cultura
Diputados aprobarán hoy al Conaculta como Secretaría de Cultura
20 octubre, 2015
16.99
Dólar promedia en $ 16.99 a la venta en el aeropuerto capitalino
20 octubre, 2015

Canadá da la espalda a Harper y vota por el liberal Trudeu

Trudeu

"La mayoría de nosotros vencimos la idea de que los canadienses deberían estar satisfechos con menos”, dijo Justin Trudeau, el nuevo primer ministro de Canadá. Foto Reuters

Trudeu


“La mayoría de nosotros vencimos la idea de que los canadienses deberían estar satisfechos con menos”, dijo Justin Trudeau, el nuevo primer ministro de Canadá. Foto Reuters

Por Ap

Toronto. Los canadienses votaron el lunes a favor de un cambio radical de gobierno al optar por el regreso de un apellido legendario entre los liberales, Trudeau, al cargo de primer ministro. El resultado puso fin de manera terminante al intento del conservador Stephen Harper de virar el país hacia la derecha.

Justin Trudeau, el hijo del fallecido primer ministro Pierre Trudeau, se convirtió en el nuevo primer ministro de Canadá después de que su Partido Liberal ganara la mayoría de las 338 bancas del Parlamento. El Partido Liberal era el favorito para ganar los comicios, pero pocos anticiparon el resultado final.

“Esta noche Canadá se convierte en el país que era antes”, dijo Trudeau en un acto para celebrar su triunfo en Montreal.

Su mensaje positivo lo llevó a la victoria, explicó.

“Vencimos el miedo con esperanza”, agregó Trudeau. “Vencimos el cinismo con trabajo duro. Vencimos las políticas negativas, divisivas con una visión positiva que une a los canadienses. La mayoría de nosotros vencimos la idea de que los canadienses deberían estar satisfechos con menos”.

Trudeau, alto y acicalado, de 43 años, hereda la fama —si no es que todo el peso político— de su padre, que ascendió al cargo de primer ministro en 1968 sobre una ola de apoyo llamada “Trudeaumania”.

Pierre Trudeau, primer ministro hasta 1984 con una breve interrupción, sigue siendo uno de los pocos políticos canadienses conocidos en Estados Unidos, con un carisma a menudo comparado con el de John F. Kennedy.

Justin Trudeau, ex maestro de escuela y parlamentario desde 2008, se ha convertido en el segundo primer ministro más joven en la historia de Canadá.

Trudeau, quien ha inyectado nuevos bríos al Partido Liberal desde los devastadores descalabros electorales de hace cuatro años, se comprometió a elevar los impuestos a los ricos y a tener déficits fiscales por tres años a fin de impulsar la inversión del gobierno.

Canadá se había escorado hacia el centroderecha bajo el mando de Harper, quien redujo los impuestos corporativos y sobre las ventas, evitó legislar contra el cambio climático y se enfrentó con el gobierno de Estados Unidos por el oleoducto.

“La gente nunca se equivoca”, dijo Harper a sus seguidores en Calgary. “La responsabilidad por este fracaso es mía y solo mía”.

Un comunicado de su partido anunció la dimisión de Harper, quien llamó a Trudeau para felicitarlo por su victoria electoral.

Los liberales fueron elegidos o lideraban el recuento en 184 distritos, con Trudeau ganando en el suyo, Montreal. Necesitaban 170 escaños para obtener la mayoría.

El Partido Conservador fue segundo con 102 diputados, seguido de los Nuevo Demócratas con 41 y Bloc Quebecois, con 10. Los liberales recibieron el 39,5% de los votos, frente al 32,1% de los conservadores y el 19,4% de los neo demócratas.

Pierre Trudeau, que asumió el cargo en 1968 y gobernó Canadá la mayoría de los 16 años siguientes, ocupa un lugar especial en la historia de Canadá como el responsable de la versión en el país de la carta de derechos. Era soltero cuando se convirtió en primer ministro y salió con las actrices Barbra Streisand y Kim Cattrall. Cuando estaba en el cargo se casó con una joven de 22 años.

“Tenemos la oportunidad de traer un cambio verdadero a Canadá y poner fin a una década del gobierno de Harper”, declaró Trudeau en la provincia de Alberta, un bastión conservador tradicional y donde vive Harper.

Canadá había virado hacia el centro-derecha con Harper, quien bajó los impuestos a las ventas y a las empresas, eludió la adopción de leyes contra el cambio climático y tuvo roces con el gobierno del mandatario estadounidense Barack Obama a causa del oleoducto Keystone XL.

La victoria de Trudeau reducirá las tensiones con Estados Unidos.

Aunque Trudeau apoya el oleoducto Keystone, alega que las relaciones bilaterales no deben girar en torno al proyecto. Harper había tenido fuerte diferencias con el gobierno de Obama en otros temas, como el acuerdo nuclear concertado en fecha reciente con Irán.

“Habrá un mar de cambios aquí. Estamos acostumbrados a las mareas altas en la zona atlántica de Canadá. Esto no es lo que esperábamos”, dijo Peter MacKay, ex miembro de alto rango del gabinete conservador, poco después del cierre de las urnas en esa región del país.