Partidos manifiestan problemas con sus representantes en las casillas ante el Ceepac
7 junio, 2015
juan manuel carreras
Acude Juan Manuel Carreras a votar
7 junio, 2015

¿Vale tu voto un café?

oxxo

¡Medio día y por fin abrí los ojos!, hago mis actividades domésticas diarias y de repente veo que mis mascotas me quieren decir algo… hocico abierto, saliva saliente, un constante jadeo y “tirados sobre la sombra”, su claro mensaje no puede ser otro más que el que afuera de la casa hace una alta temperatura y por consiguiente ¡se siente “muchísimo” calor!

Justo en ese momento comienzo a sudar, y camino pausadamente a la cocina por algo de beber, aunque de repente recuerdo que no tengo algo para beber… ¿que podría hacer para calmar mi sed repentina?, “no queda de otra” más que ir a un Oxxo en alguna esquina, la “tiendita” puede ser otra opción, pero las bebidas no están tan frías y además no aceptan tarjeta… ni modo, tendré que ir a una franquicia.

Me subo a mi vehículo y recorro una, dos, tres, cuatro cuadras, y por fin llego a mí destino, (para este momento los rayos del sol son pasmosos), estaciono el vehículo y disimuladamente entro a la tienda, recorro cada una de las puertas de los refrigeradores y encuentro por fin la bebida que buscaba, una bebida potosina.

Procedo a caminar hacia la caja, y mientras me formo, cada uno de los clientes que se encuentran antes de mí hacen su solicitud propia: 20 pesos de saldo, cajetillas de cigarros, chicles, bebidas embriagantes, pago de luz eléctrica, entre muchas otras cosas más.

Al llegar mí turno y ante la mirada fija de la persona encargada del establecimiento por llevar solo una bebida, volteo hacia el lado derecho de la caja y aparece ante mí una promoción atrayente que textualmente dice lo siguiente:

Anverso: “Votar es Creer en México”. México creo en ti. f Síguenos en MxCreoEnTi

Reverso: Muestra tu pulgar marcado con la tinta indeleble, señal de que ejerciste tu derecho al voto y Oxxo te regala un andatti. Café Americano mediano (12 Onzas).

No puedo evitar pensar a partir de aquel momento, ¿Mi voto vale un café? ¿Un café vale un voto?, ¿cómo puede ser que una tienda, una franquicia, que de acuerdo a la teoría económica y administrativa, solo buscaría el lucro, esté regalando su café bajo la condición de demostrar lo buen ciudadano que soy?

Mi pulgar será mi carta de presentación para el domingo 7 de Junio de 2015 ante el INE y ante estas tiendas franquicias… ¡que prodigiosa promoción dirían algunos! algunos otros dirían, pues ¡por un café americano si voy a votar!, un familiar me diría que si además del café le daban una “concha” si iba a votar y luego a tomar su café… excelente propuesta, café y una concha… (espero que solo lo haya dicho como parte de una mala broma, aunque lo dudo).

Me pregunto, ¿quién esta detrás de esta promoción?, quien se beneficia? Quien patrocina?, será deducible de impuestos? ¿A partir de ahora mi voto vale un café? ¿Mi voto vale aproximadamente 15 pesos?

Aparece incluso en la página de Facebook de esta campaña, una invitación que textualmente dice lo siguiente:

“…Mañana 7 de junio, sal a votar libremente y compártenos una foto con tu pulgar marcado y tu café andatti…”.

Estoy sorprendido, insisto, ¿los ciudadanos enviarán sus fotos con pulgar y café en mano?, ¡¿votar y tomar café es la combinación perfecta para una “Buena Democracia”?!, ¡no lo sé…! recuerdo que en estos días aciagos, no solo estas franquicias hacen tal ofrecimiento, aparecen asociaciones de comerciantes que anuncian con “bombo y platillo” que por mostrar el pulgar manchado ofrecerán también descuentos por tal acción… me pregunto ¿eso no es condicionar el voto?… creo que estoy delirando por el calor.

Me toca también escuchar comentarios múltiples que pululan en los medios de comunicación y las redes sociales, acerca de la no conveniencia de invalidar tu voto, que conviertas tu voto en algo útil, que si no votas no te quejes y vuelvo a preguntarme ahora ¿Porqué el Estado Mexicano, los empresarios y demás actores de las élites del poder, están tan empecinados en que los ciudadanos salgamos a votar?… bajo la pena de ex comunión política para quienes no la realicen, lo cual indicaría, bajo amenaza de sanción que ¡son malos mexicanos y no deberían de quejarse entonces, (recuerdo esa pésima campaña realizada hace años que a letra decía… si no votas no te quejes).

Cierto es que las razones por las cuales la gente no asiste a votar, debería ser parte de un diagnóstico integral para que el INE pudiera impulsar la votación mediante estímulos, concientización y sensibilización política… pero mediante el amedrentamiento político o el estímulo de un café lo dudo.

Recuerdo que en estos días tuve que hacer una visita a un municipio de donde surgieron las “Botas Tribales” o “Botas Tribaleras” y coincidió con una charla amena entre la camaradería política, ensalzada por un colectivo de ricas “cocas” bien heladas, bolsas de pepitas, cemento, varilla y arena, quienes fueron mudos testigos de una charla donde recordé uno de los principios de la Nueva Gestión Pública, nadie más que los ciudadanos, saben las soluciones a sus propios problemas y donde se discutía el votar o no votar, el vender o no vender, el sobrevivir en este medio político o no, ante argumentos como “todos son iguales”, “nadie va a hacer nada”.

Un académico italiano excelso, llamado Michelangelo Bovero, analizaba hace años que en una votación tenemos opciones finitas, no infinitas de elección, por tanto, en un sistema de partidos, lo importante en la votación es la legitimación del propio sistema político, no más.

Entonces ¿será esa la razón por la que ahora hasta estas tiendas nos castigaran si no votamos?, ¡por qué sin pulgar manchado, no habrá café!, ¡Que dilema!, después de pensar todo esto y acabarme mi bebida, a estas alturas ya estoy empapado de sudor, sinceramente un café no se me antoja, y sin concha menos.

Por otra parte, ante tanta necesidad, carencia, deudas y demás, un café representa para muchos mexicanos por lo menos una bebida que haga pasar el trago amargo de un proceso electoral en donde cada candidato es su propio peor enemigo (recordemos los debates), y donde la inserción pagada en los medios y la propaganda política no hace ni hará que la ciudad y el Estado de San Luis Potosí se encuentren mejor gobernados.

Me voy manejando de la tienda y me quedo reflexionando que… la lectora, el lector, la ciudadana, el ciudadano… serán libres de ejercer o no su votación, por la opción que mejor consideren, es su libertad y su derecho bajo un esquema de secrecía… pero también reflexiono…. que cuándo el mercado a través de las franquicias y negocios de todos tamaños estimulan la votación política… ¡no sé… hay algo que no checa!, espero equivocarme, pero si un café no viene acompañado de una “concha”, mi duda se vuelve más amplia… provecho…