Embajador pide a España retirar el aval a Juan Guaidó
18 mayo, 2019
Atacan convoy policial en carretera Piedras Negras, en Coahuila
18 mayo, 2019

Internan en clínica al ex líder guerrillero colombiano Jesús Santrich

Jesús Santrich recibió el miércoles el beneficio de garantía de no extradición y su libertad inmediata. Sin embargo, el viernes aún permanecía detenido. Foto: Afp

Sputnik 

Bogotá. El ex líder guerrillero colombiano Jesús Santrich, quien en la tarde del viernes fue recapturado por agentes de la Fiscalía cuando salía en libertad de la cárcel La Picota, en el sur de Bogotá, fue trasladado a una clínica en la mañana de este sábado debido a que presenta “alteración del estado de conciencia”, indicaron las autoridades.

Según un reporte del estatal Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, dado a conocer este sábado, Seuxis Paucías Hernández Solarte, más conocido como Jesús Santrich, fue valorado por médicos de ese organismo, quienes le encontraron “alteración del estado de conciencia y signos neurológicos positivos”.

Asimismo, indicó el Instituto, “en dicha valoración se encuentra al examinado con heridas suturadas a nivel de miembros superiores (…), por lo cual se solicitó el traslado a centro asistencial para atención inmediata”.

La valoración, precisó el organismo, se realizó a las 22:30 hora local del viernes (03:30 GMT del sábado).

Santrich, quien permanecía en la cárcel La Picota desde abril de 2018 en el marco de un proceso de extradición a Estados Unidos por delitos de narcotráfico, recibió el miércoles, por parte de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP, tribunal de paz) el beneficio de garantía de no extradición y su libertad inmediata.

Sin embargo, el viernes aún permanecía detenido en ese reclusorio, por lo que hacia el mediodía se infligió a sí mismo heridas en los brazos dentro de su celda, las cuales fueron atendidas por personal médico, quienes señalaron que las mismas fueron de levedad.

Poco después, el Tribunal Superior de Bogotá ordenó la salida de Santrich de la prisión, pero cuando salía del lugar junto a sus abogados y personal del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) fue abordado por agentes del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía, quienes lo recapturaron.

Según la Fiscalía, “como producto de la cooperación judicial internacional, en las últimas horas se han incorporado nuevas evidencias y elementos de prueba que dan cuenta con claridad de las circunstancias de tiempo, modo y lugar de las presuntas conductas de concierto para delinquir con fines de narcotráfico y narcotráfico atribuidas a Hernández Solarte”.

De inmediato, Santrich fue regresado a la cárcel y subido a un helicóptero de la Policía, que lo trasladó hacia las instalaciones de la Fiscalía General, donde horas mas tarde fue valorado por los médicos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

El ex guerrillero permanece a esta hora en la Clínica Méderi, de Bogotá, bajo un fuerte esquema de seguridad para evitar que atente contra su vida, según indican medios locales.

Agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía, quienes el viernes reprimieron a seguidores de Santrich que lo esperaban a las afueras de La Picota y que protestaron por su recaptura, rodean en este momento la clínica, según pudo constatar Sputnik.

Ningún representante de la Clínica Méderi se ha pronunciado hasta el momento sobre el estado de salud del ex guerrillero.

La Fiscalía prevé que este sábado Santrich asista a los tribunales para la audiencia de legalización de cargos por parte de un juez, pero según versiones de la prensa local la diligencia podría hacerse en la clínica, ya que la Fiscalía tiene 36 horas desde el momento de la recaptura para hacer el procedimiento.

Mientras, dirigentes del partido de izquierda Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC, surgido tras la desmovilización de la guerrilla), al cual pertenece Santrich, mantienen una reunión de urgencia para evaluar la situación.

Santrich es señalado por la Fiscalía de Colombia y la justicia de Estados Unidos de un supuesto acuerdo con el Cártel de Sinaloa (México) para exportar diez toneladas de cocaína hacia Estados Unidos por unos quince millones de dólares y que luego se venderían al detalle por hasta 300 millones de dólares en el mercado estadunidense.

Los presuntos delitos habrían ocurrido entre junio de 2017 y abril de 2018, después de la firma del Acuerdo Final de Paz (suscrito entre el Gobierno y las FARC en noviembre de 2016), por lo que no estaban comprendidos en los hechos contemplados por la justicia transicional de la JEP y darían paso a su extradición.

Sin embargo, ese tribunal negó la extradición del ex guerrillero, lo que ha generado una tensión política interna que puede escalar a relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

La decisión de la JEP fue seguida de la renuncia del fiscal general, Néstor Humberto Martínez, y de la ministra de Justicia, Gloria María Borrero.

En virtud del Acuerdo Final de Paz el partido FARC obtuvo diez escaños en el Congreso (cinco en la Cámara y otros cinco en el Senado) por un plazo de doce años como parte de lo establecido en el acuerdo de paz.

Santrich, quien participó en los diálogos de paz de La Habana, resultó elegido en los comicios de marzo de 2018, pero un mes después fue detenido, por lo que se presumía que, una vez liberado, ocuparía su escaño en la Cámara de Representantes (diputados).

JSL
JSL