armas
Acusan en Alemania a 6 personas por armas usadas en México
5 noviembre, 2015
maría manuela taxistas congreso del estado predial vega niño deuda transparencia
Aprueba el Congreso contratar restructura de la deuda pública
5 noviembre, 2015

Crisis en pensiones en universidades de México: Moody’s

pensiones

Por Víctor Cardoso

México, DF. En un plazo no mayor a cinco años, las universidades públicas de los estados comenzarán a resentir presiones financieras derivadas de pasivos por pensiones no fondeadas que en algunos casos, como la Universidad Autónoma de Zacatecas, equivalen a 536 por ciento de sus ingresos totales, advirtió la agencia calificadora de deuda Moody’s.

“Las pensiones de las universidades representan una creciente preocupación crediticia para los estados. Los pasivos por pensiones no fondados representan entre 0.5 y 536 por ciento de los ingresos totales de las universidades públicas mexicanas y ejercen una presión creciente en las finanzas del sector. Casi 65 por ciento de las universidades públicas registran déficits actuariales que son sostenibles sólo durante los próximos cinco años, antes de que los activos de sus fondos de pensiones se terminen. Dado que los ingresos propios de las universidades son limitados, hay un riesgo de que cualquier esfuerzo para cubrir los faltantes de sus fondos de pensiones requiera transferencias estatales”, dijo la agencia en un “comentario especial” sobre la problemática que enfrentan las casas de estudio por la falta de fondos para la jubilación de sus trabajadores.

La situación se complica si se considera que, los propios gobiernos estatales tienen su propio problema por pensiones no fondeadas que equivale a 104 por ciento de sus ingresos.

El mayor problema se encuentra en la Universidad Autónoma de Zacatecas, cuyo pasivo de pensiones es superior a 536 por ciento de sus ingresos. En orden descendente le siguen la Universidad Autónoma de Morelos, la de Campeche, la de Guanajuato, la de Nayarit (estas con adeudos por arriba de 300 por ciento el nivel de sus ingresos totales); las de Yucatán, Querétaro y Puebla, presentan un pasivo actuarial por jubilaciones por arriba de 200 por ciento el total de sus ingresos, y Coahuila y Tabasco por encima de 100 por ciento.

El “comentario especial” de la calificadora menciona que al menos 22 de 33 universidades públicas analizadas (65 por ciento de 33) presentan un plazo de cinco años antes de sus activos para el pago de las pensiones se terminen. Por el momento, precisa, el alto indicador de trabajadores activos frente a pensionados compensa la falta de fondeo, “por ahora”.

Según Moody’s eso asegura que la mayoría de los esquemas de pensiones tengan suficientes miembros con edad para trabajar (17 veces más que el número de jubilados) que respaldan el número de pensionados y jubilados actual, aunque los pasivos futuros no estén cubiertos, pero “sin un aumento en el fondeo (recursos en un fondo específico para garantizar el pago pensionario), la carga que representan los costos de retiro para las universidades seguirá creciendo aún más”.

Lo anterior porque, además, “los esfuerzos de reforma a los esquemas de pensiones de las universidades han tenido un impacto limitado al día de hoy. Sin cambios más trascendentales, los activos de los fondos de pensiones se agotarán en el mediano plazo”.

Buena parte de las universidades públicas mantiene un esquema de pensiones conocido como de beneficio definido, pero Moody’s advierte que sin un incremento en el fondeo, la carga relativa de los costos de retiro podría seguir incrementándose para las universidades con el envejecimiento de la población.