Elisa Carrillo y Michael Nyman, mancuerna vital y llena de belleza
18 septiembre, 2017
No recibirá pensión 60% de los trabajadores, revela estudio
18 septiembre, 2017

Usan escenario de los premios Emmy para criticar a Trump y burlarse de él

Alec Baldwin, ganador del premio a Mejor Actor de Reparto en Comedia para ‘Saturday Night Live’ (izq.) camina junto a James Corden en la alfombra roja del escenario durante la 69a. ceremonia de Entrega de los Premios Emmy realizada en el Teatro Microsoft de Los Ángeles el 17 de septiembre de 2017. Foto Ap

Afp y Ap

Nueva York. Semanas después de perder su trabajo, el ex secretario de prensa de la Casa Blanca Sean Spicer estuvo ayer en el escenario de los premios Emmy haciendo chistes sobre una de sus primeras declaraciones tras su salida del gabinete.

El anfitrión, Stephen Colbert, haciéndose el hombre recto en su monólogo de apertura, dijo que era difícil decir cuánta gente estaría viendo el programa. En ese momento Spicer apareció arrastrando su propio podio.

Esta será la mayor audiencia que atestigüe un Emmy alrededor del mundo, dijo Spicer en referencia a su aseveración de que la juramentación del presidente Donald Trump tuvo la mayor audiencia de la historia, pese a que las fotos lo contradecían.

¡Wooh!, respondió Colbert. Eso realmente reconforta mi frágil ego.

Incluso sin la sorpresiva aparición de Spicer, la política estuvo presente en los premios Emmy, en especial desde que Colbert apuntó que Trump era el máximo astro de la televisión del año.

El chiste de Spicer no le cayó bien a mucha gente en las redes sociales, y Colbert no lo dejó zafarse. Señalando a Robert DeNiro entre el público, apuntó que el actor estaba nominado por su papel en la película de HBO Wizard of Lies (El mago de las mentiras), sobre Bernard Madoff. Colbert dijo en broma que pensaba que la cinta era la historia de Sean Spicer.

Colbert responsabilizó a los Emmys por la elección de Trump. Sugirió que si el mandatario hubiera ganado un premio por Celebrity Apprentice (Aprendiz de celebridad), no se habría lanzado a la presidencia. Mostró un video de un debate en el que Trump dijo que debió haber ganado un Emmy.

A diferencia de la presidencia, los Emmys van al ganador del voto popular, dijo el anfitrión.

El actor Alec Baldwin, galardonado como mejor actor de reparto en una serie de comedia por sus memorables parodias de Trump en Saturday Night Live, no pudo resistir la tentación de hacer un chiste al respecto cuando subió a recoger su trofeo.

Supongo que debo decir, por fin, señor Presidente, aquí está su Emmy, declaró.

SNL tuvo un gran año con su comedia política, encabezada particularmente por Baldwin y la imitación de Melissa McCarthy de Spicer. Ganó también el premio a la mejor serie de variedades y comedia y Kate McKinnon, quien encarnó a Hillary Clinton, se llevó la mejor actuación de reparto. McKinnon le agradeció a Clinton en el escenario por su gracia y coraje.

La crítica más dura a Trump, sin mencionar su nombre, provino de tres actrices. Dolly Parton, Jane Fonda y Lily Tomlin, estrellas de la película Nine to Five, aparecieron para presentar un premio.

Por allá en 1980 en esa película, nosotras nos negamos a ser controladas por un sexista, egoísta, mentiroso, racista hipócrita, dijo Fonda.

“Y en 2017 –agregó Tomlin–, seguimos negándonos a ser controladas por un sexista, egoísta, mentiroso, racista hipócrita.

Julia Louis-Dreyfus se llevó el Emmy a mejor actriz de comedia por sexta vez consecutiva, e interpretando al mismo personaje en Saturday Night Live. El premio llega días después de que HBO informara que la serie finalizaría el año que viene.

Al recibir el galardón prometió una gran temporada final para su personaje, Veep.

“Teníamos una historia preparada sobre un juicio político (impeachment), pero abandonamos esa idea porque temimos que otra persona fuera víctima antes”, bromeó, en obvia referencia a Trump.