anaya
Niega Ricardo Anaya fractura al interior del PAN
24 agosto, 2015
latin american
Será en octubre primera entrega de Latin American Music Awards
24 agosto, 2015

Decreta Colombia estado de excepción en otra ciudad fronteriza

Colombia

Colombianos esperan en el puente fronterizo internacional Simón Bolívar, en Cúcuta, en imagen de antier. Foto Reuters

Por Ap y Dpa

Bogotá. Las autoridades de la ciudad colombiana de Cúcuta declararon hoy el estado de calamidad pública a raíz de las masivas deportaciones desde Venezuela en el marco de una crisis fronteriza que empezó la semana pasada.

La decisión fue adoptada por el alcalde de Cúcuta, Donamaris Ramírez, quien dijo que la medida le permitirá a la municipalidad tener recursos para atender la emergencia.

El gobierno colombiano instaló el lunes un puesto en la localidad de Cúcuta para atender la crisis humanitaria provocada tras el cierre de la frontera.

Hasta ahora han sido atendidas 751 personas, de las cuales 612 son adultos y 139 menores de edad que fueron deportados de Venezuela. De ese total 514 personas han sido alojadas en albergues habilitados en Villa del Rosario, en Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander y a 400 kilómetros al noreste de Bogotá, explicó el gobierno en un comunicado de prensa.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó el jueves pasado el cierre de la frontera por 72 horas, pero luego extendió por tiempo indefinido la medida y decretó el estado de excepción en Táchira, provincia limítrofe con el departamento colombiano de Norte de Santander, del que Cúcuta es capital.

El alcalde Ramírez pidió al Ministerio de Relaciones Exteriores que actúe rápido para que las autoridades venezolanas reabran la frontera entre Norte de Santander y Táchira, cuyos pasos internacionales están entre los de mayor tránsito de personas y mercancías en América Latina.

“Necesitamos que se reconozca la existencia de un solo pueblo, habitado por familias cuyos integrantes viven a lado y lado de la frontera para que dispongan de una sola vez y para siempre los mecanismos que rompan las barreras artificiales y respeten la identidad cultural”, dijo el alcalde.

Algunos de los deportados dijeron al diario El Tiempo de Bogotá que fueron sacados de sus casas y que los militares pintaron en las paredes las letras “R” o “D”, para indicar que las viviendas fueron revisadas o serán demolidas.

“No respetan los derechos de nadie y están demoliendo las casas con todo lo que hay adentro”, dijo Cristina Sierra, quien denunció que su casa fue demolida en el poblado de San Antonio.

Reporteros enviados a la zona han señalado que el caso está derivando en una crisis humanitaria, pues las denuncias indican que varias familias han sido separadas.

Los ministros colombianos de Relaciones Exteriores y del Interior, María Ángela Holguín y Juan Fernando Cristo, respectivamente, instalaron hoy en Cúcuta un puesto de mando unificado para atender la situación.

Holguín tiene previsto reunirse mañana con su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, para hablar sobre los recientes acontecimientos en la frontera.