Alcanzaría IED 30 mil mdd este año: Guajardo
Alcanzaría IED 30 mil mdd este año: Guajardo
14 enero, 2016
Mexicanos llevan la felicidad en los genes: estudio
Mexicanos llevan la felicidad en los genes: estudio
14 enero, 2016

Congresistas aplauden decisión de EU de admitir a más refugiados

Congresistas aplauden decisión de EU de admitir a más refugiados

Por Dpa

Washington. Congresistas demócratas aplaudieron hoy jueves la decisión de la administración Obama de admitir a más refugiados centroamericanos, pero condenaron las deportaciones recientes de mujeres y niños de El Salvador, Honduras y Guatemala que se encontraban ilegalmente en Estados Unidos.

El secretario de estado John Kerry anunció el miércoles la ampliación del Programa de Admisiones de Refugiados, que permitirá a centroamericanos sin familiares en Estados Unidos solicitar el estatus de refugiado en sus países, en vez de emprender el peligroso viaje de cruzar ilegalmente la frontera.

“El reciente reconocimiento por parte del gobierno de que muchos centroamericanos califican como refugiados bajo la legislación internacional es un paso importante y constructivo hacia una solución integral y regional a los refugiados para abordar la violencia en Centroamérica”, señalaron a través de un comunicado los congresistas Zoe Lofgren, Lucille Roybal-Allard y Luis Gutierrez.

Los congresistas aplaudieron la decisión de la administración de Obama de trabajar con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y organizaciones no gubernamentales para abordar el tema de los refugiados.

“Sin embargo, no creemos que este programa de reasentamiento de refugiados centroamericanos deba ser usado como una justificación para negar o disuadir a refugiados que deseen solicitar asilo bajo nuestras leyes migratorias aquí en Estados Unidos”, añadieron los congresistas.

El pasado martes, 146 congresistas demócratas enviaron una carta al presidente Barack Obama pidiéndole que suspenda las redadas de deportación de madres y niños refugiados centroamericanos que se encuentran ilegalmente en Estados Unidos.

“Nos preocupa que muchas de estas familias no hayan recibido las adecuadas garantías procesales y algunos hayan sido ya deportados a países donde se enfrentan a la persecucción, la tortura o la muerte”, añadieron los congresistas, quienen no creen que estas deportaciones vayan a disuadir a “madres y niños desesperados que huyen para proteger sus vidas”.

“Estados Unidos debe ser un modelo de seguridad y refugio para aquellos que buscan protección de la persecución. Este programa de refugiados centroamericanos debe ser una ampliación de nuestros esfuerzos para ofrecer refugio, no un substituto para nuestros existentes procesos de asilo”, dijeron los legisladores.

Las autoridades estadunidenses detuvieron a principios de enero a 121 adultos y niños en redadas de deportación en todo el país. Hasta ahora, han deportado a 77 de los detenidos en las redadas.

Abogados estadunidenses han logrado frenar temporalmente la deportación de 12 familias centroamericanas, 33 adultos y niños en total.

El nuevo programa para refugiados centroamericanos permitirá a personas y familias de El Salvador, Honduras y Guatemala sin familiares en Estados Unidos solicitar el estatus de refugiado directamente en su país de origen, en vez de emprender el peligroso viaje de cruzar ilegalmente la frontera.

Los criterios para poder participar en este programa serán similares a los que se aplican al resto de solicitantes del estatus de refugiado dentro del Programa de Admisión de Refugiados.

Según la legislación estadunidense, se puede otorgar el estatus de refugiado a una persona si demuestra que se le ha perseguido o que teme que se le persiga por razones de raza, religión, nacionalidad, opinión política o por pertenecer a un cierto grupo social.

La administración Obama, sin embago, no ha precisado cuántos centroamerianos podrán participar en este programa de refugiados. El año pasado, Estados Unidos recibió unos 70 mil refugiados, según datos del Departamento de Estado.

Hasta ahora existía un programa para niños refugiados centroamericanos con familiares en Estados Unidos, que la administración Obama anunció en diciembre de 2014, coincidiendo con la llegada masiva de menores no acompañados que cruzaban ilegalmente la frontera de Estados Unidos.