencia por el Ayuntamiento de la Capital se dio entre el PAN y la coalición encabezada por el PRD, tanto PRI como PAN han concentrado el 50 por ciento de votos del electorado, según los resultados históricos que se registran en la página web del CEEPAC[2].

La posibilidad cercana de alternancia hacia la izquierda en la capital, sin importar las apreciaciones subjetivas que se les puedan dar a los actores políticos que se disputan el Ayuntamiento, demuestra un cambio sustancial en las preferencias de los electores. E indica que los ciudadanos si evalúan, algunos más que otros, los resultados palpables de las gestiones municipales y con base en estos resultados pueden simplificar y ponderar su voto, y decidir si hay continuidad o cambio.

Ahora bien, resulta de vital importancia el considerar que ganar elecciones, sea el partido que sea, no es lo mismo que gobernar. Aquí radica la otra reflexión a la cual seguro nos conducirá esta elección. Pues la tarea del ciudadano no termina al momento de emitir el sufragio. Es decir, el ciudadano es una pieza clave para exigir mejores gestiones públicas y rendición de cuentas; y para que esto ocurra se debe tener un marcaje personal sobre las acciones y resultados de los políticos que lleguen a los cargos, lo cual es una exigencia ciudadana mayor, ya que requiere de tiempo, organización y perseverancia. Implica en efecto, una tarea pesada que pocos están dispuestos a llevar a cabo pero que es vital para mejorar la calidad de la vida pública.

Por último, sólo resta esperar que estas elecciones, transcurran con calma y civilidad. Pues hay que recordar que a pesar de vivir tiempos difíciles, es preferible dirimir las diferencias por una vía racional y respetando a todas las posiciones políticas contrincantes, a dirimirlas con violencia, ya que por la vía violenta se pierden los pocos espacios democráticos que nos quedan y nos arriesgamos a respuestas autoritarias que no convienen a nadie.

[1] http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/slp/poblacion/

[2] http://www.ceepacslp.org.mx/ceepac/historico.php

*Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública. Candidato a Maestro por el Colegio de San Luis A.C.  e-mail: [email protected]