ipad pro
Apple lanza el iPad Pro, más potente y de mayor formato
9 septiembre, 2015
estudiante
Estudiante extraviado en España buscaría permanecer en Madrid
9 septiembre, 2015

“Catástrofe” en Hungría: Médicos sin Fronteras

médicos sin fronteras

Por Dpa y Ap

Roszke. Las condiciones en el campo de refugiados de Röszke en Hungría, en la frontera con Serbia, son insostenibles, según declaró hoy a dpa la responsable de la misión de Médicos sin Fronteras (MSF) en la ciudad cercana de Szeged.

“Es una catástrofe”, dijo la referente de la organización en la zona, Teresa Sancristóbal. Además, contó que no hay coordinación entre las autoridades húngaras.

“El campo de refugiados de Röszke no es lo que se espera cuando se viene a Europa”, explicó Sancristóbal. Y agregó que los refugiados necesitan con urgencia ayuda organizada y que para eso ella está en contacto con las autoridades húngaras.

Un funcionario de Human Rights Watch que visitó un campamento de atención a migrantes en Hungría dice que los refugiados son tratados como animales. Peter Brouckaert, director de emergencias de HRW, habló con The Associated Press en un punto de reunión de migrantes manejado por la policía cerca de la frontera con Serbia, a donde llegan miles de personas con la esperanza de pasar a Austria y Alemania.

Hungría abrió hace cuatro días un nuevo campo en Röszke con tiendas de campaña del ejército calefaccionadas y aproximadamente mil lugares para dormir, que iba a remplazar a un antiguo campo cercano en un complejo de contenedores. De todas formas, ambos se encuentran siempre repletos de gente.

Policía húngara usa gas lacrimógeno contra refugiados

La policía húngara empleó hoy gas lacrimógeno en la frontera con Serbia contra unos 150 refugiados que querían marchar por una carretera hacia la capital del país, Budapest.

Los refugiados llegaron a última hora del martes a pie desde Serbia y se pusieron en marcha hacia Budapest, informó la agencia de noticias húngara MTI, citando a la policía.

La policía pudo convencer a una parte de ellos, sobre todo a familias con niños, para ser trasladados con autobuses al centro de primera acogida de Röszke. Pero el resto, sobre todo hombres jóvenes, se negaron a ello, con lemas como “No Camp” y “Budapest, Budapest”.

Los agentes utilizaron gas lacrimógeno después de que algunos refugiados les lanzaran objetos, explicó la policía, según la cual no se registraron heridos.