Chapo narcotraficante
Gasto millonario del gobierno en campaña para buscar a ‘El Chapo’
25 julio, 2015
Concacaf
Admite Concacaf “errores arbitrales” en el México-Panamá
25 julio, 2015

Con antecedentes penales y siquiátricos, tirador de Luisiana

luisiana

Afp, Ap y Dpa

Washington. Un hombre identificado como John Russel Houser, de 59 años, abrió fuego la noche del jueves en un cine de la ciudad de Lafayette, Luisiana, y dejó dos muertos y nueve heridos antes de suicidarse tras ser cercado por la policía, informaron autoridades.

De acuerdo con documentos oficiales, Houser padecía trastornos mentales graves y era violento. Por ello, su familia lo internó contra su voluntad y obtuvo una orden judicial para mantenerlo alejado.

El jefe de la policía de Lafayette, Jim Craft, sostuvo que Houser,especie de vagabundo sin domicilio fijo, tenía intención de huir después del tiroteo, pero al verse cercado regresó al cine y se suicidó.

Alrededor de las 7:20, Houser realizó al menos 13 disparos con un arma semiautomática en un cine de la cadena The Grand, en Lafayette, donde había unos 100 espectadores viendo la película Trainwreck.

La policía identificó a las dos víctimas fatales, dos mujeres blancas, Mayci Breaux, de 21 años, quien murió en el lugar, y Jillian Johnson, de 33 años, quien falleció en el hospital. De los nueve lesionados siete permanecen hospitalizados, uno de ellos en condición crítica.

Craft dijo a la cadena CNN que el atacante tenía antecedentes penales por un incendio provocado y vender alcohol a un menor. Su perfil en la red social LinkedIn muestra una carrera variada, con experiencia en manejo de inversiones, bienes raíces y propietario de un bar.

El Southern Poverty Law Center, organización que sigue en Estados Unidos a los grupos que incitan al odio, analizaba sus mensajes en Internet desde 2005, donde aparecía como “un hombre que abrazaba ideas de extrema derecha y fascinado por ‘el poder de los lobos solitarios’”.

Craft indicó que es posible que Houser se haya inspirado en la matanza del 20 de julio de 2012 perpetrada por James Holmes en un cine de Aurora, Colorado, que dejó 12 muertos y 70 heridos.

El hecho se produce una semana después de un tiroteo en un centro de reclutamiento, en el que murieron cinco soldados en Chattanooga, Tennessee.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, aseguró que Houser disparó al azar. Tras presentar su informe, ordenó que todas las banderas ondeen a media asta en los edificios públicos locales como muestra de respeto por las víctimas del tiroteo de Lafayette.

Por su parte, el presidente Barack Obama señaló que acompaña en sus pensamientos y plegarias a lo familiares de las víctimas y dijo estar frustrado por la falta de aprobación de leyes que controlen la tenencia de armas en el país, de acuerdo con una entrevista emitida por la cadena británica de noticias BBC.

En la entrevista, Obama consideró que su país es “la única nación desarrollada sobre la Tierra en la cual no tenemos el suficiente sentido común de contar con leyes de control de armas.

Si observan el número de estadunidenses muertos desde el 11 de septiembre por terrorismo, son menos de 100. Si ven la cifra de decesos por la violencia producida por armas de fuego, está en decenas de miles, afirmó. Prometió seguir impulsando el tema del control de armamento en los 18 meses restantes de su mandato.

Por otra parte, el presidente estadunidense llegó a Kenia para participar en una cumbre mundial de emprendedores en Nairobi, en medio de drásticas medidas de seguridad por temor a los islamitas somalíes shebab, afiliados a Al Qaeda.

Obama fue recibido por su homólogo Uhuru Kenyatta y altos funcionarios. Entre ellos se encontraba su media hermana, Auma.

El estadunidense tiene previsto abordar cuestiones económicas, de seguridad y de respeto a los derechos humanos. También se entrevistará con miembros de la familia de su padre.

De acuerdo con la página de Internet Shottingtracker.com, proyecto realizado por un multitud que pugna por el control de la venta de armas en Estados Unidos, se han registrado 204 tiroteos masivos durante los primeros 204 días de 2015, en los que han muerto 253 personas.