pekin
Pekín, soterrada bajo el esmog en 2o. día de alerta roja
9 diciembre, 2015
liberación
Exigen en Chiapas liberación de detenidos en boicot a evaluación
9 diciembre, 2015

Comercio mundial de alimentos debe enfocarse en eliminar el hambre: FAO

economía

Por Matilde Pérez

México, DF. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recomendó a los gobernantes “trabajar a favor de la eliminación del hambre, y en contra de la inseguridad alimentaria y la malnutrición” ante el incremento del comercio mundial de alimentos. Las normas que rigen el comercio internacional deben elaborarse prestando atención a mejorar la seguridad alimentaria de los países y otros objetivos de desarrollo, destacó en el informe “El estado de los mercados de productos básicos agrícolas 2015 2016”.

La intención del informe, apuntó el organismo internacional, es reducir la actual polarización de puntos de vista sobre el comercio agrícola, donde algunos insisten en que el libre comercio permite contar con alimentos más accesibles y disponibles, mientras que otros, apuntando a la reciente etapa de volatilidad de los precios alimentarios, subrayan la necesidad de un enfoque más cauteloso hacia el comercio, incluyendo diversas salvaguardias para los países en desarrollo.

Expuso que las características del comercio varía en función de las características de cada país, entre ellos ingresos, estructura económica, tenencia de la tierra, nivel de desarrollo agrícola y grado de integración de los agricultores en las cadenas de valor, por ello “las normas internacionales para formular las políticas comerciales nacionales deberían apoyar los esfuerzos para mitigar las distorsiones que afectan a cualquiera de las cuatro dimensiones de la seguridad alimentaria: disponibilidad, acceso, utilización y estabilidad”.

En este panorama, los incentivos agrícolas desempeñan un papel importante para impulsar la producción agrícola y fomentar un mayor crecimiento económico, abundó.

Refirió que en la última década el escenario del comercio mundial de alimentos ha cambiado notablemente; América Latina se ha convertido en el mayor exportador neto de alimentos y marcando el comienzo de un nuevo mapa político de los flujos comerciales sur-sur. Además, han proliferado los acuerdos comerciales regionales, y si bien las importaciones de productos agrícolas tiende a dispersarse entre muchos países, las exportaciones están concentradas en unos pocos -como Brasil con el azúcar, o Estados Unidos con los cereales secundarios- lo que hace la oferta más vulnerable a perturbaciones repentinas.

El informe establece que la “revolución de los supermercados” en muchos países en desarrollo también está cambiando el equilibrio de oportunidades y riesgos. Por un lado, las cadenas minoristas compran a menudo directamente los productos, transformando hábitos, como demuestra la rápida reducción de la cuota de mercado de las tres principales empresas de plátano multinacionales: del 70 por ciento en 2002 a 37 por ciento en la actualidad. Por otro lado, mientras que los supermercados tienden a beneficiar a los consumidores urbanos de bajos ingresos, los productores pueden verse perjudicados si carecen de capacidad para realizar las inversiones necesarias para cumplir con las normas de volumen, coste, calidad y uniformidad.