Prefiero las fugas, porque la realidad real es insoportable
21 febrero, 2015
Más de 3 mil policías resguardarán encuentro Pumas-América
21 febrero, 2015

Marcha por Nisman, para “desestabilizar” al gobierno: Cristina Fernández

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en imagen del 18 de febrero de 2015. Foto Xinhua

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en imagen del 18 de febrero de 2015. Foto Xinhua

Por Dpa

Buenos Aires. La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, aseguró este sábado que la multitudinaria marcha realizada el miércoles último, al cumplirse un mes de la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman, se trató de una acción liderada por jueces y fiscales para “desestabilizar” a su gobierno.

Kirchner cuestionó a los organizadores de la movilización y sostuvo que no resultó un homenaje a Nisman, quien apareció muerto con un disparo en la cabeza cuatro días después de denunciarla por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, “sino el bautismo de fuego del Partido Judicial”, el que, dijo, “intenta desestabilizar al Poder Ejecutivo”.

La participación activa de jueces y fiscales como promotores de la manifestación, sostuvo la presidenta, representa un “nuevo ariete contra los Gobiernos Populares, que suplanta al Partido Militar en el rol que, en el trágico pasado, asumiera respecto de gobiernos con Legalidad y Legitimidad democrática”.

“Ya no se trata de golpes violentos que interrumpen el funcionamiento de las instituciones y de la Constitución. La modalidad es más sofisticada. Articula con los poderes económicos concentrados y fundamentalmente con el aparato mediático monopólico, intentando desestabilizar al Poder Ejecutivo y desconociendo las decisiones del Legislativo. O sea, un súper poder por encima de las instituciones surgidas del voto popular”, afirmó.

Kirchner consideró que “ese Partido Judicial debe aparecer” a los ojos de los argentinos con un “‘respaldo masivo’ (no popular, concepto impensable para los que concurrieron al evento) que avale y de aires de legalidad a cualquier mamarracho judicial, independientemente de lo que digan las leyes, los códigos de fondo y de forma y hasta la mismísima constitución”.

“Tanto en lo gestual como en las palabras y en lo ostensiblemente visible, el 18F fue decididamente una marcha opositora, convocada por fiscales y apoyada por jueces y todo el arco político opositor”, afirmó la jefa de Estado en un escrito difundido en su sitio de Internet.

En los días previos Kirchner evitó referirse a la manifestación, al igual que al curso de la investigación por la muerte del fiscal, a la que hoy calificó de “dudosa”.

Tampoco hizo mención a la decisión tomada días atrás por el fiscal Gerardo Pollicita, quien decidió seguir el camino judicial de Nisman y pedir que se investigue a la mandataria por la supuesta maniobra de encubrimiento organizada, junto a un grupo de funcionarios y dirigentes oficialistas, para brindar impunidad a siete ciudadanos iraníes acusados de participar en el atentado terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), cometido en 1994 y que causó 85 muertos y cientos de heridos.

Bajo la lluvia, cientos de miles de personas marcharon este miércoles desde el Congreso argentino hacia la histórica Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, la sede del gobierno nacional.

También hubo manifestaciones similares en las ciudades más importantes del país y concentraciones frente a la residencia presidencial de Olivos, en la zona norte del Gran Buenos Aires. Solo en la capital argentina los organizadores calcularon la participación de más de 300 mil personas.

La convocatoria a la manifestación tuvo como objetivo reclarmar “justicia” y “honrar” la memoria del fiscal Nimsan al cumplirse un mes de su misteriosa muerte. La movilización estuvo liderada por un grupo de jueces y fiscales a los que el gobierno trató de “opositores”, y contón con la presencia de las dos hijas de Nisman, Iara y Kala, y su ex mujer, la jueza Sandra Arroyo Salgado.

Entre los participantes también marcharon varios referentes de la oposición política al gobierno de Fernández de Kirchner, cuyo mandato finaliza en diciembre.