Anaya
Pide Madero a los panistas reconocer el triunfo de quien llegue a la dirigencia
13 agosto, 2015
bachelet
Bachelet inicia visita de Estado a México
13 agosto, 2015

Disidentes, fuera de actos oficiales con Cuba, señala Kerry

nuclear

El secretario de Estado estadunidense John Kerry durante una conferencia de prensa con su homólogo egipcio Sameh Shoukry, realizada este domingo en El Cairo. Foto Ap

Blanche Petrich

La Habana. El secretario de Estado John Kerry se encamina hacia La Habana no sólo para izar la bandera estadunidense frente a la recién reabierta embajada de su país este viernes, sino para acordar con su homólogo Bruno Rodríguez una hoja de rutapara alcanzar la normalización de las relaciones entre Washington y La Habanade manera real y completa.

Este miércoles Kerry ofreció una nutrida ronda de entrevistas a medios estadunidenses –Telemundo, Univision, CNN, El Nuevo Herald, entre otros– en las que dominó el tema del papel que se asignará en la histórica visita del miércoles del secretario de Estado al sector de disidentes cubanos, que generalmente mantienen una estrecha relación con las instancias estadunidenses. El Departamento de Estado asumió una postura salomónica en la que cuida las formas diplomáticas con su contraparte cubana, que transita una fase inicial y delicada, y atiende también las exigencias de la demandante clase política de Miami, que vive con incomodidad el acercamiento de los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro.

De este modo, Kerry informó que los grupos opositores no serán invitados a la ceremonia de izamiento de la bandera estadunidense en la embajada porque es un momento de gobierno a gobierno. Así, Washington ofrece un gesto de reciprocidad al ánimo cordial con el que la delegación cubana asistió el pasado 20 de julio a la apertura de su embajada en Washingon. Pero sí se reunirá con un grupo representativo de ellos en la residencia oficial del embajador Jeffrey De Laurentis.

“El mensaje al pueblo cubano –dijo Kerry a pregunta de Telemundo– es que este paso que vamos a dar los va a beneficiar”.

En su agenda está previsto a primera hora el histórico izamiento de la bandera de las barras y las estrellas en el mástil frente a la fachada de la embajada estadunidense. A las 11:30 sostendrá una reunión bilateral con el ministro de Relaciones Exteriores cubano y a las 13:30 ambos ofrecerán una conferencia de prensa.

En otra de sus entrevistas Kerry dijo: caminaré libremente por las calles de La Habana y platicaré con quien quiera conversar conmigo.

En el itinerario oficial esto se antoja complicado, ya que la residencia del embajador abrirá las puertas a sus invitados al convivio a las cuatro de la tarde y la partida del secretario de Estado está prevista para las seis.

La lista de invitados a la recepción estadunidense será un compendio de la historia tormentosa entre los dos países. Quien ha manifestado su ilusión de estar ahí ha sido el diplomático Wayne Smith. En 1961, Smith (autor de una biografía de Fidel Castro) era empleado de la embajada cuando sobrevino la ruptura de relaciones entre los dos países. En una entrevista con The New York Timesrecuerda cómo ese día se arrió la bandera de la embajada sin ceremonia alguna y el personal de la misión y sus familias salieron en fila india de la misión, abordaron un camión estacionado sobre el malecón, escoltados por milicianas cubanas, y enfilaron hacia el puerto, donde abordaron un barco que los alejó de las costas de la isla. Estuve el día en que arriaron nuestra bandera. Quiero vivir el momento cuando la volvamos a izar, dijo.

En 1976, en uno de los momentos de acercamiento entre los dos países confrontados, se abrieron bajo los auspicios del gobierno de Suiza oficinas de intereses en Washington y La Habana. Smith fue el jefe de la oficina estadunidense hasta que llegó a la presidencia Ronald Reagan y volvió a endurecer el hostigamiento a la isla. Entonces Wayne Smith renunció.

Su contraparte fue Ramón Sánchez Parodi, quien estuvo frente a la oficina de intereses hasta 1989.

La comitiva de Kerry está integrada por dos miembros del gabinete, el subsecretario de Comercio Bruce Andrews y la secretaria adjunta del Tesoro Sarah Bloome-Raskin; el director del Consejo Nacional de Seguridad, Mark Feierstein; la secretaria adjunta de Asuntos Hemisféricos Roberta Jacobson –quien aun está a la espera de ser ratificada por el Senado como embajadora en México–, el vocero de Kerry John Kirby; el director de la oficina de asuntos políticos, de derechos humanos y del trabajo del Departamento de Estado, Tim Malinowski, y tres senadores y dos representantes del Congreso.

Entre los acuerdos previos al restablecimiento de relaciones, el presidente Raúl Castro dejó claro que ningún tema quedará fuera del diálogo con Estados Unidos, incluyendo el de la democracia y los derechos humanos. La imagen, en La HabanaFoto Reuters

Entre los acuerdos previos al restablecimiento de relaciones, el presidente Raúl Castro dejó claro que ningún tema quedará fuera del diálogo con Estados Unidos, incluyendo el de la democracia y los derechos humanos. La imagen, en La HabanaFoto Reuters