“Si la Fed sube sus tasas, México debería hacer lo mismo”: BdeM
“Si la Fed sube sus tasas, México debería hacer lo mismo”: BdeM
4 enero, 2016
Papa no requerirá 'seguridad especial' en Michoacán, dice Cardenal
Papa no requerirá ‘seguridad especial’ en Michoacán, dice Cardenal
4 enero, 2016

Detienen a más de un centenar de migrantes en EU en primeras redadas de 2016

Detienen a más de un centenar de migrantes en EU en primeras redadas de 2016

Por Dpa

Washington. Agentes de inmigración de Estados Unidos detuvieron este fin de semana en varios estados a más de un centenar de adultos y menores indocumentados procedentes de Centroamérica y México en las primeras redadas de deportación de 2016, confirmó este lunes el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Las autoridades estadunidenses anunciaron que las 121 personas detenidas en las redadas de deportación serán expulsadas pronto a sus países de origen.

“El foco de las operaciones de este fin de semana fueron adultos y sus hijos que fueron detenidos (por primera vez) después del 1 de mayo de 2014 cuando cruzaban ilegalmente la frontera” con México, precisó a través de un comunicado el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson. Estas personas había quedado posteriormente en libertad a la espera de que juez decidiera su suerte.

Las familias detenidas este fin de semana en las redadas habían recibido una orden final de deportación por un tribunal de inmigración estadunidense y habían agotado ya todas las opciones de apelación y de solicitudes de asilo o de ayuda humanitaria previstas por la legislación estadunidense.

Las redadas, llevadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), tuvieron lugar principalmente en los estados de Georgia, Texas y Carolina de Norte. Organizaciones inmigrantes aseguraron que también ha habido redadas en Maryland.

Según Johnson, las redadas no deberían ser una sorpresa. “Durante meses he dicho públicamente que individuos que constituyen una prioridad policial, incluyendo familias y niños no acompañados, serán deportados”, añadió el secretario de Seguridad Nacional.

Entre los detenidos en las redadas hay al menos 20 mexicanos, todos con órdenes finales de deportación, según fuentes oficiales mexicanas.

Tras su detención, los adultos y niños han sido trasladados a un centro de detención para familias de ICE para que se les expidan documentos de viaje y sean embarcados en un vuelo de regreso a sus países.

“Sé que muchos condenan enérgicamente nuestros esfuerzos como demasiado severos, mientras que otros piensan que no han ido lo suficientemente lejos”, dijo Johnson. Aunque el funcionario reconoció “el dolor que causan las deportaciones”, recordó que su deber es hacer cumplir la ley en función de las prioridades de su Departamento.

“Deportador en jefe. Barack Obama apunta a las familias de refugiados de Centroamérica para la deportación. #niunomás”, señaló a través de Twitter la organización Reform Inmigration for America.

Kika Matos, portavoz de la organización pro reforma migratoria FIRM, instó a la administración Obama a “poner fin inmediatamente a sus planes para continuar haciendo redadas en casas, aterrorizar y destrozar familias”.

FIRM consideró que la deportación de familias indocumentadas que huyen de la violencia en sus países de origen “no es una respuesta razonable o racional a la crisis” humanitaria que se vive en Centroamérica.

En noviembre de 2014, la administración Obama estableció como prioridad para las deportaciones a los criminales convictos y aquellos que sean considerados una amenaza para la seguridad nacional. También se da prioridad para la deportación a aquellos inmigrantes indocumentados que han entrado ilegalmente en Estados Unidos con posterioridad al 1 de enero de 2014.

En primavera y verano de 2014 se produjo una oleada de familias y menores no acompañados procedentes de Centroamérica que fueron detenidos cuando trataban de entrar ilegalmente en Estados Unidos, lo que hizo saltar las alarmas dentro de la administración Obama.

Estados Unidos llevó a cabo en 2015 colaboración con los Gobiernos de México, Guatemala, Honduras y El Salvador varias campañas de información para advertir a potenciales inmigrantes indocumentados del peligro del “viaje al norte” y dejar claro que si cruzan ilegalmente la frontera no habrá “permisos” y que serán deportados.

Desde el verano de 2014 han aumentado las deportaciones de inmigrantes indocumentados centroamericanos, con una media de 14 vuelos semanales, según Johnson. La mayoría de los deportados eran hasta ahora adultos solos.