Curiosidades
27 julio, 2017
Cumplimentan segunda orden de aprehensión contra ‘El Santander’
27 julio, 2017

Destituyen a director de Banco Central de Argentina por ir contra Macri

Stella Calloni

Buenos Aires. El gobierno del presidente argentino, Mauricio Macri fracasó en su intento de lograr la noche del miércoles en la Cámara de Diputados la expulsión ilegal y anticonstitucional del congresista Julio De Vido, del Frente para la Victoria, a pesar de una evidente presión sobre toda la oposición, pero la mañana de este jueves despidió arbitrariamente por decreto a uno de los directores del Banco Central, Pedro Biscay por haber expresado su desacuerdo con el endeudamiento del país y las altas tasas de interés, que permitieron la fuga de millones de dólares en lo que llaman aquí “la bicicleta financiera”.

Este fracaso de Cambiemos en su intento de expulsar al diputado Julio De Vido, quien fue ministro de Planificación, por lo cual el polémico juez Claudio Bonadío le ha abierto una serie de causas, que desde hace tiempo no puede probar, golpeó al gobierno.

El debate fue intenso e incluso hubo roces entre los representantes de Cambiemos y los del Frente Renovador (FR), que preside Sergio Massa, el “opositor” que siempre acompaña por una u otra razón las medidas de Macri, en este caso mencionó la “utilización electoral” del oficialismo del caso De Vido.

Por su parte, el Frente para la Victoria (FpV) nuevamente denunció la “persecución política” contra el ex ministro de Planificación, y lo adjudicó a que las encuestas sobre las primarias de mediados de agosto, que preceden a las legislativas de octubre próximo “no le dan bien”.

“El oficialismo sufrió una dura derrota al cosechar 138 a favor de la expulsión de De Vido, 20 menos de los necesarios para hacer realidad su objetivo. Con 95 votos en contra y las únicas tres abstenciones, la Cámara Baja echó por tierra sus incansables esfuerzos por dejar sin banca al ex ministro”, señala Página 12.

“Esto demuestra el autoritarismo de esta administración y la persecución política de los disidentes y de ex funcionarios del gobierno anterior a los que se les arman causas falsas en juzgados ligados al oficialismo”, denunciaron organizaciones sociales.

La noticia del día sobre la remoción de su cargo del único director no oficialista del Banco Central (BCRA), cuando está pautado que debe haber pluralismo, causó una fuerte reacción negativa en diversos sectores políticos.

“Lo que le molesta al gobierno es que exista una voz crítica. Ellos buscan imponer un pensamiento único. Este gobierno quiere tener una voz monocorde”, denunció Pedro Biscay además el único director nombrado por el Senado, quien debía permanecer en su cargo hasta 2019.

De acuerdo al decreto de Macri, que usa tanto para nombrar como para despedir funcionarios -al igual que en las pasadas dictaduras- se despidió a Biscay por supuestamente “poner en riesgo los objetivos establecidos” por la entidad bancaria, en realidad al dar su opinión crítica sobre el bono que endeudó al país a cien años, también sobre la dura devaluación del peso y el incremento constante en los precios de los alimentos.

Macri utilizó como justificación para su remoción que incurrió en una supuesta “mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público” por su crítica, la misma que había expresado al propio presidente del BCRA Federico Sturzenegger, nombrado por el gobierno de Cambiemos.

Biscay sostuvo ante varios medios que “no existen pruebas fácticas que determinen el mal desempeño”, y anunció que presentará una demanda ante esta maniobra del gobierno, al señalar que fue Sturzenegger quien inició el expediente su remoción.

Agregó que la gestión del titular del BCRA, es “totalitaria, no tuvo la valentía de hablar conmigo personalmente”, señaló, y subrayó que hay decisiones económicas que deben ser tomadas por los directores, lo que no ocurre.

JSL
JSL