multihomicidio
Detenido acepta su participación en multihomicidio: PGJDF
6 agosto, 2015
Chuayffet
Chuayffet, estable y fuera de peligro, reporta SEP
6 agosto, 2015

Egipto inaugura una nueva vía del canal de Suez

egipto

Vista general del canal de Suez, previo a la ceremonia de apertura de la segunda vía. Foto Reuters

egipto

Vista general del canal de Suez, previo a la ceremonia de apertura de la segunda vía. Foto Reuters

Por Afp

Ismailía. Egipto inaugura este jueves una segunda vía en el canal de Suez, un ambicioso proyecto para relanzar su economía, con una ceremonia faraónica que incluye un desfile aéreo y otro naval conducido por el presidente Abdal Fatá Al Sisi.

Vestido con uniforme de mariscal, Sisi lanzó oficialmente la inauguración en Ismailía (noreste), al borde del Canal.

Entre los asistentes se espera al presidente francés, François Hollande, invitado de honor, y de otros jefes de Estado y de gobierno como el emir de Kuwait, el rey de Bahréin, los primeros ministros ruso y griego (Dmitri Medvedev y Alexis Tsipras), así como del presidente palestino y el de Yemen.

El canal de Suez, inaugurado en 1869, une el mar Rojo con el Mediterráneo y es una de las principales rutas del comercio mundial, sobre todo para el transporte de petróleo.

Además supone une fuente de ingresos muy importante para Egipto, que quiere reactivar su economía, debilitada desde que en 2011 una revuelta expulsó a Hosni Mubarak del poder.

En 2007 el tráfico del canal de Suez representaba 7.5 por ciento del comercio marítimo mundial.

La reforma del canal es el proyecto estrella de Sisi, el ex jefe del ejército que en 2013 derrocó al presidente islamita Mohamed Mursi democráticamente elegido y luego se convirtió en presidente.

La nueva vía, de 72 kilómetros, permitirá doblar progresivamente el tráfico hasta 2023. Ese año podrán circular por el canal 97 navíos, frente a los 49 actuales. Además, el nuevo cauce permitirá la circulación en ambos sentidos, con lo que la travesía podrá hacerse en sólo 11 horas frente a las 18 actuales.

También se prevé que los ingresos del canal pasen de los 5 mil 300 millones de dólares previstos en 2015 a 13 mil 200 millones de dólares en 2023.

En la ceremonia de este jueves, Sisi conducirá un desfile naval a bordo del mismo buque que llevó a la emperatriz francesa Eugenia, esposa de Napoleón III, en la inauguración del canal en 1869. También se celebrará un desfile aéreo con tres aviones de combate Rafale y ocho F-16, comprados recientemente a Francia y Estados Unidos.

Grandes medidas de seguridad

Durante las celebraciones, cerca de 10 mil policías estarán movilizados en todo el país, que vive una ola de atentados yihadistas, entre ellos de la rama egipcia del grupo Estado Islámico (EI).

El miércoles, este grupo amenazó con ejecutar en las próximas 48 horas a un croata que trabajaba para una compañía francesa y fue secuestrado el 22 de julio en las afueras de El Cairo.

Las obras, que empezaron el 5 de agosto de 2014 y han terminado en tan sólo un año, como quería el presidente egipcio, costaron cerca de 9 mil millones de dólares, costeados en parte por participaciones del canal que el Estado vendió a los egipcios.

Las autoridades también quieren convertir la zona que bordea el canal en una plataforma industrial y comercial con varios puertos y un centro de servicios para las flotas comerciales, un proyecto que podría crear más de un millón de puestos de trabajo en los próximos 15 años.

“Hay muchísimos inversores que quieren invertir en este proyecto”, dijo Mohab Mamish, director de la autoridad que gestiona el canal.

La inauguración de este jueves es una muestra de la voluntad de Egipto de convertirse en un actor clave en la región. Al mismo tiempo los países occidentales han moderado sus críticas a la represión de la oposición, que hasta ahora ha dejado al menos mil 400 muertos y ha llevado a la cárcel a decenas de miles de personas en juicios sumarios denunciados por la ONU.

“El nuevo régimen ha lanzado una lucha política para asentar su legitimidad en el interior del país, pero también en el extranjero”, explica Adly, un experto del centro Carnegie para Oriente Medio.